Ahorrar en la factura de la luz es una de las mejores formas de ahorrar dinero, tanto en el hogar como en una propia empresa. Y es que hoy en día la luz es uno de los principales gastos a los que se enfrentan los ciudadanos y no va a dejar de serlo en el medio plazo, por lo que es importante saber cómo ahorrar en esta factura. Esto nos ayudará a reducir costes en nuestros suministros y a poder invertir nuestros ahorros en otras necesidades.

Pero para ello, lo primero de todo es entender cómo funciona la factura de la luz. La factura de la luz se basa en el consumo de energía eléctrica, cuanto más energía eléctrica se consume, más cara será la factura de la luz. Pero, cuidado, hay que tener en cuenta que cuando pagamos la factura de la luz, en realidad estamos pagando varios conceptos que están ligados a nuestro consumo energético. Entre ellos están la potencia contratada, los impuestos e incluso la cuota de alquiler del contador eléctrico.

La factura de luz incluye el precio por kilovatio hora (kWh) de energía eléctrica consumida. Esto se calcula multiplicando el número de kWh consumidos por el precio por kWh establecido por el proveedor de energía. Si utilizas una compañía en el mercado libre, pagarás una tarifa fija o una tarifa variable de dos o tres niveles. Sin embargo, si utilizas una compañía del mercado regulado, estarás sujeto a un sistema de tarifas de tres niveles: punta, normal y valle.

Desde que se liberalizó el mercado eléctrico, los clientes en España pueden elegir entre casi 100 comercializadoras de electricidad. El proceso de liberalización aún no se ha completado, lo que significa que algunas compañías eléctricas forman parte del mercado regulado, mientras que otras forman parte del mercado libre. Estos mercados comparten dos de los elementos que componen el total de su factura eléctrica: los peajes fijados por el Gobierno y los impuestos, entre ellos el impuesto sobre la electricidad y el IVA. Sus tarifas de producción de electricidad son la principal diferencia entre ellos.

Así puedes ahorrar en tu factura de la luz

Una de las formas más sencillas de ahorrar en la factura de la luz es cambiar de compañía eléctrica. Si busca las tarifas más baratas, puedes ahorrarte cientos de euros al mes. Para ello, utiliza un comparador de precios que te ayude a encontrar la mejor oferta del mercado.

Una de las formas más sencillas de ahorrar en la factura de la luz es cambiar las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo o bombillas LED. Aunque una bombilla de bajo consumo cuesta más que una bombilla normal, tras nueve meses de uso habrás recuperado tus pérdidas en consumo energético, por lo que todo lo que te ahorre a partir de ese momento cuenta como beneficio. Sin embargo, una bombilla LED va más allá. Una bombilla LED no sólo es entre un 75% y un 85% más eficiente energéticamente que una bombilla estándar, sino que además dura entre 15 y 25 veces más.

También es importante tener en cuenta la iluminación natural. Pintar las paredes de la casa o de la empresa con colores claros puede ayudar a reflejar la luz natural, lo que significa que se necesitará menos luz artificial.

Además, las luces ambientales a pilas de proveedores como RS también pueden ayudar a ahorrar dinero en la factura de la luz. Este tipo de luces se encienden automáticamente cuando se detecta movimiento en una zona concreta de la casa, por lo que no hay que tener una estancia totalmente iluminada si solo se está en un espacio de ella.

Otra forma de ahorrar en la factura de la luz es desconectar los dispositivos que no se estén utilizando. Muchos dispositivos, como televisores, ordenadores y otros aparatos electrónicos, consumen energía eléctrica incluso cuando no se están usando. En su lugar, considera la posibilidad de enchufar tus aparatos electrónicos con mando a distancia a una regleta inteligente. La regleta inteligente apagará automáticamente todos los dispositivos que no estén en uso. Desconectar estos dispositivos cuando se está de viaje o se pasan muchas horas fuera de casa puede ayudar a reducir el consumo de energía eléctrica y, por lo tanto, a ahorrar dinero en la factura de la luz.

Calentar la casa es uno de los mayores consumidores de electricidad. Sin embargo, puedes reducir tu consumo utilizando el termostato de forma inteligente. Bajando el termostato solo dos grados, puedes ahorrar hasta un cinco por ciento en la factura de la calefacción. Si lo reduces cinco grados, puedes ahorrar hasta un diez por ciento. Invertir en un termostato inteligente que se ajuste automáticamente a la temperatura deseada puede ahorrarte tiempo y dinero.

Un consejo adicional es asegurarte de que has colocado el termostato en el lugar adecuado. Si está colocado bajo la luz directa del sol o cerca de una corriente de aire, puede empezar a alterar la temperatura innecesariamente y mermar tu presupuesto de electricidad. En su lugar, asegúrate de que el termostato está colocado en una pared interior cerca del centro de la casa, lejos de la luz solar directa, ventanas, puertas, pasillos y la cocina.

Igualmente, cuanto más fríos estén el frigorífico y el congelador, más energía consumirán. En lugar de eso, ajusta la temperatura del frigorífico entre 1,5 °C (35 °F) y 3 °C (37 °F) y la del congelador en torno a -18 °C (-0,4 °F). Así mantendrás frescos los alimentos y reducirás el consumo total de electricidad.

Si tus ventanas silban o notas una corriente de aire en los marcos de las puertas, quizá sea hora de plantearte sellarlas mejor. Las fugas de aire pueden suponer un importante gasto en la factura de la luz, ya que los calefactores tienen que trabajar más para mantener las habitaciones calientes y compensar el aire caliente que se pierde por los huecos de puertas y ventanas. Pero solucionarlo es fácil y barato.

El método más sencillo es invertir en burletes sensibles a la presión, disponibles en goma y plástico. Llevan un adhesivo en la parte posterior para que se peguen fácilmente a los marcos de las ventanas y puertas y, cuando se comprimen, la goma o el plástico actúan como junta, impidiendo que entre o salga el aire.

En conclusión, ahorrar en la factura de la luz es una de las mejores formas de ahorrar dinero en el hogar y en la empresa. Si sigues estos consejos, podrás reducir tu consumo y, en consecuencia, tu factura eléctrica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí