Sainz se ha estrenado en el podio con Ferrari: segundo en Mónaco por detrás de Verstappen

El sello distintivo de Carlos Sainz, ha llegado al primer podio con Ferrari, en el escenario más lujoso. Sin haberle dado mucha atención a la gran presión al que le ha sometido el abandono del poleman Charles Leclerc, el español completó una carrera sin tener fallos, una de estas que han parecido sencillas para el ojo inexperto. Ha resultado decisivo en Mónaco, el aplomo para la evaluación de los riesgos, en la cual Max Verstappen ha  su segundo triunfo del Mundial, en lo que se refiere a Lewis Hamilton, séptimo, tuvo que resignarse al consuelo de la vuelta rápida.

Ferrari ha ficha a Sainz específicamente para domingos como este, que han parecido un tanto torcidos sin remedio. Ya que el palier izquierdo del SF21 dejó fuera del combate a Leclerc 40 minutos previamente de haberse tomado la salida y el honor de la Scuderia tienendo que sostenerse con auténticos profesionales. Sin tener errores en la estrategia, con sobriedad al volante, la segunda plaza de Carlos, por el frente de Lando Norris, ha sido la recompensa al impecable trabajo de todo el fin de semana.

No ha tenido que ser lamentado ni un solo incidente en la salida, en el cual Verstappen ha cerrado a los espacios a Valtteri Bottas, para abortar cualquier ocurrencia que tuviese el finlandés. Este tenía que ser el momento clave de Mercedes, que ha podido enviar con el cuchillo a su escudero para que se comprometiera al máximo al gran rival de Hamilton, séptimo en la parrilla. Sin embargo, nadie ha optado por otro recurso que el de la prudencia.

EL ERROR DE MERCEDES

El único que tiene la capacidad de que se ganen dos posiciones en esa primera vuelta ha sido Fernando Alonso, que se ha quitado de enmedio a George Russell y Yuki Tsunoda. Los neumáticos medios del Alpine, han rendido mejor en el principio que los duros del japonés y metros más adelante, el asturiano pudo desembarazarse del Williams. Desde ese instante, la única nota de mención han sido las advertencias de los comisarios a Nikita Mazepin y Norris por haberse saltado de manera reiterada la chicane.

Se han limitado los ricos y los pobres, los valientes y los precavidos, al cuido de las gomas y mimar los frenos, lejos de los guardarraíles y con tiento sobre los pianos. Todos han aguardado el instante idóneo para el único cambio de neumáticos y para que vuelva a pista sin excesivo tráfico. Y en la vuelta 28 Mercedes, ha obligado por las urgencias, ha llamado a Hamilton.

La eficiencia que tienen los mecánicos -2,7 segundos- ha sido inversamente proporcional al acierto que han tenido los estrategas, que han devuelto al heptacampeón justamente por detrás de Pierre Gasly. «Vamos, hombre. ¿Cómo puedo estar por detrás de él?», ha lamentado a traves de la radio el líder del Mundial. «¿Qué ha sucedido, chicos? He perdido dos posiciones», ha insistido Hamilton, de igual forma a la estela de Sebastian Vettel.

Todavía han estado resonando esas quejas en tanto el sopapo para Toto Wolff ha resultado todavía más duro que un simple overcut. Ha sido la llegada de Bottas al box en la vuelta 29. Esto aparentaba ser un asunto trivial, sin embargo no ha habido manera humana para que se aflojara su rueda delantera derecha. Uno de los abandonos que son más absurdos de los últimos tiempos.

Todavía la competencia, frotándose los ojos, no ha tardado en reaccionar. Nadie ha pretendido alguna locura con los neumáticos y todos han elegido los duros para que se alcance la meta. Ha sido cumplido por Ferrari con creces con Sainz en la vuelta 31, una previamente a que Red Bull con Verstappen. La realidad es que todo lo relevante se cocido ya previamente y el único afán desde ese momento tenía que ser hallar la meta.

REMONTADA DE PÉREZ

En el garaje de Red Bull daba saltos por el éxito de su estrategia, conscientes de que Mad Max ha enfilado no solamente a la victoria, ya que hacia el liderato del Mundial. También, Sergio Pérez escaló cinco posiciones, hasta la cuarta plaza, por detrás de Norris. El británico de McLaren le colocaba la guinda a un podio que se encontraba cargado de futuro.

A pesar de las previsiones de los ingenieros, que han manejado más un 80% de opciones de un safety car, sólo se ha tenido que destacar el trance de Lance Stroll en su reincorporación del pit-lane. Vettel sí ha podido darse el lujo de un quinto puesto con el Aston Martin, en tanto Alonso ha alcanzado el banderazo de Serena Williams, quien ha sido invitada para la ocasión, en la decimotercera plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here