La Fiscalía ha recurrido la semilibertad de los presos del “procés”

La Fiscalía no dejó que pasaran 24 horas, desde que se hizo el cierre de las urnas en Cataluña, para  que se impugnara el tercer grado que se concedió por la Generalitat a los nueve presos del procés. Fue presentado este lunes, por el ministerio público frente a los juzgados de Vigilancia Penitenciaria, un recurso que ya había anunciado el pasado 28 de enero, en tanto se dio a conocer que los líderes independentistas presos, iban a poder recuperar la semilibertad, ya que coinciden con el inicio de la campaña electoral. Ha sido considerado por la Fiscalía que no existen razones para que se flexibilice desde ahora el cumplimiento de la pena a Oriol Junqueras y los demás políticos presos (que estuvieron condenados a entre nueve y 13 años de cárcel, por sedición y malversación), censura a la Generalitat por haber otorgado la semilibertad a las puertas de la campaña y ha pedido el regreso inmediato de los presos a la cárcel, en tanto los jueces toman la decisión al respecto del tercer grado.

En los escritos que ha realizado la Fiscalía, ha reproducido los argumentos que ya fueron empleados en la Generalitat, la cual ha concedido por primera vez, hace seis meses, el tercer grado a los presos del procés. El fiscal de vigilancia penitenciaria ha opinado que, desde ese momento, no existe ninguna circunstancia que sea  diferente y pueda ser permitida una nueva clasificación de los líderes independentistas. Mucho menos se tiene en cuenta que el Tribunal Supremo, ha revocado el tercer grado inicial hace solamente 40 días. Las razones que se ha utilizado el tribunal mantuvo toda su vigencia, conforme fue asegurado por la Fiscalía, que ha estado en contra de lo que ha defendido la Generalitat, que ha justificado la nueva concesión de la semilibertad, en que han pasado más de seis meses desde que fue concedido el anterior cambio de grado y que, en este momento, han tenido un cambio de las circunstancias.

No ha sido compartido por el ministerio público, ninguno de los argumentos que ha alegado la Administración Penitenciaria catalana, a la que ha acusado de haber hecho el intento de vaciar de contenido la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo. Los fiscales han rememorado que las condenas privativas de libertad, como también de fines educativos y de reinserción, teniendo una finalidad que es retributiva y de prevención general, que en el caso de los líderes independentistas, son incompatibles con el paso al tercer grado debido a la gravedad que sea extrema de estos delitos que se han cometido. Pero así mismo, conforme a la Fiscalía, la finalidad de la reeducación y resocialización menos aún se encuentran cumplidos. El ministerio público, ha señalado en el recuro en contra de la semilibertad concedida a Oriol Junqueras, que “Más allá de la resocialización entendida como estar integrado en la sociedad, situación en la que ya estaba el interno antes de cometer el delito, deben enfocarse ambos fines conforme a lo establecido por el art. 59.2 de la LOGP [Ley Orgánica del General Penitenciaria], esto es, hacer del interno una persona con la intención y la capacidad de vivir respetando la ley penal, lo que difícilmente se puede predicar del interno en la medida en que no hay auténtica asunción delictiva”.

Tampoco ha sido hecha una modificación por los líderes independentistas, conforme a la Fiscalía, aquellos rasgos de su personalidad que tengan relación de forma directa de los relacionados con la actividad delictiva, tal como ha sido exigido por la ley para que sea concedido el tercer grado. Ha rememorado el ministerio público, que los políticos presos, continúan teniendo en consideración que las acciones por los que fueron condenados no van a ser constitutivos de delito. Han señalado los fiscales en el escrito al respecto de Junqueras, que en los informes casi no existen referencias hacia la asunción delictiva, sencillamente se ha señalado que el interno ha reconocido los hechos y asumió sus consecuencias, que se han producido en un momento social y político excepcional, debido a los cargos que ostentaba,. El ministerio público, añadió que no hay una mayor distorsión al respecto de los hechos que han ocurrido en Cataluña y han llevado a la condena del interno, lo democrático no ha sido que sea impuesta la voluntad propia en tanto se aprovechaba de la situación de poder que se ha mostrado convirtiendo su voluntad en ley, pero si acatando las leyes y si no son compartidos, el haber procurado que se cambiasen debido a los cauces legales y democráticos.

En tanto, que ya fue dado el anunció, la Fiscalía dio el paso de haber recurrido nuevamente al tercer grado, dando por seguro que los líderes independentistas van a perder la semilibertad de la que han estado gozando estas recientes dos semanas, justamente teniendo coincidencia con la campaña electoral de Cataluña, en la que diversos de estos presos políticos tuvieron participación de forma activa. La decisión del momento en que van a volver al segundo grado, dependiendo de los dos juzgados de Vigilancia Penitenciaria, a los que van a corresponder que sea resuelto el recurso de la Fiscalía (el Juzgado de Vigilancia número 1 de Barcelona para las dos mujeres y el número 5 para los siete hombres). La Ley Orgánica del Poder Judicial, ha establecido que en el momento que el fiscal vaya a recurrir a “apelación”,  el cambio de grado de un penado este recurso va a tener un efecto que es suspensivo y va a poder impedir la puesta en libertad de este condenado, si son dados dos requisitos, que la decisión a la que se ha recurrido a que van a implicar la “excarcelación” de este interno y que sea al respecto de delitos que son graves. Sin embargo, el recurso que fue presentado a la Fiscalía no va a ser de apelación, sino de alzada (para que sea impugnado un acto administrativo, en dicho caso, la concesión de la semilibertad) y existen discrepancias jurídicas, al respecto de si dicha impugnación de igual forma, va a suspender la aplicación de la medida. En el primer tercer grado, que se concedió a los líderes independentistas teniendo dichas diferencias de criterio, que se han materializado en el que la juez que ha estudiado el caso de los siete presos hombres, internos en la prisión de Lledoners, se les ha suspendido la semilibertad en cuanto al ministerio público, ha impugnado la decisión de la Generalitat, en tanto que el juzgado que ha revisado la situación de las dos mujeres que están presas, internadas en otra cárcel, la mantuvo.

Si los juzgados continúan en este momento su criterio, Oriol Junqueras y los otros seis reclusos de Lledoners, van a tener que regresar al segundo grado en las siguientes horas. En el caso de que los dos juzgados, que se encuentran implicados tomarán la decisión en este momento de no suspender la decisión de la Generalitat con el recurso de alzada, los líderes independentistas van a continuar en tercer grado, como mínimo, hasta el momento en que los jueces de vigilancia, logren resolver si van a confirmar la semilibertad o la van a revocar. El pasado verano los juzgados implicados las ratificaron, pero ahora tendrán sobre la mesa la resolución del Tribunal Supremo del 4 de diciembre que anuló la medida, por lo que deberán analizar los argumentos del tribunal para decidir si hay margen para mantener su criterio. Si dan de nuevo la razón a la Generalitat, la Fiscalía va a recurrir en apelación al Supremo y este recurso, sí va a implicar, casi todo el tiempo la vuelta al segundo grado de los presos. A pesar de que tampoco existe en esto unanimidad y el juez que ha revisado este caso de Dolors Bassa y Carme Forcadell, el verano anterior les ha permitido que permanezcan en semilibertad, hasta que fuese tomada la decisión del alto tribunal.

Después de que se conociera el recurso de la Fiscalía, Jordi Sànchez, quien es el secretario general de Junts aseguró que la Fiscalía va a depender de forma directa de la presidencia del Gobierno y llamó la atención al respecto del hecho de que el recurso se haya presentado el día más tarde en el que exactamente los catalanes tuvieron su manifestación en las urnas. Sánchez afirmó que es visible que existe un interés político. Estos nos han puesto a las tres formaciones que son independentistas a que podamos tener claro cuál va a ser la voluntad de diálogo del Estado español.

Fue afirmado por Jéssica Albiach, quien es la líder de En Comú Podem, que la decisión que ha tomado la Fiscalía de que se vaya a recurrir a la semilibertad de los presos del procés es una medida que es “negativa” ya que solo ha demostrado las consecuencias desastrosas, que van a comportar la judicialización de la política. La diputada sostuvo, que esto tiene más urgencia que nunca, ya que el partido socialista, va a agilizar la tramitación de los indultos y la reforma del delito de sedición en el Código Penal si va a querer que el conflicto, se logre solucionar en la mesa de diálogo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here