Gerardo Seoane, el técnico revelación, un hijo de inmigrantes gallegos en Suiza, quien llevó al equipo Young Boys a los octavos de final de la Europa League

Los medios lo consideran el Guardiola de Carballo, es un matagigantes en la Europa League, hijo de inmigrantes gallegos en Suiza, es el técnico del equipo suizo. Su equipo derribo a domicilio al Bayer Leverkusen y ha suscrito un histórico pase a octavos. Se medirá al Ajax.

Es hijo de la inmigración gallega en Suiza, una vía que varios construyeron en los años 70 en España. Los padres del entrenador hispano suizo lo hicieron desde Brea, una reducida aldea vecina de Carballo. Gerardo Seoane retorna cuando su trabajo se lo permite a Galicia, de vacaciones. Algunos recordarán que Gerardo jugó en el Deportivo entre 1998 y 2000. Él fue contratado por Augusto César Lendoiro, como un mediocentro gozaba de muy buen toque de balón. Algunos lo apodaban como el Guardiola de Carballo y con ese alias se quedó. Sucedió que se presentaron una gran cantidad de fanáticos  en Riazor, para ver la exposición de un futbolista de futuro. Tenía 19 años, pero su fichaje no cuajó. Había que superar grandes futbolistas como a Mauro Silva, Donato o Flavio Conceiçao. Y únicamente jugó en la sucursal. El nivel era muy alto inclusive en los entrenamientos ya había una calidad enorme. Y él era muy joven. Para él fue un reto, él ha expresado que quizás le faltó algo de personalidad, cierta seguridad en el mismo por la juventud. En el Deporte me faltó creérmelo. Así se expresó Seoane, años después en La Voz de Galicia.

Después de retirarse como futbolista activo pasó a los banquillos, donde las actividades le están saliendo mucho mejor. Con el Young Boys, ha conquistado las dos últimas liga suizas (y en ésta va líder aventajado). También, disfrutó de la vivencia de la fase de grupos de la Champions en la edición 2018-2019 (participó contra Valencia, Manchester United y Juventus). Esta temporada está despedazando moldes y se ha establecido en octavos de final por primera vez en la historia. A sus 42 años, el hispano-suizo está esperanzado con lo que puedan hacer sus pupilos en la Europa League. Tiene un contrato hasta 2023, y si su club continúa de matagigantes de la competición (que tiemble el Ajax), los entendidos en materia deportiva sostienen que tal vez regrese pronto a España y no de vacaciones las  ofertas le van a llover.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here