Anne McLaren: científica británica fue pionera en el estudio de cómo se desarrollan los embriones.  Google recuerda con un doodle

El doodle de Google festeja este 26 de abril el que habría sido el 94 cumpleaños de Anne McLaren, una científica que colaboro a cambiar la vida de miles de padres en el mundo.

Esta científica británica fue pionera en el estudio de cómo se desarrollan los embriones. Sus investigaciones y experimentos en ratones en 1958 fueron el fundamento de la fertilización in vitro, el proceso en el que el óvulo se separa de los ovarios de la mujer, se fertiliza con esperma en un laboratorio y vuelve a implantarse en el útero.

Veinte años después de su descubrimiento, en 1978, nació Louise Brown, el primer bebé de probeta del mundo. Desde ese instante, innumerables parejas han cumplido su ilusión de ser padres gracias a los estudios de McLaren.

La científica, valorada como una de las biólogas reproductivas más importantes del siglo XX, murió en 2007 en un accidente de tráfico mientras se desplazaba en automóvil desde Cambridge a Londres en Reino Unido.

La base de una técnica revolucionaria

Anne McLaren nació el 26 de abril de 1927 en Londres y a lo largo de su vida admitió que su preferencia por la ciencia había empezado desde niña.

Estudió zoología en la ilustre Universidad de Oxford, donde se formó con biólogos talentosos como Peter Medawar, ganador del Nobel en 1960 por sus trabajos en inmunología humana.

En los años 50, McLaren empezó a ensayar con ratones para darse cuenta mejor el desarrollo embrionario de los mamíferos.

Ocho años después, en 1958, McLaren y su colega John Biggers publicaron los resultados del análisis en la revista Nature.

Hoy la técnica de fertilización in vitro ha conferido desarrollar embriones en un laboratorio y ha contribuido así a millones de personas a cumplir sus sueños de ser padres.

El dúo de científicos había cultivado con éxito los embriones de ratones en un laboratorio. Después estos fueron trasladados al útero del ratón hembra y se desarrollaron sanamente.

El experimento comprobó la factibilidad de fecundar fuera del cuerpo de la madre, una conquista científica sin antecedentes.

En el descubrimiento fundamentaron así el desarrollo de la fertilización in vitro, con repercusiones para millones de personas en todo el mundo.

Un adelanto científico, eso sí, que igualmente vino acompañado de discusiones éticas controversiales sobre el origen de la vida.

Autoridad científica

Entre 1992 y 1996, McLaren desplego el cargo de vicepresidenta de The Royal Society, la institución científica más antigua del mundo, siendo entonces la primera mujer en tomar posesión del cargo en más de 300 años de historia.

En 1994, la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, destinada a la difusión de la ciencia para el público general, la eligió como su presidenta.

Por medio de esta organización, McLaren implico al público de todo Gran Bretaña y trabajó para que los asuntos científicos y tecnológicos fueran más alcanzable para todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here