Inicio Economía Bruselas esta viendo inevitable la reforma de las reglas fiscales tras la pandemia

Bruselas esta viendo inevitable la reforma de las reglas fiscales tras la pandemia

0
Bruselas esta viendo inevitable la reforma de las reglas fiscales tras la pandemia

Para la preparación de la Europa poscovid, Bruselas ya se encuentra preparando una nueva propuesta para la reformación de las reglas fiscales, después del golpe que la pandemia ha golpeado a las arcas públicas de los Veintisiete. La Comisión Europea tiene el deseo de hace el relanzamiento entre los socios que forman parte del club comunitario el debate, que se antoja cuanto menos apasionado, previamente al verano. Y tiene la pretensión de que se haga, también, de forma paralela a la revisión a fondo que el BCE se encuentra realizando de su estrategia para que se pueda lograr la estabilidad de precios. La presidencia de la UE y la Eurocámara de igual forma, están trabajando para que se pueda impulsar el proceso para la modificación de las normas fiscales.

Bruselas, ya ha asumido que la pandemia va a volver a estacionar el despegue de la economía, después del peor hundimiento desde que ocurrió la fundación del proyecto europeo. En un corto plazo, las restricciones fuerte que han sido impuestas en una nueva oleada de contagios y los retrasos que se ha tenido en las entregas de las vacunas, han comprometido la recuperación hasta el punto en el que Roma o París se están preguntando si los 750.000 millones del plan de recuperación, van a ser suficientes para que sea relanzada la economía. Y aun existe la incertidumbre al respecto, de si el sur de Europa, va a poder disfrutar de una cierta normalidad en la temporada del verano, los Gobiernos van a proseguir extendiendo redes de seguridad, para de esta forma lograr evitar una mortalidad masiva de empresas o una pérdida acelerada de los puestos de trabajo.

El mensaje en Bruselas está siendo claro, aún está siendo muy pronto para que se plantee el retirar ese apoyo a la economía. Y debido a que nadie podría lograr garantizar, que tan largo es este túnel, se está imponiendo las tesis de las personas que tienen la creencia que las reglas fiscales van a tener que quedar de igual forma suspendidas en el año 2022. Por medio de una comparecencia esta semana, ante el Parlamento Europeo, el ministro portugués de Finanzas y presidente de turno del Ecofin, João Leão, apunto que es muy importante que no se retiren los estímulos muy pronto, pero si poder garantizar que la cláusula de escape, que esta suspendiendo de facto las reglas, se este manteniendo hasta que la economía no regrese a niveles previos a esta crisis.

Este debate, en cualquier caso que se presente, va a iniciar en la época primaveral y va a tener una prolongación a lo supremo hasta el verano. Todas las miradas se han puesto en cuál va a ser la posición que va a tener La Haya, que se encuentra encabezando el grupo de los halcones, pero que está sumergida en las elecciones del próximo 17 de marzo. Sin embargo, las instituciones comunitarias están garantizando que no va a pasar de la barra libre a la ley seca. Y el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, ha dicho al respecto de esta primera negociación, que le permítan subrayar que esto no se trata de una retirada inminente del estímulo fiscal.

El vicepresidente de los liberales de Renew, Luis Garicano, ha sostenido que si en el 2022, está cláusula general de escape se sigue manteniendo activada, sí esta visualizando una ventana de oportunidad para la reforma de las reglas fiscales. Por su parte, el Parlamento Europeo, se encuentra trabajando en un informe de iniciativa al respecto de la gobernanza económica y reglas fiscales, del que su primer borrador se espera tener a punto el próximo mes de marzo. Este documento va a ser el primer hito para el debate de la reforma. El coordinador de los socialdemócratas europeos para la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara, Jonás Fernández, tiene la creencia que puede ser finalizado en la presidencia francesa del primer semestre de 2022.

Las capitales por ahora, están esperando las propuestas de Bruselas. Y la Comisión cree que las reglas van a tener que adaptarse a unas finanzas que van a estar lejos de los sacrosantos límites que están fijados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento: un déficit público que equivale al 3% del PIB y una deuda del 60%. Las recientes previsiones que ha hecho la Comisión han apuntado que los países de la UE van a cerrar en el 2021, con un déficit del 9% y una deuda del 111%, con Grecia excediendo el 200%, Italia por arriba del 150% y España y Francia cerca del 120%. Y lo más posible es que estas previsiones de otoño tengan un envejecimiento malo y muy rápido.

Un escenario nuevo

La presidencia portuguesa, que de igual forma desea el relanzamiento del debate, considerando de igual forma que la UE se encuentra en un escenario totalmente nuevo e inhóspito: en sólo una década ha pasado por las dos mayores crisis desde que ocurrió la Segunda Guerra Mundial, las deudas públicas también se han disparado y los tipos de interés continúan en un terreno negativo.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha recogido esta semana el guante, en un seminario interno con funcionarios de su departamento y ha defendido que la UE va a necesitar normas comunes. Aun así, ha advertido que esto no se va a significar sencillamente volver atrás, a las reglas fiscales anteriores. Gentolini, también anunció que van a reanudar la revisión de las reglas e intentaran hacerlo en paralelo con la revisión de la política monetaria por parte del BCE, y además ha garantizado, que esta interacción no va invadir la independencia de la institución que preside Christine Lagarde.

Alemania y Francia han enviado señales de que están apoyando la reforma. Las de París, son indudables e inclusive tenían el deseo de ir mucho más allá, para la revisión a profundidad de toda la política de control económico, agregando las ayudas de Estado. El presidente del Bundestag y exministro Wolfgang Schäuble, que encarna las esencias de los halcones, ha afirmado por medio de una entrevista en Financial Times, que ha simpatizado con quienes han pedido una reforma de las reglas previamente a que se vuelvan a reactivar. Y ha sostenido que, después de que pase la pandemia, muchas cosas van a ser totalmente diferentes a cómo eran antes. Y ha reafirmado en la necesidad de continuar con las reformas.

Las instituciones europeas tienen el temor, también, que el ritmo de reducción de la deuda pública de las actuales reglas vaya a poner en peligro el crecimiento. Y Jonás Fernández, ha sostenido que las reglas van a cambiar sí o sí, y será imposible que se apliquen, y ha dado como ejemplo, sobre la deuda pública. Pretendiendo que países tales como Italia o Francia, la estén reduciendo al 60% a los ritmos de ajuste actuales es un desiderátum.

No obstante, de igual forma allí hay espacio para ver la postura de los halcones, que están aguardando a la propuesta para que se mueva la ficha. El vicepresidente ejecutivo tercero de la Comisión, el conservador letón Valdis Dombrovskis, ha rememorado, que esta reforma de las reglas debe lograr corregir el carácter “cíclico” de las actuales. Y ha sostenido por medio de una entrevista a EL PAÍS, que están discutiendo los estímulos fiscales que han de emplear en la crisis, pero en los buenos tiempos ven que un número de países no han usado la bonanza para que se reduzca su deuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here