Serena Williams su despedida a las canchas parece cercana

Después de ser derrotada en la semifinal del Abierto de Australia contra Naomi Osaka (6-3, 6-4), Serena Williams ha hecho una pausa en el recorrido al vestuario para despedirse del público, que regresaba  al Rod Laver Arena, después de cinco días de confinamiento. La caída representa que a pesar del  elevado rendimiento de estas dos semanas, que ha sido el más alto de sus últimas actuaciones, le era suficiente para que ganara en Osaka, que es la actual estrella del tenis femenino. Serena Williams en los últimos cuatro años, continua sin  ganar un grande y lo más perjudicial de esto es que, a un paso de los 40 años, se le esta acabando el tiempo para que empate el récord de Margaret Court.

El mejor testimonio de su reinado, ha sido su historial del que destacan 23 títulos y 39 semifinales de un Grand Slam en cuatro décadas diferentes. Lo que demuestra hasta dónde ha llegado y por cuánto se ha extendido. Sin embargo, en los últimos cuatro años  no acaricia un gran triunfo. Desde el Open de Australia, en 2017 y contra su hermana Venus, que después declararía que jugó la final embarazada de dos meses.

En consecuencia, a partir de esa fecha es donde comienza la serie de derrotas. Williams, ha ganado 23 de sus primeras 29 finales de Grand Slam y a partir de su regreso ha perdido las cuatro que ha jugado. Dos en Wimbledon y dos en Roland Garros. Dos contra antiguas número uno (Angelique Kerber, Simona Halep) y dos contra tenistas muy jóvenes, que no  habían nacido cuando ella ya era una estrella del tenis, Bianca Andreescu y la propia Osaka. Dos en 2018. Dos en 2019.

Williams Nerviosa

Cuando se presenta  a la rueda de prensa después de la caída contra Osaka. Le preguntan si se encuentra Nerviosa y ha respondido que  no, no diría que estuviera nerviosa. ¿Y cuál ha sido la diferencia entonces? Los errores. Ya que han sido demasiados errores, más de  10 con la derecha en el primer set y no logró un golpeo que tanto le ha dado. ¿Cuál ha sido la clave? Demasiados errores, errores fáciles. Errores muy, muy fáciles.

Y  a  las siguientes Preguntas responde que el público australiano es increíble. Ha sido bonito, y expresó con palabras entre cortadas que si se despedirá. Y con una  risa nerviosa si me despidiera, no se lo diría a nadie, dijo Williams, bajando la mirada y pasando la mano por la mesa, entre lágrimas responde no lo sé  si es un mal día.

Esta también presenta problemas de circulación, que los padece desde que en el año 2017, dio a luz en un alumbramiento muy dificultoso. Según declaro tiempo más tarde, padeció una embolia pulmonar que puso en riesgo su  vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here