Mireia Belmonte y Saúl Craviotto, dos abanderados para Tokio y todas las polémicas que se han quedado atrás

En diferentes oportunidades le ha estado rodeando el embrollo al nombramiento del abanderado olímpico español. Normas adaptables y candidatos que son irrechazables por arriba de estas. La novedad para Tokio, es que finalmente los Juegos serán en el verano de 2021. Van a ser Saúl Craviotto y Mireia Belmonte, conforme ha acordado por «unanimidad» este miércoles la Junta de Federaciones Olímpicas del Comité Olímpico Español. Esta es una pareja ‘ideal’ en el desfile, por consenso y por méritos deportivos.

Van a ser la nadadora y el piragüista los que encabezarán a la delegación nacional en la inauguración olímpica, el siguiente 23 de julio. «Tener dos abanderados como vosotros, que sois ejemplo para el deporte español, marcará un antes y un después. Tenemos que estar orgullosos», fue festejado por Alejandro Blanco. Teniendo como argumento ocho medallas, cuatro cada uno. Lejos de las polémicas y, al mismo tiempo obedeciendo la recomendación que en marzo del 2020 fue lanzada por Thomas Bach, unos días previos de que la pandemina dinamitara todo. En ese momento, el presidente del CIO había anunciado que todos los países iban a tener la novedosa opción de poder contar con dos abanderados, un hombre y una mujer. Además, ha pedido que fuesen descartados por esta opción.

Se tenían otros candidatos, que alzaron su voz. Una ejemplo de estos, es Lidya Valentín, al cuello ya tres preseas, una de cada color. «Sería un sueño, sería lo máximo, realmente me encantaría», había pronunciado hace tiempo la de Ponferrada. De igual forma, se especuló con Jesús García Bragado, son un camino de sus octavos Juegos, cuando ya ha cumplido los 50 años. Sin embargo, Belmonte y Craviotto han cumplido todos los requisitos, de igual forma el normativo.

Pero no siempre ha sido así. Fue hasta el año 2000, la elección del abanderado que no dependía solamente del mérito deportivo. La infanta Cristina, es un ejemplo de esto – ya que es la única fémina que ha portado la bandera en compañía de Isabel Fernández, en 2004- ha sido en el año 1988 y su hermano, el actual Rey Felipe VI, en el 1992. Desde el 2004, el criterio se ha cambiado. Después de esto, el emblema de España iba a ser dueño del currículo olímpico. Por ello en Atenas no lo ha sido Arantxa Sánchez Vicario, a pesar de que la disputa que ha ganado el entonces presidente de la Federación de Judo, el día de hoy del COE, Alejandro Blanco.

En el año 2008 ha sido David Cal, pese a que de igual forma se han tenido inconvenientes. Ha renunciado Joan Llaneras, debido a que esto, va a ser abanderano, lo que le supuso que se adelantara su viaje a Pekín y perdiera parte de su entrenamiento. El próximo, Gervasio Deferr, tampoco ha aceptado, puesto que al día posterior de la ceremonia le ha tocado competir. Para concluir ha sido el piragüista gallego.

Nadal, Gasol…

A pesar de que la norma continua allí, todo se ha adaptado en el 2012. Rafael Nadal lo ha merecido. «No sólo hemos valorado los resultados deportivos, sino también el momento actual y lo que significa cada deportista, su repercusión en el contexto español e internacional», se ha justificado en ese momento Blanco, en una plena carrera por Madrid 2020. Por lo que les hubiese correspondido a los regatistas Iker Martínez y Xabi Fernández (un oro y una plata como pareja), sin embargo ni la renuncia por lesión del tenista ha sido suficiente para estos. Los mismos méritos ha acumulado el que la llevaría en Londres más alto que nadie, Pau Gasol.

Hace cinco años, en Maracaná, en este momento sí, fue Nadal el que portó la bandera con emoción. Hubo una deuda con este y pocos han dudado de su idoneidad. En las quinielas ya se encontraban los de hoy, como también Gemma Mengual o Ruth Beitia.

Mireia va a ser la tercera mujer española que logre llevar la bandera. Sin que esta nueva recomendación del COI, hubiese sido Craviotto en solitario, debido que en su cuello han colgado ya dos oros. La nadadora se pronunció en repetidas ocasiones. «Es lo más grande para un deportista, y sólo han sido dos mujeres. Creo que es la hora de que haya una tercera. Sé que puedo ser yo, creo que tengo un palmarés bastante completo. Y si no soy yo, que lo sea una mujer. Sería un bonito homenaje a todo lo que hemos logrado estos últimos años». Faltando dos meses y medio de Tokio, Belmonte (un oro, dos platas y un bronce) ha visto cumplidos sus deseos. En este miércoles, ha reiterado la felicidad: «Ya era hora de que una mujer volviera a llevar la bandera. Las mujeres estamos en un momento muy bueno. Hay que seguir luchando».

TODOS LOS ABANDERADOS ESPAÑOLES

Río 2016 – Rafael Nadal
Londres 2012 – Pau Gasol
Pekín 2008 – David Cal
Atenas 2004 – Isabel Fernández
Sidney 2000 – Manel Estiarte
Atlata 1996 – Luis Doreste
Barcelona 1992 – Felipe de Borbón
Seúl 1988 – Cristina de Borbón
Los Ángeles 1984 – Alejandro Abascal
Moscú 1980 – Herminio Menéndez
Montreal 1976 – Enrique Rodríguez
Múnich 1972 – Francisco Fernández Ochoa
México 1970 – Gonzalo Fernández de Córdoba
Tokio 1964 – Eduardo Dualde
Roma 1960 – Jaime Belenguer
Helsinki 1952 – Luis Omedes
Londres 1948 – Fabián Vicente
Ámsterdam 1928 – Diego Ordóñez

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here