La Guardia Civil incauta el mayor alijo en  de ‘cocaína rosa’ al detener a un fugitivo holandés

El estupefaciente, etiquetado como “la droga de la alta sociedad”, fue hallado en el piso de Valencia donde se ocultaba el fugitivo holandés conexo al integrante de un grupo ultra turco. La actuación de búsqueda y captura de un fugitivo solicitado por la justicia holandesa por homicidio, ha proporcionado a la Guardia Civil anotarse uno de sus principales éxitos en la lucha contra el narcotráfico en España de los últimos años.

El duro golpe al narcotráfico se da por la ardua investigación que realizaron los Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), localizando en el apartamento turístico del centro de Valencia donde el fugitivo holandés se ocultaba 11,6 kilos de una droga sintética muy escasa conocida como cocaína rosa, por su color y porque se esnifa. Por lo tanto  esta cantidad de droga convierte este alijo, con diferencia, en el mayor de esta sustancia incautada hasta ahora en España. En 2019, se habían decomisado 1,5 kilos en Huesca, y el pasado enero una cantidad parecida en Barcelona.

También la cocaína rosa es conocida como tucibí, (transcripción fonética en inglés de la fórmula química 2CB) y se considera como la droga de la alta sociedad por su precio, 100 euros el gramo, y además  esta droga se elabora bajo encargo. En el operativo igualmente se localizaron de 300 kilos de MDMA (éxtasis), tres de heroína y más de 350 mil euros en efectivo.

El privado de libertad fugitivo cuyo nombre es Erxinio Gregory Luntungan, al que las autoridades holandesas imputan del homicidio a tiros de otro hombre cometido en el año 2019 en un céntrico estacionamiento de Ámsterdam que causo gran inquietud en la sociedad de este país por la juventud de su autor, que para esa fecha tenía 19 años. Su captura se había convertido en una prioridad para las autoridades de este país, porque, después del homicidio, Luntungan también había intervenido, desafiante, en el videoclip de un rapero holandés. Junto a él, los agentes de la Guardia Civil privaron de libertad  a una segunda persona, N. A., de 50 años y de origen turco, relacionado presuntamente al grupo Grey Wolves (Lobos Grises), un bando radical de extrema derecha a la que perteneció Mehmet Ali Agca, el sujeto que disparó sobre el Papa Juan Pablo II en 1981. Los dos detenidos han ingresado en prisión imputados de tráfico de droga.

Estas actuaciones exitosas de la Guardia Civil es el resultado de la ejecución de la Operación Erxinio que en mayo de 2020, en plena pandemia, puso en marcha como consecuencia de la solicitud  de la policía holandesa pidiendo la colaboración de la UCO para ubicar al joven holandés huido, ante la presunción de que después del crimen se había trasladado a Valencia y, precisamente, a la localidad de Paterna (Valencia).

Según señalan fuentes cercanas a la Guardia Civil  esta investigación policial llevaba tiempo y en las primeras actuaciones de los agentes fueron improductivas. Las averiguaciones se desplegaron posteriormente, igualmente sin éxito, a Barcelona y el municipio de Rubí y, más adelante, a Portugal, donde se contó con ayuda de la policía de este país. A todos esos sitios concurría una joven a la que los investigadores holandeses relacionaban sentimentalmente con el fugitivo. Aunque, la persecución de la mujer, que se amplió más tarde hasta Marbella, no dio éxito, ya que ambos habían terminado su relación hacía tiempo.

De conformidad con esas mismas fuentes cercanas a la investigación la pista sobre el posible paradero del fugitivo se reanudo el pasado mes de febrero, cuando el Equipo de Huidos de la Justicia de la UCO recibió datos que ubicaban a Luntungan en la ciudad de Valencia. En concreto, en el centro de la capital. Por lo tanto el hecho de que en aquel instante la ciudad se hallara bajo intensas medidas restrictivas por la tercera oleada de la pandemia, además el cierre de sitios de ocio, hizo que los agentes de la investigación enfocaran la búsqueda en los supermercados más céntricos. Ya que en una ciudad sin bares y restaurante abiertos, en algún local tenía que comprar la comida. Para ello, los agentes chequearon las grabaciones de los equipos de videovigilancia de muchos de estos locales hasta encontrar imágenes del joven fugitivo. Desde ese momento, los agentes se colocaron a la espera de que regresara al mismo. Posteriormente, los agentes detectaron la presencia de Luntungan junto a otro individuo cuya identidad era desconocida en ese momento. Se trataba de N. A., que tiene nacionalidad holandesa y supuestamente tiene vínculos directos con la organización Grey Wolves, ligada a diferentes grupos criminales europeos.

 

La Guardia Civil en una nota enfatiza que las averiguaciones  sobre este último, que ya reportaba con antecedentes en España, facilito aprobar que mantenía fuertes vínculos con la introducción de drogas sintéticas a gran escala. Fue, fundamental, el seguimiento a esta persona la que movió a la UCO hasta el apartamento turístico del centro de Valencia en el que ambos se escondían. Ahora bien, según fuentes de la investigación especifican que, para entonces, ya imaginaban que Luntungan y su acompañante estaban involucrados en el tráfico de droga a gran escala, por lo tanto que a las averiguaciones  se unieron policías de la unidad especializados en la lucha contra el narcotráfico.

Después de la ubicación, la Guardia Civil comunica a las autoridades holandesas para que la justicia del país emitiera una Orden Europea de Investigación (OEI) que autorizara a los agentes españoles el registro del domicilio de ambos para pretender ubicar nuevas pruebas sobre la imputación de Luntungan en el homicidio por el que era solicitado. En consecuencia, con la orden ya en la mano, agentes holandeses se trasladaron a España para participar en la captura del fugitivo y su acompañante, que finalmente se realizó  en la madrugada del pasado 25 de febrero.

La entrada en la vivienda y los arrestos fueron llevados a cabo por agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI), los geo de la Guardia Civil,  por el riesgo que se corría con la peligrosidad de los sospechosos. Así mismo, en la vivienda, los agentes no hallaron armas, pero sí unas cajas de cartón que contenían la mayor cantidad de cocaína rosa incautada hasta este momento en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here