Las fiestas ilegales se han disparado en toda España

En la tercera ola del coronavirus son diversas las constantes sanciones por comportamientos incívicos que se han incrementado con el paso de las semanas. Violaciones del toque de queda con fiestas, botellones y se ha estado disparando, hasta tal punto que diversas comunidades empezaron a reforzar sus policías en los fines de semana.

Fue mostrado por las cifras, que esta celebración de fiestas ilegales está llevando a más. Se ha realizado un trabajo de campo y el denominador común, ha sido que las fiestas y botellones van a más se mire por donde se miren.

En salto que ha dado en la capital Madrid ha sido ostentoso, ya que solamente este fin de semana que paso a este, fue detectado por la Policía un incremento del 64% de fiestas ilegales: 418 ante las 250 que hubo la semana pasada. El viernes fueron 70 fiestas, el sábado 170, el domingo 168, a las que tendría que sumárseles, también 450 botellones que ha habido en la calle y 1.055 sanciones por haberse saltado el toque de queda, que es un 64% de incremento.

Pero el crecimiento que han tenido dichas fiestas ha sido generalizado:

  • En Almería, los botellones aumentaron un 15% en solamente una semana, han sido 200 el fin de semana que paso.
  • En Zaragoza, de las 711 intervenciones que se realizaron en viviendas que se han realizado desde el inicio de la pandemia, el 33% sucedió en este último mes y medio, en el que solamente han sido 230 en lo que llevamos de año.
  • En Alicante, el avance ha sido escandaloso: en diciembre se han intervenido 100 fiestas ilegales y para el mes de enero ya eran 122. En lo que tenemos del mes de febrero ya son más de 500. Con solamente tres meses, las fiestas ilegales tuvieron un aumento del 400%, como de igual forma de los botellones.

Este paisaje ha sido generalizado, ya que existe fatiga frente a las restricciones y las casas particulares, se han estado volviendo en las nuevas discotecas. Con este agravante que en diversas oportunidades la Policía no puede logran entrar en estos porque son domicilios particurales. La Policía se encuentra desbordada los fines de semana y está siendo reforzada para patrullar fiestas y botellones. Son muchas las autonomías y ayuntamientos que refuerzan a sus policías autonómicas y locales los fines de semana.

La Policía, desbordada

En Navarra, por ejemplo, la Policía Foral y la Policía Municipal de Pamplona tienen activado un dispositivo conjunto que va a operar de jueves a domingo, con el fin de que sean evitadas las fiestas y botellones. Ha sido mostrado por las cifras que se encuentran desbordados, apenas están llegando las sanciones a un tercio de sus intervenciones, debido a que en diversas oportunidades las fiestas se han desplazado frente a la llegada que han tenido los agentes o ni siquiera les es abierta la puerta.

Existen refuerzos policiales que en los fines de semana de igual forma en Comunitat Valenciana, en puntos de Andalucía y no han sido suficientes. La semana que pasó en Granada, la policía ha cerrado dos veces en tres días el mismo local, ya que han tenido dos fiestas diferentes con unas 60 personas en su interior.

Así mismo, este refuerzo fue extendido, a Canarias, lugar en el que 350 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UPI), se encuentran desplazados al archipiélago en el que desde hace semanas, para la vigilancia en todas las islas en las de la semana de Carnaval.

Existen más Policía, sin embargo es imposible que se pueda patrullar tantas fiestas a la vez y, además, en domicilios particulares.

¿Cómo ha sido el funcionamiento del régimen sancionador?

El aumento de las fiestas ilegales tendría que estar siendo traduciendo de igual forma, en un aumento de las sanciones. ¿Se encuentra funcionando el régimen sancionador? La respuesta a esto es no. Ya que, si se multan o se pagan no están significando lo mismo en dichos casos.

En la primera y segunda ola, que ha sido hasta el mes de mayo, las sanciones que fueron impuestas han sido 1.013.747. Mucho más de un millón de multas, que se han convertido a España en uno de los países que más impone sanciones de Europa. Sin embargo, en tanto ha decaído el estado de alarma, la potestad sancionadora de varias de estas Administraciones que impusieron dichas sanciones han tenido una decaída e iniciaron los recursos.

Administraciones tales como la de Catalunya, casi no han conseguido que se cobre el 5% de lo que ha sido multado. El 95% se va a librar. Y administraciones, tales como la de Baleares continuaran pendientes de que se cobren cantidades millonarias: 20.000 sanciones por el valor de 1.694.521,40 euros.

Las multas no van a ser cobradas y, encima, se han volteado en contra de la Justicia. Dichas sanciones serán recurribles, a través de la vía de lo contencioso-administrativo y han amenazado, con que van a saturar los tribunales. Solamente en el tercer trimestre del 2020, conforme a los datos del CGPJ, los recursos de dicha vía han aumentado un 6%, 29.095 casos más y solamente a los tribunales han llegado la primera ola. Y los recursos que son de esta tercera ola, todavía no van a llegar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here