El Barça pierde una oportunidad de oro para colocarse como líder a cinco jornadas del final

Después de todo el trabajo cosechado en los últimos meses el Barça tiró ayer en el Camp Nou una ocasión oportuna para aventajar a los colchoneros y ponerse luego de casi un año como líder del campeonato liguero español.

El Barcelona no fue capaz de darle la vuelta a un marcador que  previamente no aparentaba entrañar el riesgo en el que termino desembocando. Tras el gol de Messi la mayoría ya se observó durmiendo como líder y el empate del Granada presumió tal cantaros de agua fría que todos permanecieron plenamente desconcertados. Los jugadores no dieron la apreciación de desear variarle el ritmo a un partido que se comenzaba a atrancar.

Tampoco es el instante para echarse al cuello de los jugadores o entrenador a los que hace una semana la prensa calificaba de renovados y serios candidatos para lograr el doblete. Echar a los leones a una plantilla que ha dado la cara a lo largo de  gran parte de la temporada defendiendo este club sería un grave error de hipocresía, egocentrismo y egoísmo.

Ninguno niega que la circunstancia que se ha originado tras la derrota de ayer no es el ambiente perfecto para adueñarse una liga a la que tanto ha costado atraer, pero de todos modos se logre o no el objetivo de la victoria, el trabajo, la dedicación, la perseverancia y la forma de remontar un campeonato que aparentaba perdido en diciembre es merecedor de ovación.

El Barça tiene por delante cinco finales en las que deberá alcanzar como mínimo 15 puntos si desea continuar ilusionado con la liga. El duelo directo frente al Atlético de Madrid será el desafío que confirme si el Barça, el propio Atleti, el Real Madrid o inclusive el Sevilla se imponen por encima del resto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here