Cómo ahorrar con la nueva factura eléctrica sin preocuparse

El nuevo sistema impulsa a colocar la lavadora en fin de semana y permite contratar dos potencias distintas en un mismo domicilio para pagar menos.

El nuevo sistema impulsa a colocar la lavadora en fin de semana y permite contratar dos potencias distintas en un mismo domicilio para pagar menos.

Guste o no la nueva factura eléctrica por tramos horarios, procura ser más ecológicos y eficientes en casa va a salir a cuenta. Además hace falta planchar de madrugada u otros exagerados absurdos, pero sí que compensa examinar el perfil de consumo de cada hogar para ver cómo pagar menos. Con el nuevo sistema, vale la pena colocar las lavadoras en fin de semana y eludir consumir energía eléctrica en los tramos del día más caros, pero igualmente aprender a emplear de manera más eficiente los aparatos que no se pueden variar de hora o chequear la potencia contratada en el domicilio. Aun cuando esto favorece de manera clara al medio ambiente, muchos expertos aconsejan que el nuevo modelo puede perjudicar a aquellos con menos recursos, a los que resulta más dificultoso invertir en eficiencia o no pueden concederse enchufar un coche eléctrico en el garaje de casa.

El precio de la luz oscila un 116% entre la hora más cara y la más barata en el primer día de la nueva factura.

¿Cuáles son los electrodomésticos cuyo uso merece realmente la pena cambiar a otras horas?

Lo que más energía eléctrica consume de las casas hoy en día son los electrodomésticos y el aparato que más gasta es el frigorífico. Conforme al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la nevera supone el 30,6% de la electricidad consumida de media por todo el equipamiento de los hogares españoles y la explicación es que constantemente está encendida. El segundo aparato que más gasta, de media, es la televisión (12,2%) y el tercero, la lavadora (11,8%). La plancha como tal ni aun aparece en los estudios del IDAE, pero está incorporada dentro de la categoría otros, junto a la tostadora, la batidora…, que en conjunto representa un 3,5%. No es que este aparato para dejar la ropa sin arrugas no gasta mucho, todo lo contrario, sino que de media pasa poco tiempo encendida, o no se utiliza tanto como después se dice. Por comparar, el modo en espera de los aparatos (el standby) presupone el 10,7% del consumo de los electrodomésticos en España.

Con la nueva tarifa eléctrica, el precio de la electricidad varia a lo largo del día conforme a unos tramos horarios estipulados: horas punta (las más caras), horas llanas (de un precio intermedio) y horas valle (las más baratas). Y el fin de semana y los festivos son estimados en su totalidad horas valle. A partir de este momento, lo suyo es traspasar consumos de importancia al fin de semana o a los horarios menos caros, aun cuando esto solo resulta factible con algunos aparatos o señalados usos. Está evidente que el frigorífico no se puede desenchufar. También, la televisión, el ordenador, la vitrocerámica de la cocina o las luces de la casa se encienden en el momento en que uno lo necesita, no cuando el kilovatio hora está más barato. Los dos electrodomésticos cuyo uso resulta por lo común más fácil desplazar, y que más compensa, son la lavadora y el lavavajillas. Aun cuando menos aun parece muy lógico inquietarse por el gasto de lavar los platos y olvidarse luego del standby, que ahora mismo consume mucho más, conforme a los datos del IDAE.

¿Cómo se puede reducir la factura con la lavadora y el lavavajillas?

Conforme a las curvas de consumo preparadas por el IDAE, por lo común en las casas españolas el lavavajillas se suele colocar de 14.00 a 16.00 y, sobre todo, de 21.00 a 23.00, después de cenar. En cuanto a la lavadora, lo más frecuente es ponerla a trabajar los días no laborables por la mañana. Entre semana, su uso está más repartido a lo largo del día, con picos a las 10.00, a las 16.00 y a las 19.00. Cada hogar puede determinar en este momento, si desea, en qué momento le resulta más favorable poner en marcha estos electrodomésticos. Muchos aparatos pueden programarse para que funcionen los días laborables en el horario más barato, de 0.00 a 8.00, pero a veces resulta enojoso el ruido por la noche y no se puede dejar la ropa mojada mucho tiempo sin tender. Para los que madrugan más, existe la alternativa de aprovechar las horas valle de antes de las 8.00 de la mañana. Sin embargo, lo más fácil es dejar lavadoras para el fin de semana (junto a la plancha) o programar la utilización de estos electrodomésticos los días laborables teniendo cuidado absolutamente en esquivar los horarios más caros (las horas punta). De hecho, las horas intermedias (llanas) encajan bien con los actuales patrones de uso.

“Y qué pasa ahora que empieza a subir el calor?

La vitrocerámica o aire acondicionado son de los aparatos que no se colocan cuando el kilovatio hora está más barato sino cuando se necesitan. “No hay que volverse locos con grandes cambios”, recalca Manuel García, subdirector de Renovables del Ministerio para la Transición Ecológica, que afirmo que “los precios actuales tan altos de la electricidad no tienen nada que ver con las últimas novedades introducidas”. La tendencia es que con el incremento de las energías renovables la electricidad sea cada vez más barata, sostiene García, que recalca en que se están tomando otras medidas para disminuir el precio de la electricidad. Para combatir el calor sin sufrir por la factura, el representante del ministerio recomienda apoyarse en las horas llanas (de precio intermedio) y tomar otras medidas para reducir el consumo.

¿Cómo se puede ahorrar con la potencia eléctrica?

Para disminuir su factura eléctrica, los particulares pueden trasladar varios usos de aparatos a horas más baratas, ahorrar y utilizar de forma más eficiente en general la energía, señala García. En este punto, otro de los cambios es que, en breve, la factura deberá incluir datos sobre la potencia empleada en cada uno de los tramos horarios. Esto está bien para ahorrar,

¿Cómo se ahorra con un coche eléctrico?

Si hay consumidores que se pueden beneficiar más de las horas valle nocturnas, son los propietarios de vehículos eléctricos, que pueden recargarlos a partir de las 12.00 de la noche para que les salga más barato. También, tienen la alternativa de contratar dos potencias distintas, si quieren concentrar más consumos de noche.

¿Por qué se quiere desplazar el consumo a la noche?

Una de las temas más difíciles de comprender para la gente es por qué se desea beneficiar el consumo nocturno y se penalizan horas clave del día, como el momento de la cena, en el que se requiere la electricidad para cocinar. Como detalla el subdirector de Renovables del Ministerio para la Transición Ecológica, los tramos horarios punta, llanas y valle han sido determinados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en función del mayor o menor uso de las redes eléctricas, para eludir congestiones que presuman costes agregados para el sistema. Sin embargo, existen otros beneficios ambientales y económicos para explicar que se desea disminuir los picos en los que hay más gente consumiendo electricidad a la vez. La factura eléctrica incorpora tres conceptos: el coste de la electricidad, una parte regulada y los impuestos. Los cambios de tarifa por horas forman parte de la parte regulada, pero el precio final depende igualmente de lo que suceda a lo largo del día en el mercado mayorista al que acuden a vender su energía todas las centrales.

¿Y no tiene más sentido trasladar el consumo a los instantes del día donde hay más plantas solares funcionando?

¿Merece la pena autoconsumir en casa con unas placas solares?

Para aquellos que puedan invertir, cada vez resulta más atrayente colocarse en casa unas placas fotovoltaicas para autoconsumir. De esta manera, uno puede disponer de su propia energía en los instantes del día en los que hay más sol, pero igualmente aprovechar la electricidad de la red eléctrica por la noche en las horas más baratas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here