El Gobierno ha forzado al FROB a votar en contra de los sueldos de los directivos de Caixabank

La junta general de accionistas más agitada de Caixabank, en una plena negociación de un ERE histórico al respecto de casi 7.800 trabajadores. En esta cita, los sindicatos han prometido guerra y no han defraudado; plantaron batalla tanto en como fuese del recinto en el cual es celebrado el evento en Valencia. No obstante, no han podido evitar la aprobación de los sueldos del CEO (1,55 millones) y el presidente (1,65 millones), todavía teniendo el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez, que votó en contra de la política de remuneraciones del consejo.

Ha empezado junta a las 11.00 horas y en tiempo previo ya se tenían trabajadores en las puertas de este lugar. Estas movilizaciones se dividieron dentro como también afuera, con camisetas, pancartas y proclamas en contra del banco, específicamente hacia el presidente José Ignacio Goirigolzarri y el consejero delegado Gonzalo Gortázar. Una protesta exterior pacífica, que tenía humor incluido: dos personas se colocaron caretas de los dos directivos al tiempo en el cual lanzaban falsos billetes al aire.

Interiormente, las intervenciones de los sindicatos han llevado a los momentos más tensos. Representantes de CC.OO., UGT, SEBC, CGT, ACCAM… y todos han tenido intervención en la junta desde el atril. Y no tuvieron duda para hablar, en pleno ERE, al respecto de «masacre», «vergüenza», «salvaje», etc. «No todo vale, como tampoco valen los argumentos que van diciendo por ahí de que es necesario despedir a 8.300 personas para salvar a 44.000. El problema son las formas. No aceptamos despidos forzosos, no aceptamos despidos forzosos. Bajen de su torre, dejen el posado y empápense de la realidad», fue destacado por Ruth Bolaños, de CC.OO.

Ha sido criticado por todos los representantes sindicales la subida de sueldo del presidente -triplica su salario- con respecto al momento en el que dirigía Bankia. En dicho aspecto, el FROB, que se encarga de mantener un 16,1% del capital social de Caixabank, votó en contra de la política salarial de la entidad, estando forzado por el Gobierno después de haberse dado sus recientes pronunciamientos.

Debe ser rememorado que la responsable económica del Gobierno ha tildado de «inaceptables» las retribuciones de la alta dirección de la banca en un instante como el actual y en tanto acometen ERE masivos. También, el día de ayer Yolanda Díaz, vicepresidenta y ministra de Trabajo, ha remitido una carta a Caixabank y BBVA para que se frene la sangría de empleados.

Previamente de estas intervenciones -de igual forma con algún accionista que estuvo pasado de tono, algo que es común en estas citas- fue el turno de Goirigolzarri. «Una fusión como la que estamos llevando a cabo requiere un redimensionamiento de nuestras plantillas en el corto plazo para preservar el máximo número de puestos de trabajo de forma sostenible en el futuro», ha explicado. Darle salida a miles de personas para que se le pueda garantizar la viabilidad del banco, el cual es un argumento que han rechazado los representantes de los trabajadores.

«Soy consciente de que son momentos delicados y que esta situación genera incertidumbre para las personas de nuestro equipo, por lo que debemos acotar el tiempo», fue añadido por el presidente. En cualquier caso, Goirigolzarri comentó que tienen como fin «llegar a acuerdos» y que se encuentra convencido de que los van a poder alcanzar.

De esta misma manera, el directivo, dijo que la fusión es su «respuesta estratégica a los enormes desafías que como sector nos enfrentamos», al mismo tiempo haciendo hincapié en que su labor como gestores es «asegurar la sostenibilidad del proyecto en el futuro». Para todo esto, van a tener que «repensar el modelo tradicional» de que se haga banca cuando este dada la situación que se tiene en la actualidad del gremio, sin un poco de rentabilidad.

«Mirando al futuro, esta situación nos va a obligar a tomar decisiones estratégicas muy importantes, pero, sobre todo, nos va a obligar a ser una organización enormemente flexible, capaz de responder con una enorme velocidad a un entorno cambiante», fue afirmado por el presidente de Caixabank.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here