Barcelona sale en busca de turistas rusos

Turisme quiere que incremente en un 10% los turistas de esta procedencia. La directora general de Turisme de Barcelona, Marian Muro, y el director de promoción del consorcio público-privado, Mateo Asensio, conducen la próxima semana “la primera misión de promoción presencial postcovid” a las ciudades rusas de Moscú y Sant Petersburgo con una clara finalidad: lograr que los rusos se interesen por Barcelona y aumentar en un 10% los turistas de esta nacionalidad que vienen a la capital catalana. La elección de Rusia para esta primera misión turística se debe al enorme nivel adquisitivo de estos turistas y a su papel principal en la recuperación económica de un sector que ha quedado completamente devastado por la pandemia. Muro ha sido muy clara este jueves por la mañana sobre cuál es el papel de los destinos turísticos cuando solo faltan unos meses para que la vacuna permita la recuperación del sector, agrega, que esto es una carrera. Luego de un año de pandemia es en este momento cuando todas [las destinaciones] salen a buscar visitantes. En Barcelona no nos interesa cuántos turistas van a venir sino qué tipo de turistas. Hay que buscar.

En la rueda de prensa, el presidente de Turisme de Barcelona, Eduard Torres, ha enviado un mensaje de optimismo, que les quedan dos o tres meses de inactividad turística pero comenzaran a ver el fin después de un año en que sus empresas han perdido hasta un 70% de la facturación. En los catálogos de búsquedas observa que los turistas quieren venir a Barcelona y dentro de unos meses los porcentajes de vacunación lo harán factible. Esperan que este verano pueda lograr el 50% o el 60% de los visitantes que tuvieron en 2019.

Para lograr esos números, Turisme de Barcelona ha empezado a examinar posibles visitantes. Empezando por los turistas rusos pero luego vendrán los franceses, ingleses y estadounidenses.

La directora general del consorcio, Marian Muro, comunico que el propósito es aumentar un 10% los visitantes rusas que vendrán a Barcelona en los próximos dos años. En 2019 Barcelona recibió a 195.450 turistas rusos, lo que significa el 2,1% de la cuota de mercado, y realizaron 486.785 pernoctaciones, con una media de estancia en Barcelona de 2,5 noches. Es un mercado que, conforme Muro, se siente seducido por la cultura, sobre todo la música y el teatro, y por la gastronomía y los productos de proximidad.

El estudio efectuado por Turismo de Barcelona lleva a garantizar que el 80% del mercado ruso aspira viajar fuera de su país este 2021. Realmente, durante el primer trimestre de este año Rusia ha sido uno de los mercados que más reservas en vuelos internacionales ha hecho. A esto hay que agregar que el viajero ruso tiene una percepción de Europa como un destino seguro en cuanto a contagios. Cada visitante ruso gasta 446,56 euros de media por persona sin meter el desplazamiento ni el alojamiento entre tanto que el gasto medio de los turistas es de 345,49 euros.

Los principales competidos con los que se va afrontar Barcelona para seducir al mercado ruso son ciudades de Turquía, Túnez y Grecia, y capitales como París y Roma.

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Marcé, afirma que la ciudad debe hacer una investigación activa de los mercados turísticos que quiere atraer. Conforme Marcé, el turismo al que desea la ciudad es “más comprometido, aspiracional y sostenible”, escapándose del turismo de sol y playa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here