El índice del dolor que deja a España como la economía más castigada del mundo por el covid

España exhibe las peores perspectivas de PIB de las economías avanzadas.

No es la que peor nota tiene en cada asignatura, pero su media final es la peor de la clase. Eso le sucede a España con el indicador elaborado por Oxford Economics en el que nuestro país queda como el más perjudicado tras el paso del covid-19 de entre las 48 principales economías avanzadas y emergentes del mundo.

Para preparar lo que ellos denominan el ‘índice del dolor’, los expertos de Oxford emplean cuatro métricas claves en cada economía: tasas de mortalidad a lo largo de la pandemia (pondera un 20%), los cambios en las proyecciones de PIB hasta 2021 (30%), los cambios en la proyección de deuda pública desde que la pandemia estalló (30%) y el rendimiento de su mercado de valores junto a la evolución del tipo efectivo de cambio real (20%).

Sin llegar España, como se ha señalado, a presentar el peor dato en cada métrica, su mala postura en cada una le otorga una media final de 7,8, siendo 10 el peor nivel. Por comparar, Reino Unido y Brasil, que han sufrido amplias tasas de fallecidos y un importante daño económico, son los otros dos países peor ubicados, con un 7,5 y un 7,2 respectivamente. Muy alejados quedan economías como China, que obtiene un 1,2 o Corea del Sur, con un 1,6.

De las cuatro métricas, España exhibe la peor en mortalidad por coronavirus. Su tasa de fallecidos a causa de la enfermedad por cada 100.000 habitantes se ubica entre las más altas del mundo y le hace obtener un 9,8 en ese apartado. Con todo, otros países como Reino Unido, Italia, Bélgica, EEUU, República Checa, Polonia, Perú y Brasil  exhiben peores niveles mientras Portugal y México se ubican a la par.

La siguiente pata de la que más cojea España es el incremento de la deuda pública en relación al PIB. Nuestra economía saca un 9,3, excesivamente cerca del fatídico 10 y solo por ‘debajo’ de Francia, Filipinas, Canadá y Venezuela (todas obtienen el 10), Reino Unido y Australia (9,9) y Japón (9,6). Portugal también recibe un 9,3.

La deuda pública de España  ha aumentado en 150.000 millones a lo largo del año 2020, hasta rozar los 1,35 billones de euros (que ya han sido excedidos en 2021). Esto presume que la deuda pública ronda el 120% del PIB, el ratio más alto desde 1902. La propia Comisión Europea piensa que la deuda puede lograr el 140% del PIB en 2030, por lo que ha puesto en duda la sostenibilidad de la deuda en el corto y medio plazo.

Menos aún aparece España bien ubicada en lo que al rendimiento de su mercado de valores se relaciona. En la comparativa con el índice MSCI mundial desde febrero de 2020, la bolsa española obtiene un 7.8. De las otras economías avanzadas, solo los selectivos de Bélgica (10) y Reino Unido (8,6) lo han hecho peor. Entre los emergentes sí hay un carrusel de países con un peor desempeño: Arabia Saudí, Turquía, Egipto, Rusia, Qatar, Indonesia, Polonia, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Perú, Colombia, Venezuela y Brasil.

En esta ocasión, el fuerte peso de la banca, las aerolíneas y el sector turístico en los principales índices españoles ha jugado trasparentemente en contra. El Ibex 35 no ha comenzado a garantizar su senda alcista hasta noviembre de 2020, con la publicación de los primeros resultados sobre las vacunas. Otras bolsas como la de China o la de EEUU  empezaron a subir a lo largo de la primera parte de 2020 una vez comprendido el shock inicial por el coronavirus.

La pandemia ha perjudicado sobremanera a la economía española, que sufrió la peor recesión de la zona euro y una de las más graves del mundo después de un desplome del PIB del 10,8%. También, los estudiosos de Oxford igualmente valoran los cambios en las proyecciones para este año, que aun han sido propicias para España. Durante buena parte de 2020 se estuvo advirtiendo que la economía nacional rebotase con fuerza este año a medida que la población quedaba inmunizada y la economía volvía a la normalidad. Nada más lejos de la realidad. La lenta distribución de las vacunas en Europa y el miedo de los consumidores al futuro (de la economía) han ido disminuyendo las perspectivas de crecimiento de España hasta dejarlas entre un 5 o 6%, conforme el consenso de Bloomberg.

Sumando todos los indicadores que han seleccionado los analistas de Oxford Economics, España queda como el país más castigado por la pandemia. La crisis sanitaria y la económica han impactado con violencia en una economía que ya exhibía serias vulnerabilidades antes del covid. En este momento, todas esas vulnerabilidades se han transformado en amplificadores de la crisis y dificultades para la recuperación. A las puertas de la recuperación, España lidera el ‘índice del índice del dolor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here