El BCE no le tiene temor al bitcoin, y su gran preocupación están siendo las stablecoins que se encuentran a punto de llegar

En los países desarrollados los bancos centrales son los que tienen el control y el monopolio de la emisión de dinero (el activo predominante en todos los medios de pago), lo que al mismo tiempo les ha permitido que se imponga la política monetaria que han considerado como adecuada, estableciendo el precio (tipo de interés) de ese dinero. ¿Qué no podría pasar si otro activo comienza a recortar terreno al dinero (oficial) como un medio de pago? El ‘poder’ que tienen los bancos centrales, puede llegar a verse en amenaza, en tanto que el sistema financiero se podría enfrentar a relevantes cambios y riesgos.

Anteriormente, esto era algo que podía ser impensable, en este momento es cada vez una amenaza que tiene más realismo. El descenso radical que han tenido los pagos en efectivo en la pandemia del covid, el triunfo que han tenido otras maneras de pago y la posibilidad de irrupción de activos nuevos, que pueden llegar a que se compita con el dinero que se encuentran llevando a los bancos centrales para que busquen vías para que se mantenga la estabilidad financiera (el control de la misma) en un entorno que es nuevo.

A pesar de que es lo primero que se ha viene a la mente, no es el bitcoin ni otras criptodivisas las que podrían llegar a amenazar en un corto plazo el control monetario de bancos centrales consolidados como el BCE. Todavía dichos activos digitales, se encuentran muy lejos de que ha adquirido las propiedades del dinero (unidad de cuenta, medio de pago y depósito de valor),  pese a que es cierto que han tenido progresos grandes, sobre todo el bitcoin. La amenaza real que son las stablecoins, que pueden llegar en el futuro, tal como es el caso de el Diem, la stablecoin que ha tenido un impulso por Facebook, que previamente era conocida como Libra.

David Tercero-Lucas, investigador de Economía Aplicada de la Universitat Autónoma de Barcelona, ha sostenido que por lo que a la gran base de clientes de Facebook en la UE, Diem, puede llegar a ser un medio de pago que tiene una rápida y amplia adopción. Si es permitido por las autoridades de UE, que Facebook llegue a emitir Diem, los riesgos que tienen asociación, tanto para los usuarios como para la economía de la Eurozona, cambiarían, esto lo ha dicho en un trabajo que ha analizado el impacto de Diem en la zona euro.

El BCE ha pedido capacidad de veto

Por lo que, el pasado 19 de febrero, ha sido reclamado por el BCE, fe forma formal a los legisladores europeos la capacidad de veto sobre dichos activos digitales. Fue pedido por el banco central a los políticos europeos que le provean de las competencias que se necesitan para «denegar la autorización a un emisor de tokens, entre otras cosas, cuando el modelo de negocio del emisor pueda representar una amenaza grave para la estabilidad financiera, la transmisión de la política monetaria o la soberanía monetaria». Se ha hecho referencia en todo el texto a las satablecoins, y sus riesgos posibles para las funciones que ha desempeñado el banco central y la estabilidad financiera.

Pese a que de hace unos días ha sido la petición del BCE, los discursos de los banqueros centrales que son al respecto del futuro del dinero tienen tiempo llegando a mencionar a las stablecoins, como que es una de las mayores amenazas para la política monetaria. Dichas monedas digitales, se han caracterizado por que se encuentran respaldadas por divisas fuertes, así como el dólar en el caso de el Diem. Su competencia podría llegar suponer una amenaza para el funcionamiento del sistema financiero y de la política monetaria.

¿Qué son las stablecoins y por qué podrían llegar a ser una amenaza para la política monetaria?

Ha sido explicado por David Tercero-Lucas, en su trabajo que  en este momento el marco regulador de la UE,  ha resumido los medios de pago en tres categorías que son principales:

-La primera categoría son los fondos (o dinero de toda la vida): efectivo, depósitos bancarios y dinero electrónico. Dichos medios de pago han sido emitidos o garantizados por una autoridad pública (bancos centrales y gobiernos) y, por lo que, han tenido un valor fiduciario soberano, lo que quiere decir, que se encuentran denominados en unidades de cuenta soberanas (euros, dólares, libras…).

-La segunda categoría son las monedas virtuales (criptodivisas), que no se encuentran emitidas ni garantizadas por las autoridades públicas y, por lo que, tienen su propio valor fiduciario, lo que quiere decir, que se encuentran denominadas en su unidad de cuenta propio-privada (bitcoin, ether, cardano…) y no tienen respaldo, ni indexadas a una moneda legalmente establecida.

-En tercer lugar aparecen las stablecoins. Finalmente, el último medio de pago son las stablecoins, que no se encuentran emitidas ni garantizadas por las autoridades públicas y, por lo que, han tenido su propio valor fiduciario, lo que significa, que de encuentran denominadas en su propia unidad de cuenta (Diem, TUSD, etc.), pero tienen vinculación a una moneda que es legalmente establecida, que suele ser el dólar.

El proyecto de Facebook

Hasta este momento, la stablecoin que puende en la que posiblemente ha pensado el BCE es Diem, el proyecto en el que Facebook ha seguido trabajando en conjunto a otras grandes compañías. Esta stablecoin va a estar 100% respaldada por dólares, lo cual le va a otorgar desde el primer instante buena parte de las propiedades que va a tener el dinero. También, la amplia base de datos y de clientes de las empresas que se encuentran detrás de Diem, podrían llegar a convertirlo en un medio de pago muy usado de una manera rápida.

Conforme han explicado los propios creadores en la web del proyecto, el respaldo total ha significado que se van a mantener en efectivo o equivalentes de efectivo o bonos del Tesoro en un corto plazo, que es una cantidad por lo menos similar al valor nominal de cada Moneda Diem en circulación. «Esto es diferente a lo que hacen los bancos, que solo mantienen una reserva fraccionaria en efectivo y otros activos líquidos (por ejemplo el 10%) para respaldar sus pasivos, y el resto de sus activos consisten en préstamos y otros activos ilíquidos».

Es sentenciado por el documento «el respaldo total con dólares es importante para evitar pánicos y estabilizar el sistema de pagos. Combinado con un compromiso con la transparencia y las auditorias, creemos que el respaldo total de cada Diem ayudará a garantizar que las personas y las empresas tengan confianza en que sus ‘monedas’ se pueden convertir a la moneda local». Los dos párrafos han dejando entrever que la banca ha estado poniendo mucho en juego, de igual forma, si Diem culmina convirtiéndose en un activo que es popular.

Tercero-Lucas, ha aclarado en declaraciones que «las criptomonedas privadas (como puede ser bitcoin) no se utilizan como medio de pago. Su adopción, en cambio, es cada vez mayor, aunque el motivo principal es la especulación. Sin embargo, la adopción significativa de una moneda no emitida por el banco central (como el Diem de Facebook u otra stablecoin), algo que podríamos definir como ‘dolarización digital’, podría limitar la capacidad de respuesta de la autoridad en asuntos de política monetaria y estabilidad financiera».

El experto también ha asegurado que en la Eurozona (una stablecoin como la de Facebook) no solamente puede llegar a provocar que la política monetaria pueda ser menos efectiva, ya que así mismo se podría dar lugar a que se presenten otros riesgos así como el de desintermediación financiera o el riesgo de quiebras bancarias.

«Desde una perspectiva macroeconómica, una migración de los depósitos bancarios hacia el Diem desencadenaría dos riesgos principales para la infraestructura monetaria-financiera actual de la zona euro: un riesgo de desintermediación bancaria estructural y un riesgo de pánicos bancarios sistémicos», asegura Tercero-Lucas. Contar con un activo seguro y líquido al que acudir en momentos de crisis, aunque parezca contradictorio, puede acabar agravando el propio pánico y la crisis financiera posterior. Este es uno de los riesgos que también se encuentra detrás de las divisas digitales que estudian emitir los bancos centrales.

«Si las autoridades de UE otorgan a Facebook una licencia para emitir el Diem, podría materializarse el riesgo de sustitución de moneda y la soberanía monetaria de la zona euro podría verse comprometida», asegura Tercero-Lucas. Debido a la composición de Diem (el dólar), cuando adquieres un Diem se está ha haciendo la compra de manera velada dólares, por lo que se va a incrementar de forma indirecta de la demanda de activos que son denominados en dólares estadounidenses, fue asegurado por el experto en política monetaria.

El BCE, esta en la busca de que se contrarresten dichos riesgos por medio de dos fórmulas: una es solicitando a los políticos europeos de mayores competencias para que se impida que las stablecoins lleguen a amenazar su soberanía monetaria. La segunda podría llegar a ser  el lanzamiento del euro digital, que puede competir en calidad, privacidad, eficiencia y velocidad en los pagos con las stablecoins. El BCE ha estado acelerando las pruebas con el euro digital, frente el rápido cambio que han experimentado los métodos de pago, al respecto de todo a raíz de la crisis del covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here