Junto al cadáver de Blanca Fernández Ochoa, se halló pastillas de litio y una botella de vino

Blanca

Se hallaron unas pastillas de litio y una botella de vino, junto al cadáver de Blanca Fernández Ochoa. Justamente, un día después de que se encontrara el cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa. Se ha desarrollado la teoría de que fue una muerte voluntaria. Ya que el cadáver no presentaba signos externos de violencia.

Motivo por el cual la hipótesis de que había sufrido una caída o un accidente perdería fuerza. Fuentes de la investigación confirman además, que junto al cuerpo de la ex esquiadora había frascos de medicamentos y una botella de vino. Si bien se desconoce si era suya. Los investigadores la están analizando en busca de huellas para determinar si era suya.

Este hallazgo lo hicieron en el interior de la mochilla que portaba llevaba pastillas de litio. Una sustancia que se utiliza para el trastorno bipolar que ella padecía. No obstante, hasta que no se le realicen las pruebas toxicológicas no se sabrá si las ingirió o no. Según el psiquiatra y médico forense, José Cabrera, el litio puede ser mortal, por lo que debe tomarse en las dosis adecuadas y necesita prescripción.

Este hallazgo, nos indicaría que el suceso  se podría tratar de una muerte voluntaria. Y no de un accidente como se especulaba.

La autopsia

Blanca

El informe preliminar de la autopsia, que se espera conocer a lo largo del día de hoy. Sera el que arrojará alguna luz sobre qué fue lo que le ocurrió a Blanca. Si ingirió este medicamento de forma voluntaria o lo llevaba consigo por el tratamiento que seguía debido a su enfermedad. No obstante, las pruebas toxicológicas, en caso de ser necesarias, suelen tardar un mes, aproximadamente. Además, la necropsia también aclarará si el óbito se debió a causas naturales o tuvo un origen accidental. De confirmarse que la muerte tuvo un componente de voluntariedad. Quedaría olvidada la principal hipótesis respecto al fallecimiento de la ex esquiadora.

Pinar Solana de la Molinera

El cadáver de la deportista, estaba en un paraje denominado Pinar Solana de la Molinera, debajo de Collado del Rey. Y el martes, durante el impresionante dispositivo de búsqueda los drones de la Policía habrían sobrevolado la zona sin poder detectarla. El cuerpo de la medallista olímpica estaba en un avanzado estado de descomposición. Por ello, los investigadores piensan que el fallecimiento se produjo poco después de su desaparición, situada entre los días 24 y 25 de agosto.

Se encontraba fuera del sendero, en una zona no muy escarpada perteneciente al Pico de la Peñota. A unas dos horas caminando del aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla, donde aparcó su coche. Un corredor lo vio el día 25 de agosto a las seis de la mañana. El domingo, tras la alerta policial, lo comunicó de inmediato a los agentes. Su hermano Luis lo encontró en ese lugar. Nunca se llegó a mover de ahí. La búsqueda de la deportista acabó cuatro días con un desenlace bastante triste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here