EL  60%  de las ayudas las repartirán en forma directa Andalucía, Canarias, Cataluña y Baleares

Madrid es la comunidad que menos recibirá en función del empleo de su economía por tener una menor dependencia del turismo.

Según los cálculos efectuados por EL PAÍS empleando los criterios de reparto explicados por el Ejecutivo De los 7.000 millones que se repartirán en ayudas directas, casi seis de cada diez euros se distribuirán en Andalucía, Canarias, Cataluña y Baleares. Las cuatro andan por los 1.000 millones de euros cada una (Andalucía y Canarias sobrepasa esa cifra) del fondo dispuesto por el Gobierno para tratar de auxiliar a buena parte del genero productivo de la bancarrota hasta que llegue la tan anhelada recuperación (las previsiones más optimistas apuntan al segundo semestre). La Comunidad de Madrid, por su parte, será la que menos reciba en función del peso de su PIB al depender menos del turismo y al haber alcanzado conservar mayor actividad económica.

Después de varios  meses arrastrando los pies, el Ejecutivo preciso  este viernes el apoyo a las empresas de los sectores más golpeados que hayan perdido al menos el 30% de su facturación respecto a 2019. En la repartición por comunidades ha estado uno de los dolores de cabeza, ya que serán las autonomías las comisionadas de hacer llegar las transferencias. La explicación del Gobierno de coalición es que se trata de la Administración más cercana al tejido productivo, aun cuando, esto en la praxis  les traslada toda la tensión para repartir el fondo al completo en tiempo y forma. Por otra parte, el caballo de batalla sobre el reparto consistía en que territorios como Canarias y Baleares exigían un apoyo especial por la naturaleza de su economía. Son unas de las excepciones que el decreto ha recogido.

Ahora bien, las normas del reparto son los que establece el fondo REACT EU. Eso sí, con varios matices. De la cifra total, 2.000 millones se destinan solo a Canarias y Baleares, cabalmente por ser las islas las que más han sido golpeadas por la pandemia por su mayor dependencia del turismo internacional y de la movilidad aérea, dos actividades que han caído en torno al 70% desde el comienzo de la emergencia sanitaria. Tal cual, se sacan del reparto del dinero restante entre el resto de autonomías con los criterios del fondo comunitario.

El decreto publicado este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Explica que en el caso del primer compartimento [el que recoge 5.000 millones para todas las autonomías excepto las islas] se distribuirán de manera proporcional a la asignación del REACT EU, en base a indicadores de renta, de desempleo y de desempleo juvenil.

Con relación a la renta, se determina el peso de cada comunidad en la caída del PIB en 2020, austero en función de la prosperidad relativa de cada una de ellas, determinada a través de la renta per cápita respecto a la media nacional. Mientras al desempleo, por una parte, se evalúa la media ponderada entre el peso de la comunidad autónoma en el total de parados registrados en enero de 2020 y su contribución al incremento del paro registrado nacional en 2020. Y, por otra el paro que perjudica solamente a los jóvenes de entre 16 y 25 años, que se precisa de la misma manera que el desempleo general.

Elevado apoyo en las zonas turísticas

En el caso de las islas, los 2.000 millones conservados solo para ellas del segundo compartimento se repartirán de forma proporcional al peso de cada comunidad autónoma en la caída en 2020 de los afiliados en términos netos, esto es, deduciendo el efecto de los ERTE, en concordancia con el certificado que a tal efecto emita el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, recoge el decreto.

De esta manera, las categorías para el reparto favorecen especialmente aquellas zonas que dependen de actividades como el turismo, las grandes perdedoras de la crisis. Así, Andalucía se quedará con un 16% de los 7.000 millones (unos 1.100 millones), Canarias con un 15% (unos 1.050 millones), Cataluña con un 14% (unos 990 millones) y Baleares con otro 14% (unos 950 millones). Ahora bien, entre las que menos dinero recibirán en función del peso de su economía destaca la Comunidad de Madrid, que recibirá algo menos de un 10% del fondo, unos 680 millones. En otras palabras, esto se debe, en parte, a que su PIB solo cayó un 10,5% según el Banco de España, muy por debajo del 27% de Baleares, del 21% de la provincia de Las Palmas de Gran Canaria, del 14,2% de la provincia de Girona o el 11,7% de la provincia de Barcelona.

En consecuencia estos cálculos de las cifras definitivas por comunidades son aproximados y la cuantía podría variar, aun cuando las diferencias serán mínimas dado que se han aplicado los mismos criterios que esgrime el Ejecutivo. De este modo, los candidatos de cada autonomía de las 95 actividades que se pueden acoger a las ayudas directas de entre 3.000 y 200.000 euros (desde fabricantes de helados, panaderías y taxistas a los campings o gimnasios) ya realizan sus cuentas para optar a esta inyección pública que les permita nadar hasta la orilla y no decaer por la  vía. Aun cuando, todavía tendrán que esperar casi un mes y medio para que las autonomías inicien a repartir las ayudas. De ahí que varios sectores critiquen al Gobierno su tardanza a la hora de sacar la chequera, así como la cifra establecida, que las patronales creen insuficiente. En todo caso, las compañías festejan que por fin lleguen las transferencias directas y esperan en que no sea demasiado tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here