¿Se va a poder viajar en Semana Santa a otras comunidades? De esta manera son las restricciones de movilidad

Nuevamente, se están acercando más días que son festivos que van a poder llevar a que se ponga en riesgo la recuperación de esta situación epidemiológica que ha sido provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, después de la mejora de la curva de positivos de esta tercera ola. A pesar de estas siguientes fiestas de Semana Santa se han antojado muy diferentes a la Navidad, en tanto las comunidades ya tenían la potestad para que sea un tanto flexibles frente a unas vacaciones que se han pasado en familia, la realidad es que los días festivos como San José y, ante todo, Jueves y Viernes Santo, plantearon de manera tradicional grandes puentes a disfrutarse en el año. De donde proviene la tradición que se repite año tras año: en la que playas y hoteles de la costa llenos, se encuentran con reservas al 100% con mucha antelación a la llegada de la Pascua. Pero en este año, va a ser diferente.

En este año 2021, se ha celebrado de un manera distinta el puente de San José y la Semana Santa, debido a que Sanidad y las comunidades autónomas se han puesto en un acuerdo el 10 de marzo, con mayoría en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) y el único voto en contra de la Comunidad de Madrid —que se negaba a acatar la medida en un primer momento—, para que fuese confinada de forma perimetral cada región sin haber permitido desplazamientos de ocio, solamente han quedado los viajes entre comunidades que se justifiquen, y que sean por los motivos de fuerza mayor que se han resumido en el Real Decreto 926/2020, por el cual se ha declarado el estado de alarma para algunos meses el pasado 25 de octubre.

Dicha medida es de un cumplimiento obligatorio en todo el país, exceptuando a las islas Canarias y Baleares, porque se ha publicado una orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que también ha resumido otro tipo de restricciones tales el toque de queda o las limitaciones en el número de asistentes en los encuentros sociales. En cuanto a lo que afcte a la limitación nocturna de la movilidad y la actividad, se ha pedido a las comunidades que establecieran un toque de queda, «como máximo», de 23:00 a 6:00 horas, a pesar de que se ha permitido un cierto margen para que sea adaptada la hora del comienzo en cada territorio, sin que pueda se retrasada dicha limitación. Esto ha dado apertura para que las regiones logren adoptar horarios que sean inferiores, lo que quiere decir, adelantar aún más el toque de queda en su comunidad.

De esta manera, en conformidad con la orden publicada en el BOE, la movilidad masiva que provocaba atascos y caravanas en las carreteras de todo el país en la víspera de estos festivos no se va a reaplicar en dicha ocasión al ponerse de acuerdo las regiones para que sean evitado máximamente los desplazamientos que son innecesarios. No solamente aafectará el cierre perimetral en la Semana Santa en todo el país del 26 de marzo, el viernes anterior al Domingo de Ramos, hasta el 9 de abril —un periodo de Pascua en el cual las islas Canarias y las Baleares, han sido beneficiados por su condición de territorios insulares, quedando exentas de este ‘confinamiento’, pese a que solamente se han permitido también los viajes justificados por el estado de alarma—; pero que de igual forma se ha aplicado ya, del 17 al 21 de marzo, en las comunidades en las que se tiene en consideración como festivo el día 19, una jornada en la que ha sido celebrada la festividad de San José. Son siete las regiones que en total, han considerado fiesta laboral este día: Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Comunidad de Madrid, Región de Murcia, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco.

Al principio, el Gobierno de la Comunidad de Madrid se ha negado en acatar el cierre perimetral de esta región. Por lo menos, de están manera ha sido sentenciado por el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, quien, más tarde de la comparecencia de la ministra de Sanidad en la rueda de prensa ofrecida el pasado 10 de marzo, ha asegurado que la CAM no iba a respetar el confinamiento regional ni en el puente de San José ni en la Semana Santa. Se ha sustentado la decisión del Ejecutivo regional, en el decreto del estado de alarma que ha dado la potestad de que se adopte dicha decisión a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. De esta misma forma, ha sido argumentado por el consejero de Sanidad, que las previas experiencias del cierre de las fronteras de la comunidad han implicado un incremento de los contagios en el nivel local. La Comunidad de Madrid, decidió en una reciente instancia ceder y acatar el plan que se ha acordado por Sanidad y el resto de las comunidades. Por lo que, ha aplicsdo el cierre perimetral en el puente de San José y de igual lo va a hacer en Semana Santa, pese a tener que recurrir frente a la Justicia por no encontrarse de acuerdo con la efectividad técnica de la medida y entender que, jurídicamente, el Ministerio de Sanidad no puede imponerlo.

Después de haber ratificado este pasado 10 de marzo, la hoja de ruta de los desplazamientos en la Semana Santa y el puente de San José, se ha confirmo el planteamiento que dio a conocer la semana anterior a la Comisión de Salud Pública, en la cual se ha integrado las diversas regiones españolas y el Ministerio de Sanidad, en tanto ha informado a través de una nota de prensa que ha sido resumida en el sitio web de la Moncloa de que en dichas fechas se ha hecho necesario «limitar la movilidad y los contactos», así como no bajar la guardia en las dos semanas previas al inicio de la Semana Santa flexibilizando las medidas «aunque los indicadores sean favorables».

Resumía en su declaración de intenciones previas del CISNS la Comisión de Salud Pública, que «se debe evitar todos aquellos viajes que no sean necesarios y se especifica que la movilidad estará limitada por el cierre perimetral de todas las comunidades, salvo las excepciones reguladas por el estado de alarma, en cuyo caso se recomienda una prueba diagnóstica de infección activa (PDIA) antes o a la llegada». Comunidades, teniendo solamente la única excepción de Madrid, es de cumplimiento obligatorio, por lo cual las regiones, teniendo la salvedad de las islas Canarias y de Baleares, no tienen un margen de actuación para que sea flexibilizado el cierre perimetral. De esta manera las cosas, en ningún caso van a poder realizarse viajes que sean por motivos de turismo u ocio entre comunidades, pese a que este acuerdo ha planteadl «medidas de mínimos». «Si hay una comunidad autónoma que por su situación epidemiológica entendiera que tiene que restringirlas, lo podrá hacer», fue destacado por la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

En lo que sí van a poder tener las CCAA, una cierta potestad para que se decida va a ser en la limitación nocturna de la actividad y movilidad, que se va a poder adaptar en cada territorio teniendo bajo consideración un cierto margen de adelanto y partiendo de la propuesta base que se ha lanzado en el CISNS: toque de queda como máximo de 23:00 a 6:00 horas en todo el país, a excepción de las islas, en plena Semana Santa. También, el límite máximo de integrantes que podrían acudir a reuniones sociales y familiares se ha fijado en un número máximo de cuatro personas en espacios públicos cerrados y seis en lugares al aire libre, teniendo la excepción de las personas que pertenezcan al mismo núcleo de convivencia. En dicho sentido, también, la Comisión de Salud Pública ha acordado que no se van a permitir los encuentros sociales en domicilios o en otros espacios que son cerrados privados con no convivientes, por lo cual en viviendas solamente se van a poder darse reuniones entre personas que sean convivientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here