Inicio Economía El plan de rescate económico estadounidense impulsará la economía de América Latina

El plan de rescate económico estadounidense impulsará la economía de América Latina

0
El plan de rescate económico estadounidense impulsará la economía de América Latina

El Congreso aprobó un histórico paquete de 1,9 billones de dólares el miércoles, el cual simboliza el salvavidas que necesitan para navegar la incesante crisis económica por la pandemia para millones en Estados Unidos. Y, para muchos latinoamericanos, igualmente. Países con vínculos comerciales y laborales esperan un elevado estimulo por medio del envío de remesas, sus exportaciones de materias primas y de productos de manufactura. El dinero llegaría en un momento crítico para la región.

Según los analistas, el paquete equivale más o menos la mitad del presupuesto federal de un año. Denominado Plan de Rescate Estadounidense. Aun cuando todavía faltan elementos de cómo se gastará justamente el dinero, se tiene conocimiento que las familias de ingreso medio y bajo recibirán cheques por 1.400 dólares. Esto empujara el consumo de bienes, varios de ellos producidos por países de América Latina. Igualmente apresurara la transición a energías limpias, lo cual conlleva a una electrificación que demandara materias primas exportadas por la región. El gasto del Gobierno del presidente Joe Biden será tal que ha llevado a una transformación en las esperanzas de crecimiento en ese país. De conformidad con lo anunciado el martes por el banco de inversión Morgan Stanley, que elevó su perspectiva de crecimiento del Producto Interno Bruto de 6,5% a 7,3% para este año. Por otra parte, explica Axel Christensen, director de estrategia de Inversiones para América Latina en Blackrock,  que el incentivo está orientado a Estados Unidos y su propia economía, no pretende ser un paquete que tenga un interés de estímulo fuera del país. Ahora bien, Dicho eso, sí tiene consecuencias importantes en la región.

La importancia de las remesas

Según lo expresado por Axel Christensen, en la medida en que muchas personas de origen latino en Estados Unidos, posiblemente, no requieran [el cheque] para hacer frente a circunstancias complicadas de trabajo o de su economía familiar, hay una mayor posibilidad de que esas remesas se vayan a la región en una ocasión en el que son muy bienvenidas, porque ha sido de las que más ha tolerado con el golpe de la pandemia.

En ese sentido continua agregando Christensen, que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que el crecimiento para el 2021 salte hasta un 4,1% en la región, antes de volver a una modesta disposición  de crecimiento de alrededor del 2,5% anual. Además señala, que esas remesas traen un efecto muy positivo, pueden atenuar la caída en actividad asociado por la pandemia.

México predomina por ser el país que más remesas recibe del país vecino. A pesar del cierre de actividades entre mayo y julio, las remesas aumentaron 11% en 2020 en comparación con el año anterior, consiguiendo un récord de 40.607 millones de dólares, el equivalente a casi el 4% del PIB. Para países de Centroamérica como Honduras, El Salvador o Guatemala, las remesas representan entre 13% y 23% de su PIB nacional.

Rendimiento para el comercio

Ahora bien, afirma Christensen  que la economía americana, con esto, comience a mostrar una recuperación más sólida significa que habrá una mayor demanda de los productos que el país le compra a la región. Por supuesto, México tiene un lugar fundamental en eso. En el transcurso de meses, las propias autoridades mexicanas han profetizado que el éxito del Tratado de Libre Comercio que une a ambos países, el T-MEC, sería el motor más potente para la economía mexicana. México es el  socio comercial fundamental de EE UU y viceversa.

Aun, los datos más frescos señalan a que el sector manufacturero en México, el cual agarra un sitio en las cadenas de suministro globales a EE UU, va muy por delante en su restablecimiento que otros sectores. Entre tanto, más coches o electrodomésticos fabricados o ensamblados en México demanden, será una buena noticia. Y así uno puede, dependiendo del modelo de producto, ver los beneficios para diferentes economías en la región, señala el especialista. El Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce), considera que el impulso de la Administración de Biden pudiera aumentar las exportaciones hasta un 9%, este año, en comparación con el año pasado.

De conformidad con lo señalado por Daniel Velandia, economista jefe de la firma Credicorp Capital en Bogotá, para Colombia, el efecto también será importante, ya que casi el 30% de sus exportaciones se van a EE UU. En el caso de Brasil, Chile y Perú, la tasa es entre 15% y 13%. También, ve un doble efecto, afirma Velandia, que por una parte está el efecto previsto de que el mayor crecimiento de EE UU culmine beneficiando el comercio de la región y, por el otro, está el efecto commodities, el cual impresionara positivamente a la mayor parte de economías en la región.

Materias primas en alza

Continua señalando el economista Velandia, que la demanda de países asiáticos así como la esperanza de crecimiento en Estados Unidos han impulsado los precios de las materias primas, o commodities, en lo que va del año. Aun antes de que el Congreso pasara el paquete de estímulo, los mercados internacionales ya cotizaban el petróleo, metales y alimentos a precios más altos, esperando una mayor demanda de EE UU. Así mismo, indica Velandia,  que esto está colaborando a que países como Chile, por ejemplo, el cual depende de la exportación de cobre, comience a recobrar ingresos.

En ese sentido, y de acuerdo con los estimados del equipo de Velandia, unos 96.000 millones de dólares del paquete de Biden se gastarán en transporte e infraestructura, lo cual acercara una demanda por insumos de construcción y minerales necesarios para apresurar la transición energética, varios de ellos procedentes de Sudamérica.

Ahora bien, con lo indicado por Eric Parrado, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Hoy los precios de los principales commodities de la región se están  restableciendo aun a niveles muy superiores pre pandemia. Pero tanto crecimiento proyectado amerita una observación para países emergentes. A la par del dinero que el Gobierno estadounidense inyecta a la economía, su banco central, la Reserva Federal, compra diariamente activos en mercados financieros para garantizar que el sistema bancario tenga bastante liquidez. Es decir, para que bancos e instituciones continúen prestando dinero a los negocios que lo necesitan.

Para el economista Eric Parrado nos asegura, que un crecimiento mundial más acelerado posiblemente provocaría que los bancos centrales examinen la orientación de sus políticas monetarias. Esto involucraría que, ante el éxito de los programas de estímulo, la Reserva Federal inicie a revertir su política de compra de activos y suba sus tasas de interés, lo que movería a inversores a vender sus instrumentos en países de Latinoamérica para comprar instrumentos menos riesgosos y con buenos rendimientos en EE UU. Un ambiente de mayor crecimiento mundial unido a una rectificación moderada del mercado financiero posiblemente llevaría a un crecimiento del 5,2% en América Latina y el Caribe en 2021. Si la rectificación del mercado financiero es severa, borra la mayor parte del impacto positivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here