Con más misterios y encuentros celestiales debuta en Netflix la segunda parte de la quinta temporada de Lucifer

La serie regresa con los ocho episodios que finalizan su ciclo número cinco, donde el personaje representado por Tom Ellis se enfrenta a su padre, mientras soluciona varios casos policiales.

La serie regresa con los ocho episodios que finalizan su ciclo número cinco, donde el personaje representado por Tom Ellis se enfrenta a su padre, mientras soluciona varios casos policiales.

En agosto de 2020, para suavizar en algo la pandemia, llegó a Netflix la quinta temporada de Lucifer, la serie en que el Ángel Caído vive como un humano más en Los Ángeles donde más, administrando el club nocturno llamado Lux y asesorando a la policía local.

Un ciclo donde los fieles del espacio interpretado por el galés Tom Ellis, que consiguieron que este resucitara en el streaming después de  su cancelación en el canal Fox, se reencontraron con la figura y además con su mayor antagonista, su gemelo Michael.

Quien en las transmisiones iniciales de su quinta entrega había conseguido hacerse pasar por el Príncipe de las Tinieblas hasta que varios comenzaron a suponer de él por un pequeño gran minucia: él sí sabía engatusar a diferencia del real Lucifer, que nunca expreso una mentira.

La primera de muchas manifestaciones que integraron parte de las ocho emisiones, de un total de 16, que debutaron hace nueve meses. Donde el público también supo de la madre del demonio Mazikeen (Leslie-Ann Brandt), o simplemente Maze, en un capítulo especial.

Encima de percibir a Dan (Kevin Alejandro) recuperándose de la pérdida de Charlotte (Tricia Helfer), a Ella (Aimee García) padeciendo por amor, y a Amenadiel (D.B. Woodside) y Linda (Rachael Harris) ilustrándose a ser padres de un niño mitad humano y mitad ángel.

Aun cuando el final de esa primera entrega fue más asombroso de lo que se creía: cuando se juntó a la trama Dios representado por Dennis Haysbert-, quien surgió ante sus hijos Amenadiel, Michael y Lucifer mientras peleaban en la estación de policía.

Nuevos casos criminales

Y la segunda parte del quinto ciclo se empieza justamente con su llegada celestial, que rápidamente  comienza a perjudicar las existencias de sus “angelicales” retoños, como igualmente de quienes son parte de sus vidas, después de que les informa que se quedará por unos días.

Así, Dios sigue a Lucifer a su trabajo junto a su amada Detective, o Chloe (Lauren German), y además planifica una cena familiar en la casa de Linda y Amenadiel, donde el ex monarca del infierno resuelve hacerle frente a su padre y enrostrarle unas cuantas verdades.

Y también, gracias a su poder sin límites, el creador del universo transforma una de las transmisión de la serie en una secuencia de números musicales, donde intervienen seres divinos y humanos, aun cuando estos últimos no tienen conciencia de su accionar artístico.

Todo entre tanto Lucifer y Chloe deben investigar al o los culpables de algunos asesinatos, entre ellos el de un árbitro de fútbol americano, un boxeador y la encargada de un acuario. Muertes a la que asombrosamente se agregara la de un personaje muy valioso de la serie.

Un instante para que el espectador debe estar prevenido con varios pañuelos, que se suma a otras circunstancias no esperadas que son parte de este final de temporada, incorporada la probabilidad de que Lucifer pueda lograr un valioso ascenso laboral.

Donde una vez más es fundamental el trabajo de Tom Ellis como el personaje que engendro para el cómic Neil Gaiman, combatiendo en este momento por transformarse en alguien mejor por amor, aun cuando su egocentrismo nunca se pierde. Además de Dennis Haysbert como un muy próximo a Dios.

Una clausura de ciclo que, como es de aguardar, concluye con un episodio que deja abierta la puerta a su sexta y última temporada, que debería estrenarse en Netflix en un futuro próximo. Aun cuando los seguidores de Lucifer Morningstar no estarán nunca dispuestos para decirle adiós.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here