Lo que provoca la Covid-19 en los pulmones, es un daño casi irreversible

Por advertencias de la OMS, las cuales han sido en reiteradas veces nos hemos enterado de los efectos secundarios de la enfermedad en pacientes que ya lo hayan superado. Corazón, cerebro, pulmones o salud mental, han sido varias de las consecuencias que se han empezado a presentar en los pacientes que han padecido el Covid-19, sin importar la gravedad de la información.

Conforme a lo establecido, en la Primera Encuesta en personas con Covid persistente, la cual fue elaborada por la  Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), y los colectivos de afectados LONG COVID ACTS, siendo todo coordinado por Pilar Rodríguez Ledo, arrojando como resultado que el 50% de los encuestados tiene 7 áreas afectadas. Siendo las mas recurrentes:  alteraciones neurológicas, psicológicas/emocionales, del aparato locomotor, respiratorias, digestivas, cardiovasculares, otorrinolaringológicas o dermatológicas, entre otras.

Gracias a una innovadora técnica de resonancia magnética, por primera vez, se pueden tener imágenes del daño tan grande que el coronavirus ha causado en los pulmones de las personas que han padecido la enfermedad. Investigadores de las Universidades de Oxford y Sheffield (Gran Bretaña), son los que han utilizado esta innovadora técnica, la cual emplea gas xenón hiperpolarizado, y han observado como las secuelas de la Covid-19 en los pulmones, son mucho peores de lo que esperaba hasta ahora.

Los síntomas de Covid, en muchas personas ha proseguido por muchos meses después de la infección, varios se han quejado de disnea y fatiga persistente. Lo que ha llevado a pensar que el virus puede afectar la función del pulmón en diferentes formas que todavía no se comprenden completamente.

Se han realizado estudios de 10 pacientes de edades entre los 19 y 69 años, ya que los expertos usaron dicha técnica para crear imágenes del daño pulmonar. Esta técnica del xenón, hace a los pacientes inhalar el gas durante la exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM).

Esta trabajo que ha sido dirigida por el equipo de Fergus Gleeson, probó su método de escaneo en estos 10 pacientes. Y tres meses después de estos contagiarse de coronavirus, presentan disnea y cansancio, sin embargo ninguno de estos había ingresado en cuidados intensivos o requirió ventilación, también se les realizaron exploraciones convencionales, en las que no se les encontró anomalías en sus pulmones.

Los signos de daño pulmonar, fueron mostrados por los escáneres, los cuales manifestaron áreas donde el aire no fluye fácilmente hacia la sangre, en los ocho casos que informaron falta de aire. Estos resultados, han conducido a que se planifique un ensayo de unas 100 personas para de esta manera poder ver si sucede los mismo con aquellas que no fueron ingresadas en el hospital y tampoco sufrieron síntomas graves.

Hasta ahora todo hemos estado al tanto, de que el riesgo de enfermedad grave y muerte aumenta considerablemente, en las personas que son mayores de 60 años. Pero sin embargo, si el ensayo llegase a descubrir que este daño pulmonar ocurre en un grupo de edad más amplio, y también en aquellos que no requieren ingresar al hospital «sería una información muy relevante», expresó Gleeson.

Los resultados podrían ser de gran relevancia, para que se explique el por que muchas personas continúan casi 9 meses después, con problemas para respirar, como también con un cansancio extremo a pesar de que sus pruebas arrojen resultados normales.

«Es posible que estemos obteniendo una idea de por qué algunos pacientes tienen síntomas mucho después de haber salido del hospital y cuando otras pruebas son normales», han redactado en su trabajo.

Por consiguiente a que muchas personas, tuvieran un diagnostico o no del Covid-19 a través de PCR, y continúan padeciendo problemas respiratorios, aun cuando las pruebas de rutina no haya nada.

Los investigadores actualmente se encuentran a la espera, de que esta nueva información sea de ayuda, para que se identifiquen a los pacientes que pueden ser beneficiados potencialmente de este tratamiento, aun después de que hayan recibido su alta, como por ejemplo, con esteroides u otras terapias.

Dicha resonancia magnética con xenón hiperpolarizado, es exclusivamente única en su capacidad de medir la transferencia de gas en los pulmones, con imágenes y para que se  identifique donde se produjo el daño, que ha sido causado por la neumonía Covid-19.

Con el estudio se ha hecho un seguimiento de los pacientes, por un tiempo de seis meses, luego de que estos han sido dados de alta por el hospital. Y sus primeros resultados han sugerido que la capacidad de transferir oxigeno de los pulmones al torrente sanguino, se encuentra afectada durante algún tiempo, aún posteriormente de que sea dada el alta hospitalaria por la neumonía por Covid-19.

«La resonancia magnética de xenón hiperpolarizado ofrece un medio único para obtener imágenes del deterioro del intercambio de gases en los pulmones e identificar si esto se debe a los primeros signos de alteraciones alveolares e intersticiales cambios microvasculares o una combinación de todos. Al hacer un seguimiento de estos cambios con el tiempo, junto con la resonancia magnética estructural de protones, podemos complementar la información de la tomografía computarizada y las pruebas de función pulmonar», han enfatizado los investigadores.

El estudio se ha realizado con la intención de que C-MORE-POST, perciba con mayor detalle los efectos del Covid-19 en los pulmones, y de manera extraordinaria, cuánto tiempo duran los síntomas y si podrían ser identificadas las causas de los síntomas de larga duración.

Por el equipo de investigación, están siendo tomadas nuevas exploraciones pulmonares, a través de tomografías computarizadas, que serán analizadas con total precisión, utilizando un software, que sea apto para identificar partes del pulmón, que hayan sido afectadas por el virus, y que no se perciben por medio de las técnicas normales de revisión de exploración. El siguiente paso para la investigación, será en grupos mucho más pequeños de pacientes, haciendo una resonancia magnética con xenón hiperporalizado, con la que se pueda observar el paso de gas de una parte del pulmón hacia la otra.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here