Este sorprendente puente es la nueva locura arquitectónica de China y lleva más de 200.000 visitantes

Este sorprendente puente es la nueva locura arquitectónica de China y lleva más de 200.000 visitantes

China y los puentes, el musical. Lo de este país no es común con las megaconstrucciones y no paran de originarlas, siendo varias de ellas tan impresionantes como este puente de vértigo con forma de ADN, que por sobrentendido es una atracción turística.

En este caso no rompe récords como el puente más largo del mundo que ya percibimos, pero no deja de ser un desafío a nivel de ingeniería, construcción y diseño. Se trata del puente Ruyi, en Taizhou, provincia de Zhejiang (en el este de China).

Tres puentes en uno

EL puente Ruyi esta ubicado precisamente en Shenxianju, una zona escénica que presupone un ambiente natural de montañas, acantilados y cuevas, también del río que la bordea por el oeste. Además de los accidentes geográficos, igualmente hay atracciones, más de 60.

Tiene una longitud total de 100 metros y está a una sorprendente altura de 140 metros. Se inauguró en septiembre de 2020, por lo que no lleva mucho tiempo en pie, pero conforme Arquitectura Viva ya ha recibido miles de visitantes.

Fue diseñado por He Yunchang, experto en estructuras de acero que ya intervino en el diseño del estadio principal de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Se constituye, a su vez, de tres puentes ondulados, y como el del área de Huangchuan Three Gorges Scenic (el puente de cristal más largo del mundo), tiene parte de su suelo construida en vidrio. Porque qué es un puente chino si no se origina esta sensación de vértigo, como vimos igualmente en el caso del mirador Huangtengxia Tianmen Sky (casualmente, también en China).

Parte del suelo construido en vidrio se ubica en la pasarela central, que une los dos lados del puente de forma perpendicular. Un área que quizás sea la que pueda dar una sensación más vertiginosa (y que da la impresión para los más valientes, por si no es ampliamente arriesgado cruzarlo).

Eso sí, hemos expresado que tiene forma de doble hélice de ADN porque sin duda recuerda a esta manera al verlo de perfil (aun cuando en este caso son tres hebras y no se cruzan), pero no ha sido esta la inspiración. El diseño (y el nombre) se inspira en un ruyi, una categoría de cetro ornamental tradicional de la cultura china que representa la buena fortuna y el poder, siendo plano y ondulado (es como si hubiese tres ruyi, dos invertidos por fuera y uno en el centro).

El puente es tan loco que a lo largo de un tiempo (y por lo complicado que es en  varias oportunidades verificar la información que viene de China desde fuera del país) se dudó de su existencia. Los 200.000 visitantes se contaban, conforme a fuentes locales, en noviembre de 2020, por lo que posiblemente a estas alturas ya sean muchos más, puede que inclusive más de un millón, teniendo en cuenta que conforme a los datos el país ha conseguido controlar la epidemia del coronavirus en sus últimos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here