Economía Dos incidentes simultáneos en motores de aviones Boeing han puesto de nuevo...

Dos incidentes simultáneos en motores de aviones Boeing han puesto de nuevo en jaque al gigante aeronáutico

El gigante de la aeronáutica, ha encadenado incidentes que están haciendo que sea cuestionada la seguridad de sus aparatos y han empañado todavía más su reputación corporativa, después de dos siniestros mortales que fueron registrados en los últimos años. Los últimos han sido, este sábado, la caída de piezas del fuselaje de un vuelo comercial en Denver (EE UU) y la pérdida de palas de turbina de un avión de carga en Maastricht (Países Bajos), después de grandes fallos en sus motores. A pesar de que ninguno de los sucesos ha provocado daños personales reseñables, el fabricante anunció que la inmovilización de los 128 aparatos del modelo 777 con motor Pratt & Whitney (PW), que es el que fue averiado en Denver, en tanto las autoridades neerlandesas, están investigando lo sucedido con el cargo 747-400 (Jumbo), que después del incendio de uno de sus motores, de igual forma PW, ha diseminado pequeñas piezas de metal sobre las localidades de Meerssen y Maastricht. Dos personas resultaron heridas leves.

Todavía son desconocidas las causas de los incidentes, y son el enésimo revés para una compañía que, así como el resto del sector, se ha resentido del desplome de las operaciones, que ha sido provocado por culpa de la pandemia, y de la grave crisis de reputación que ha seguido a dos fatídicos accidentes en 2018 y 2019 en Indonesia y Etiopía, respectivamente. Hasta los incidentes que han ocurrido este sábado, a una y otra orilla del Atlántico, Boeing apenas estaba logrando disfrutar de unos meses con un poco de normalidad, después de haber recibido a finales del mes de noviembre autorización para que fuesen reanudados los vuelos de su modelo 737 MAX, que ha estado en tierra por aproximadamente dos años como consecuencia de dichos siniestros, que han tenido como resultado 346 víctimas mortales.

Han tenido una caída de un 4% las acciones de Boeing, en la apertura de la sesión que ha tenido este lunes Wall Street, más tarde tuvo una estabilización y llegó a cotizar en tablas. Raytheon Technologies Corporation, propietaria de los motores Pratt & Whitney, de igual forma, tuvo una caída cercana a un 2% en los primeros compases de la jornada bursátil.

Han sido inmovilizados en tierra, los 128 aviones del Boeing 777, que están equipados con el modelo de motor que estuvo implicado en el incidente del avión que despegó de Colorado, el P&W 4000-112, esto fue confirmado este lunes por un portavoz de la compañía, después de la recomendación de que fuesen suspendidos los vuelos realizada la víspera. La aerolínea estadounidense United Airlines, la cual es la protagonista del incidente; las dos mayores compañías japonesas, ANA y JAL, y la surcoreana Asiana Airlines, entre el día domingo y el lunes, realizaron el anuncio de la inmovilización de ese tipo de aviones en sus flotas; siendo estas prácticamente todas las aerolíneas que operan dicho modelo. Conforme a la agencia federal de aviación estadounidense (FAA, por sus siglas en inglés), solamente compañías aéreas en Estados Unidos, Japón y Corea del Sur utilizan los 777 P&W 4000.

Ha indicado este lunes, el Ministerio de Transportes de Japón, que ya este había dado la orden de inspecciones mucho más estrictas, desde que un 777 de JAL que cubría la ruta de Tokio a Naha, en la isla de Okinawa, sufrió ciertos problemas con un motor que era de esta misma familia en el mes de diciembre. El tipo PW4000 es utilizado solamente en los B777, a pesar de que la mayoría de aparatos de esta serie, se encuentran equipados con motores GE Aviation.

Así mismo fue anunciado por el Reino Unido, la prohibición de forma temporal de entrada en su espacio aéreo del modelo accidentado en Denver, en tanto la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés), solicito mayor información al respecto de estos motores, si bien descartó que los dos incidentes se encuentren relacionados. Por su parte, PW, la cual pertenece a la empresa Raytheon, que es uno de los contratistas de defensa más importantes de EE UU, comunicó que coordina con los reguladores aéreos una revisión de los protocolos de inspección. Conforme a la primera estimación de la FAA, la avería del avión de Denver, parece que se debe a que tenía sus aspas huecas del ventilador, las cuales son exclusivas de este modelo de motor y utilizado solamente en los Boeing 777, conforme fue dicho por Steve Dickson, quien es el administrador de la FAA, en un comunicado.

También Dickson ha explicado que, después de haber consultado con su equipo de expertos, les ordenó que estos emitieran “una directiva de aeronavegabilidad de emergencia que requerirá inspecciones inmediatas o intensificadas de los aviones Boeing 777 equipados con ciertos motores Pratt & Whitney PW4000”.

Los dos aparatos que se encuentran averiados, se han visto en la obligación de hacer aterrizajes de emergencia tiempo más tarde de haber despegado. El que ha salido de Maastricht con destino Nueva York, teniendo un cargamento de productos farmacéuticos, lo ha hecho en Lieja (Bélgica). El de Denver, que tenía 241 personas a bordo, retornó al mismo aeropuerto, no sin haber dejado sembrada de peligrosa chatarra la localidad suburbana de Broomfield, en la que una pieza del fuselaje ha caído a las puertas de una casa.

De los 128 aviones inmovilizados, 69 se encuentran en servicio y 59 en almacenamiento. En los casi dos años, que tienen inmovilizados este aparato que fue siniestrado en Indonesia y Etiopía, el 737 MAX, la compañía ha perdido unos 20.000 millones de dólares, que es mucho más de 16.800 millones de euros, incluidas las indemnizaciones por las víctima, por más de un millar de encargos y una reducción de plantilla de casi el 19% solamente en 2020.

La crisis ha salpicado a la FAA, que fue acusada en el pasado de haberle dado un trato preferente a Boeing, y sus procedimientos han sido reformados en el mes de noviembre por una comisión del Senado estadounidense. Las dudas al respecto el escrutinio en la certificación de los aparatos hicieron mella en el tradicional liderazgo del regulador, cuyos dictámenes han sido asumidos sin rechistar por décadas en los demás países, al mismo tiempo que revalorizaba el papel de los reguladores globales.

 

 

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil