Las agencias de viaje reanudan lentamente su actividad con miedo a los despidos

Más del 60% de los trabajadores directos e indirectos del sector están en ERTE.

Un sencillo vistazo a las escasas agencias de viaje abiertas en Barcelona da una muestra de la poca actividad que tienen. Los locales abiertos físicamente no van más allá del 40% y más del 60% de los 16.000 trabajadores directos e indirectos del sector en Cataluña están en ERTE. Al pausado reinicio de un sector muy golpeado por la crisis del coronavirus por la evaporación de la actividad turística se suma que hay compañías que ya han cerrado sus puertas al no poder soportar más. De hecho, hay algunos ERTE que ya han pasado a ser despidos colectivos.

Con un horario limitado de tres horas por la mañana, dos trabajadoras de una oficina de Nautalia, del Eixample barcelonés, no tienen ninguna presión de potenciales viajeros solicitando información. En la vitrina, lo que más se promociona son los cruceros a partir de mayo por el Mediterráneo y por el Caribe. Solamente hay dos folletos de viajes para esta Semana Santa y los dos son cruceros que parten de Italia. Publicidad y ofertas con reembolsos hasta última hora y una idea nueva, el del seguro covid, no son suficientes , por este momento, para movilizar al viajero.

Según lo que expresa, Martí Sarrate  presidente de la Patronal Acave (Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas). Que para que la actividad turística se apuntale y las agencias tengan clientes lo que hace falta son dos cosas: más vacunas y unidad de criterios, especialmente en Europa, para facilitar la movilidad, con un pase de vacunas o las pruebas. Porque la gente que quiere viajar y que solía hacerlo ha tenido más capacidad de ahorro. Además  señala, que primero se afianzará el turismo interno, luego el europeo y el americano y el asiático, pero todavía nos falta mucho, subraya. Sarrate alerta que la crisis ha provocado, a nivel de España, 10.000 despidos en el sector del total de 67.000 trabajadores que tenía.

En ese sentido, en Cataluña, el subsector turístico de las agencias de viaje es el que se ha llevado la peor parte de la crisis del coronavirus, más que el sector hotelero y del de la restaurante que han podido trabajar aun cuando, con limitaciones. Los sindicatos ya especifican los expedientes de regulación de empleo.

Nuestra fuente nos informa que IGT Solutions, que hace el servicio telemático de Edreams ha despedido a 120 trabajadores, el de la agencia W2M ha supuesto una veintena de despedidos en Cataluña, en TUI se está negociando un ERE, Viajes Tejedor también ha despedido a 20 personas y habrá más, enumera Cassio Paz, de CCOO del sector de agencias.

Según lo expresado por Alberto Aquilue, también sindicalista y trabajador de las agencias de El Corte Inglés, que uno de las dificultades es que se depende mucho de países emisores como Estados Unidos o Reino Unido y por eso es difícil ver la recuperación que no se verá antes de septiembre. Una muestra del poco movimiento que hay es que esa empresa, una de las referentes del sector, mantiene cerradas varias de sus agencias en Barcelona y ha concentrado en dos o tres la actividad presencial. La gran mayoría de los trabajadores, el 80%, está en ERTE parcial y trabajan cuatro o cinco días al mes, añade. Que aún se están escuchando reclamaciones del año pasado y la percepción es que se realiza mucho trabajo de hacer y deshacer, puntualiza.

Para Julia Franch, directora general de Bestours, sostiene que Bestours reabrió en junio pasado y se ha mantenido activa. Trabaja con turismo emisor, sobre todo el conexo a viajes profesionales y empresas, y en menor medida, vacacional. Ni en verano, ni en diciembre, las dos épocas en las que se trabajó algo, no se pasó de un 10% en relación a la actividad de 2019. En diciembre, con el comienzo de la vacunación, se imaginó que podría haber movimiento en Semana Santa, pero no es así. Y nos preocupa mucho que el ritmo de vacunación no apresure esta primavera para tener más claro el verano.

Requisitos que frenan el viaje

Las cuarentenas, la obligatoriedad de las pruebas PCR y la multiplicidad de los requisitos que establecen los países, cuando no la prohibición de entrar, están siendo un freno a la hora de programar un viaje. Lo que está claro es que ganas de viajar hay, y muchas. De momento, lo que hay son solicitudes de presupuestos en especial para destinos cercanos, europeos ,la cautela es de estar cerca para regresar rápido en caso de problemas,  o a países que tienen el proceso de vacunación adelantado o los que tienen una baja incidencia de covid.

Los cruceros pretenden funcionar como burbujas

Aun cuando el Puerto de Barcelona no ha establecido todavía ninguna fecha de comenzar las actividades, varias empresas navieras ya ofrecen viajes que parten de los muelles. Es el caso de MSC que ya abrió la venta de una ruta por el Mediterráneo a partir de junio saliendo de Barcelona con su buque Grandiosa. Desde la compañía, explican que las rutas se hacen con mucho tiempo de anticipación y que la programación de 2021 ya estaba hecha. Otra cosa es que se tenga que reorganizar aunque, apuntan, ya tienen reservas para el que está previsto que parta de la capital catalana. El Grandioso, reinició su actividad desde puertos italianos en agosto con una media de entre 1.000 y 2.000 pasajeros. Trabaja como una burbuja, todos los viajeros deben presentar un test de antígenos de 48 horas antes, se les realiza otro antes de embarcar y las excursiones también se realizan controladas. Hoy por hoy es de lo más seguro para viajar, indican en una agencia de viajes. Y a bordo no hay toque de queda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here