Buscando la tranquilidad y el descanso que ofrece el turismo rural, así como la vuelta a las tradiciones, son muchos los viajeros que deciden encaminar sus pasos a una forma distinta de disfrutar de un viaje totalmente pleno. Castilla y León es una de las comunidades que más opciones ofrece para este tipo de turismo. Paisajes idílicos, rutas llenas de belleza e historia, y una gastronomía inigualable, son razones suficientes para dejarse enamorar por esta tierra.

Así que, si estás pensando en realizar una escapada para descansar, reencontrarte con la paz de la naturaleza o ahondar en las más sólidas raíces, no olvides que en Castilla y León te esperan muchas sorpresas. Como lo son las cuevas de valporquero, lugar que te dejará sin aliento y que merece la pena visitar. ¿Sabes por qué?

Cuevas de Valporquero, un lugar mágico en León

Las cuevas de Valporquero se encuentran en una pequeña localidad leonesa llamada Vegacervera y pertenecen a la Reserva de la Biosfera de los Argüellos. Es un lugar que se puede visitar en cualquier época del año y tal es su afluencia de turistas que pueden contarse hasta 60 mil anuales.

Cuenta con varios tipos de visitas:

  • Recorrido estándar. Se visitan 5 salas de las cuevas en un paseo de 1 kilómetro y medio.
  • Recorrido largo. Se visitan 2 salas más y también aumenta el recorrido con 1 kilómetro añadido.
  • Recorrido insólito. Es el más completo. En total se recorren 9 salas y algunas de ellas están en, casi, total oscuridad. De ahí que resulte especialmente atractivo.

Además de los propios recorridos a pie, y apto para todo tipo de públicos, también cuenta con otras actividades como escalada, barranquismo o espeleología.

Monumento Natural de las Tuerces, en las montañas de Palencia

Es uno de los lugares más bonitos e interesantes para los amantes de la naturaleza y el senderismo. Como si de un mágico museo se tratara, realizamos una visita a través de unas gigantescas esculturas de roca que han sido talladas por la naturaleza al pasar de los años. El monumento natural de Las Tuerces, y su curiosa forma, se ha ido produciendo a través de la erosión de roca caliza, creando formas peculiares que nos recuerdan a setas, cañones o grutas.

La ruta se inicia en Villaescusa de las Torres. Se trata de un recorrido circular muy sencillo que cuenta con unos 5 kilómetros y que se puede realizar, tranquilamente, en unas 2 horas. Durante el paseo podemos disfrutar de su magnífica flora y árboles como la haya y el avellano. Y también con especies animales tan pintorescas como las salamandras o los sapos. Sin olvidar las aves, así como los corzos o los jabalíes.

Si estás buscando unas vacaciones distintas, una escapada de fin de semana o un puente en el que descansar y conectar con la naturaleza. Este es tu destino. Y nada mejor que acompañarlo con un buen avituallamiento. Si necesitas la mejor guía para disfrutar de un excelente menú donde prime la tradición y la alimentación más sana, consulta en Dónde Comer Sano, la mejor guía para completar un viaje inolvidable.