El escándalo de la vacunación del consejero murciano forzó su dimisión

En la tarde de este miércoles, ha sido comunicado por el presidente de Murcia, Fernando López Miras, del PP, la renuncia del consejero de Salud, Manuel Villegas, luego de que se descubriera que este se había vacunado de coronavirus con 400 trabajadores de la consejería y del servicio murciano de Salud, sin estar formando parte de los grupos prioritarios en esta fase. Por este gran escándalo, López Miras ha asegurado que esta actuación fue intachable. Y Villegas, con gran emoción ha anunciado su regreso a la cardiología.

Cuando solo habían pasado seis horas de que compareciera por petición propia el consejero de Salud murciano y bajo la autorización del presidente regional, para que este justificara su conducta, López Miras, realizó la convocatoria a la prensa para comunicar la renuncia de Villegas. Terminando de reunirse con Ciudadano, socio de Gobierno que exigía el cese o la dimisión de este consejero desde el día anterior, cuando La Verdad de Murcia había adelantado esta noticia.

López Miras ha asegurado que la comparecencia de este miércoles, es posiblemente la más difícil en cuanto a lo político y en lo personal. A pesar de la dimisión, ha sido insistido por el presidente murciano que su consejero tuvo una actuación ejemplar e intachable. Y ambos no admitieron haber incumplido con la pauta de vacunaciones, que fue pactada con las comunidades autónomas. En tanto el argumento oficial que han dado, para la explicación de la renuncia, fue la voluntad de que sea evitado un problema político y evitar el ruido, en este momento en que la región se encuentra en un riesgo extremo, por los aumentos de los contagios. Ha sido admitido por las fuentes del PP nacional en la tarde de este miércoles, que la dimisión ha sido una decisión acertada. Esta actuación del consejero, les puso en un situación incómoda, ya que Teodoro García Egea, quien es el secretario general del partido, criticó a cargos socialistas, que se encontraban suspendidos de militancia, que de igual forma se habrían vacunado sin que les correspondiera en ese momento, diciendo que los alcaldes del PSOE, han alcanzado la inmunidad en rebaño, en tanto el ministro de Sanidad, se encuentra más preocupado por el mailing de las elecciones catalanas, que por la repartición de las vacunas. Esto lo dijo horas antes de que este escándalo estallase en Murcia.

Lopez Miras, ha justificado al comunicar la dimisión de su consejero, que se encuentran tomando medidas muy complicadas y no deben poner en riesgo estas decisiones. Como también dijo que El debate acaba de terminar. No voy a entrar en el juego político, no va a preguntar lo que han hecho otros y espera que la vara de medir sea igual para todos. Y Villegas, muy emocionado ha anunciado su intención de volver a la cardiología, explicando que llegó un día a la consejería, casi por sorpresa, sin experiencia en la política, sin militancia, dispuesto a aportar su conocimiento en gestión clínica y su experiencia en diferentes lugares de la sanidad pública. Y tomó la decisión de vacunar al personal, entre ellos, su esposa, desde la convicción de que no se podía excluir a la gente por el tipo de contrato, porque todos son necesarios en la lucha contra la pandemia. Está claro que no ha sido entendido por la sociedad y se ha convertido en un motivo de enfrentamiento político. Y que le creyeran si les dice que le hubiera gustado irse habiendo terminado la pandemia, pero con tanto ruido esto es imposible. Fue lo que enfatizó.

Villegas ha alegado ser médico, para justificar su acceso a la vacuna. De igual forma, lo son los consejeros de Sanidad de Madrid o Castilla y León, comunidades presididas por el PP, pero las dos consejerías han asegurado que no se les ha pasado por la cabeza actuar de la misma forma, que lo ha hecho su compañero de Murcia, ya que ello siguen el protocolo que ha sido marcado: residencias de ancianos y sanitarios. En esta misma línea, la consejería de Salud de Castilla y León ha explicado que siguen el orden que ha sido establecido por el Ministerio y trabajado con las comunidades autónomas en la ponencia de vacunas. En fase 1, en la que nos encontramos actualmente, no están incluidos. Y sus dirigentes van a ser vacunados cuando les toque por el orden establecido en la ponencia de vacunas. Ha sido confirmado por el Ministerio de Sanidad, en cualquier caso, que la consejería de Salud de Murcia no les consultó si podían vacunarse ahora.

Y este miércoles, también fue explicado por Salvador Illa, el ministro de Sanidad, que si se debe sancionar a algún cargo político, por no haber cumplido con el plan de vacunación son las comunidades autónomas las que deben hacerlo. El ministro se ha remitido a la comparecencia de Villegas y ha asegurado que en estos meses había colaborado muy bien.

En el mes de mayo pasado, así mismo había dimitido la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón (PSOE) Pilar Ventura, en este caso, por haber irritado al colectivo médico, al haber declarar que al inicio de la crisis del coronavirus fue permitido a los profesionales, la fabricación de material de protección ya que este era un estímulo para ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here