El 44% de los vegetales y frutas contienen en España residuos de plaguicidas

Contienen el  44,4% de los vegetales y frutas en España residuos de plaguicidas (insecticidas, herbicidas, fungicidas…), conforme a los datos del año 2019 de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que se encarga de hacer un analisis de las muestras de alimentos. Las fresas han sido el alimento que más residuos de plaguicidas acumulan, en conclusión 37, de las que 25 son disruptores endocrinos, lo que quiere decir sustancias que son capaces de lograr alterar el sistema hormonal.

Realiza controles anuales la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), sobre un número de muestras de alimentos. Sus recientes  análisis (2019) han indicado que el 98’3 % de las muestras han cumplido la normativa ya que, a pesar de que tienen restos de plaguicidas, estos residuos se encuentran por debajo del límite que se tiene establecido.

Lo que es más positivo de los datos es que solamente un 1,17% del total de las muestras que se han analizado tiene niveles de plaguicidas que van a incumplir el limite legal de seguridad de residuos. Este valor es por debajo al de años previos. Los datos fueron difundidos por Ecologistas en Acción en su informe ‘Directo a tus hormonas’ .

No obstante, el número de muestras de alimentos analizadas ha sido de 2.314, un número que es muy inferior a las 2.711 y 2.773 tomadas en los dos años previos.

Evolución

En el otra cara que tiene la moneda está de igual forma, que prácticamente un 34% de los alimentos contienen algún residuo de plaguicida; y un 20% han tenido múltiples residuos de plaguicidas.

Este porcentaje ha ascendido al 44% en el caso de las frutas y verduras.

Esta reciente cifra no varió en los recientes años. No se tiene mejora. El porcentaje de alimentos que tiene restos de pesticidas que era del 28% en el 2017 y un 34% en el 2018, en tanto que esta misma cifra se mantuvo este último año.

“Agencia Española de Seguridad Alimentaria se fija en ese 1,7% de muestras que no superan el límite máximo de residuos y nosotros nos queremos fijar en ese 34% que tiene residuos y en ese 44% en el caso de las frutas y verduras», han señalado Kistiñe García y Koldo Hernández, quienes son responsables del informe.

“El riesgo en que caemos es tan elevado que en algunas muestras de manzanas se han encontrado residuos de hasta 9 plaguicidas diferentes y 8 plaguicidas en una muestra de pera”, ha explicado García.

“En los alimentos que nos estamos comiendo, nos tragamos múltiples plaguicidas sin que haya estudios que evalúen la interacción de estas sustancias tóxicas. No olvidemos que han sido creadas de forma sintética para atentar contra la vida de una manera u otra”, ha añadido.

En tanto, España ha vuelto a ser líder en ventas de plaguicidas en Europa en el año 2019. De esta manera lo han avalado los últimos datos publicados por Eurostat, que han vuelto a España como uno de los líderes europeos en la comercialización de plaguicidas. Son 75.190 toneladas, ante a las 73.092 de 2018, lo que ha supuesto un 3% más que el año anterior.

Menos muestras y productos no analizados

“Nuestra crítica es que cada vez se están recogiendo menor muestras de alimentos para ser estudiadas. Se recogen solo 4,7 muestras por cada 100.000 habitantes, cuando la media europea está en 18,6”, han señalado. Con las 2.314 muestras que se han tomado, se han hecho 299.811 analíticas, un número de igual forma muy por debajo a las 467.443 analizadas en los alimentos de 2018.

“La información que da al publico AESAN cada vez es más precaria. Nos fiamos solo relativamente de los datos oficiales, porque la representatividad cada vez es menor”, ha añadido. En el año 2019 se han analizado de media 117 plaguicidas, en tanto Francia ha analizado 244 o Alemania 281.

También, el 62 % de los plaguicidas que se usan en los campos españoles no han estado siendo analizados debido  a la Administración. ”Cada vez son menos muestras, se analizan los plaguicidas mas habituales y muchos quedan fuera del análisis. AESAN deben mejorar la información que da al público”, han dicho los autores del trabajo.

Para que sea visualizada esta contaminación, Ecologistas en Acción ha presentado el informe ‘Directo a tus hormonas’ en un formato de guía de alimentos más y menos contaminados. En este ha mostrado que las fresas han sido el alimento que tiene más residuos de plaguicidas, 37, de los que 25 son disruptores endocrinos, que podrían alterar nuestro sistema hormonal.

Se debe resaltar, de los 117 plaguicidas que se detectaron en las muestras, 66 han sido disruptores endocrinos. “Recordemos que, al alterar el sistema hormonal, estas sustancias se relacionan con enfermedades que están en boga las últimas décadas”, ha dicho García, quien ha citado, entre estas, la pérdida de fertilidad, las enfermedades metabólicas, diabetes tipo 2, obesidad, canceres…

El 59% de los plaguicidas que se hallan en la fruta son disruptores endocrinos, ha sido alertado por Ecologistas en Acción. «Los límites máximos de residuos empleados por AESAN no nos protegen frente a este tipo de plaguicidas, frente a los cuales la única solución es prohibir su uso. Además, el efecto combinado del cóctel de diferentes sustancias pone a la población ante un peligro desconocido e imposible de evaluar, según la comunidad científica”, han indicado los autores del informe. “Puede que los niveles estén por debajo del límite legal de residuos permitido, pero esto no quiere decir que, actuando conjuntamente, la suma de estas sustancias no esté provocando un efecto sobre nuestra salud”, han expuesto.

Permisos indebidos

Ecologistas de igual forma han denunciado que el Ministerio de Agricultura continúe usando un número alto de plaguicidas que no son autorizados por la legislación europea. En conclusión, el 31 % de los residuos que se han detectado han pertenecido a plaguicidas que no son autorizados. Sin embargo, el porcentaje real ha sido mayor debido a que AESAN ha dejado fuera del análisis los plaguicidas que más se usan en el campo. Un ejemplo ha sido el del 1,3-dicloropropeno, que no se ha analizado en las muestras pese a que es el tercer plaguicida más usado en el año 2019 y cancerígeno por la IARC, usado ampliamente en las fresas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here