Con la música a todas partes

Una tienda de música que ofrece garantía, calidad y confianza en Internet es la aliada estratégica perfecta para los profesionales y los aficionados del llamado “Cuarto Arte”.

La “Red de redes” se ha convertido en una de las herramientas más valiosas para la música en el siglo 21. Es tan imprescindible como el propio talento artístico, las partituras (expresión gráfica de la melodía) y los instrumentos que producen los acordes. Una tienda de musica online con calidad, garantía y confianza es la aliada estratégica perfecta para la expresión y desarrollo del llamado “Cuarto Arte”.

Se dice “Cuarto Arte”, porque así fue considerada la música, en función de su importancia por los helenos y durante la Edad Media, tras otras grandes manifestaciones artísticas como la arquitectura, la escultura y la pintura, y por delante de la danza, y la literatura-poesía. Pero no existe una clasificación mayoritariamente aceptada para establecer un “Primer Arte”, un “Segundo Arte”, etcétera.

El “Manifiesto de las Siete Artes” (1911) incluyó al cine en esta relación (“Séptimo Arte”) y en la actualidad se reivindica el cómic, la fotografía, el diseño gráfico, la televisión, la publicidad, los videojuegos, los tatuajes o, incluso, el origami (“esculturas de papel”) como “Octavo Arte”, “Noveno Arte” y así sucesivamente.

 

Qué ofrece una tienda de música online

Pero volvamos a la tienda de música. Era imposible que, desde los helenos (Periodo Alejandrino, año 323 a. C.) hasta el “Manifiesto de las Siete Artes” de 1911, ni en muchas décadas después, el hombre pudiera imaginar que la música tuviera tan estrecha relación con la comunicación, y que ésta quedase materializada y desarrollada en un comercio ‘on line’.

Es obvio, porque entonces la “Red de redes” no existía. Pero estamos en la “Era de las Nuevas Tecnologías”. Hoy, Internet se ha revelado como el canal de comunicación e información más importante de la Historia, muy especialmente las redes sociales.

Gracias a éstas, la música es todo un fenómeno social. Veremos cuánto tiempo transcurre hasta que su íntima relación con Internet y las redes sociales desarrolle cambios en la vieja clasificación de las artes y sea reconocida con la relevancia social que merece.

En la actualidad, una tienda de música no se limita a vender instrumentos y complementos musicales, sino que ofrece de manera online, una amplia gama de servicios para el ejercicio y desarrollo de esta actividad artística y su faceta como sector industrial, es decir, para su producción y comercialización.

 

Vocación de servicio

En internet, se pueden encontrar ofertas de novedades, “lo último” en instrumentos, complementos, material para DJ’s, ‘interfaces’ de audio, controladores MIDI, teclados… 

Se muestran ‘stocks’ de alta fidelidad (Hi-Fi), elementos ultra costosos (Hi-End), monitores de estudio, auriculares y sistemas ‘in-ear’‘packs’ de guitarra y bajo, amplificadores, grabadoras digitales, mesas de mezclas de sonido, micrófonos, efectos de audio, tecnología para espectáculos en directo… La lista cada vez es más extensa.

Una tienda de música con valores de garantía, calidad, confianza y con vocación de servicio al cliente se revela hoy como un aliado perfecto y como el asesor personal del cliente, más que como un lugar donde, simplemente, se venden instrumentos, complementos y otros productos, como cualquier otra de cualquier otro tipo.

La prueba de que se ha producido una “revolución” en la concepción de la música (“concepción” en su doble significado de “concepto” o “percepción subjetiva” y de “gestación”, “creación” y “alumbramiento”) es la práctica desaparición de las tiendas físicas de discos, o aquellas otras que venden pianos, trompetas, guitarras y otros instrumentos musicales.

Para Bill Gates, creador de Microsoft, “Internet facilita la información adecuada, en el momento adecuado, para el propósito adecuado”. Las tiendas online ofrecen, además, dos valores cada vez más preciados: información e inmediatez.