El G7 resuelve un aumento de las líneas de ayuda del FMI para los países en dificultad

La medida incrementara la liquidez para el mundo en desarrollo, pero los especialistas están de acuerdo en que el tamaño de la crisis reclama más. Es el primer aumento de la fuerza de fuego del Fondo desde 2009.

Las siete principales potencias del mundo, agrupadas en torno al G7, han estipulado este viernes el  primer incremento  de las reservas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en más de una década. La finalidad de la medida es ayudar a los países en vías de desarrollo, los que más han pasado una avería en su economía tras la invasión de la pandemia. El aviso, realizado este viernes por la delegación británica que preside el G7 este año, no expresa en números cuánto incrementaran los derechos especiales de giro, el nombre que recibe el instrumento con el que el organismo proporcionara liquidez a los Gobiernos en dificultad económica. Hoy, pandemia mediante, son muchos los que en el mundo en vías de desarrollo necesitan de esta ayuda, pero la incertidumbre está en si será suficiente.

La medida también tiene que ser aprobada en los órganos de gobierno del Fondo, pero para ser aceptado por los siete grandes se puede considerar evidentemente que saldrá adelante. El pacto de hoy asfalta la vía  para una acción crucial y certera de ayuda para los países de bajos recursos, y para garantizar que ninguno queda atrás en la recuperación, ha recalcado el ministro de Finanzas del Reino Unido, Rishi Sunak, después de la reunión virtual con sus homólogos del G7.

El incremento en los fondos disponibles del FMI se destinaran para  auxiliar a los países más pobres a enfrentar el pago de necesidades básicas, como vacunas o importación de comida, según Sunak, que además ha proclamado que el grupo cooperara con el Fondo para perfeccionar la transparencia en la utilización de los derechos especiales de giro. Esta medida se suma al plazo  temporal de las obligaciones económicas adquiridas por los países más pobres del mundo, estipuladas en junio del año pasado por el G20. El lugar inicial de esta suspensión de los repagos era de seis meses, pero ante los encierros se volvió a aumentar otros seis más.

Ahora bien, la última vez que el FMI le dio el visto bueno a  un incremento de los derechos especiales de giro fue en 2009, justamente luego de la enorme recesión originada tras la crisis económica global. En este momento hay 293.000 millones de dólares en circulación en la divisa interna del Fondo, que responde a la valorización de una canasta de divisas de todo el mundo compuesta por el dólar estadounidense, el euro, el yen japonés, la libra esterlina y el yuan chino. Hace pocos  días, la agencia de noticias japonesa Kyodo había afirmado que después de  este incremento los derechos especiales de giro en circulación terminarían en el marco de los 650.000 millones de dólares (algo menos de la mitad del PIB español), entre tanto otras fuentes señalan a los 500.000 millones (la cifra a la que apuntó el año pasado el propio Fondo).

El incremento del dinero disponible para que el FMI salga en auxilio de los países con dificultad es una información valiosa que varios Gobiernos llevaban meses deseando, pero varios organismos internacionales, como la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Unctad), ya han prevenido que dado el tamaño de la crisis no es suficiente. Hace falta mucho más, expresaba el miércoles Richard Kozul-Wright, jefe de la división de Globalización y Estrategias de Desarrollo del ente, en dialogo con este diario. Para entonces ya daba como una realidad que el aumento estaría por el medio billón de dólares, menos de lo necesario.

Menos aún la calificadora Fitch estima que la medida venga a ser el remedio  que autoriza a las naciones con dificultad  salir de la espiral en la que se han visto sumergido desde el comienzo de la pandemia. Auxiliara a los países que están bajo presión, pero no será suficiente para enfrentar la inestabilidad más primordial del incremento de la deuda como resultado de la pandemia, recalcan los expertos de la agencia estadounidense en un informe publicado poco antes de que se percibiera la luz verde del G7.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here