Economía El pronóstico del FMI con respecto a España: considera que es el...

El pronóstico del FMI con respecto a España: considera que es el país que más incrementara la economía este año

El Banco de España teme a la cuarta ola: es el más pesimista de los organismos mundiales con la recuperación. El balance de un año de pandemia: 400.000 parados más y 700.000 personas en ERTE.

Una noticia buena y otra mala para la economía española. En el informe publicado este martes por el FMI se prevé una elevación del PIB de un 6,4% para este año. De esta manera, España se transforma en el país de su ambiente que más crece, por delante de Alemania o Francia, y al nivel también de las proyecciones para Estados Unidos. Pero España está en el vehículo de cola de la recuperación junto a Italia y no volverá a los niveles precrisis al menos hasta 2023, sobre todo por su inmensa dependencia del sector turístico. También los dos países de la UE que padecieron mayores caídas en el 2020 (11% en el caso de España y 8,9% en el italiano).

En 2022 la predicción es que España incremente igualmente un 4,7%, solo aventajado por el Reino Unido entre el resto de países europeos estudiados. La economía española, por otro lado, se recuperará por encima de la media de la zona euro, que es un 4,4% este año un 3,8% el que viene.

La entidad ha aumentado en medio punto el cálculo que hizo el pasado mes de enero y es más bondadoso que el propio Banco de España, que evaluó en su ambiente central un incremento de un 6% para 2021. El Gobierno realiza el cálculo más optimista y pronostica un crecimiento de un 7,2%.

Estas evaluaciones difieren del resto de organismos. El Banco de España continúa empleando tres escenarios y en el peor de ellos la economía española crecerá solo un 3,2% en 2021. Emplea igualmente un ambiente muy positivo en el que el crecimiento podría ser de hasta un 7,5%. Eso sí, considera que la economía podría comenzar a despegar a partir de junio, aun cuando calculan que el turismo no se recuperará del todo hasta 2022. Esto se queda a distancia de las previsiones comunicadas por Bruselas hace un mes, que ubicaba el impulso español en un 5,6% y de las de la OCDE, que auguraba un 5,7%. El FMI se sitúa por encima de todas ellas.

El órgano que comanda Kristalina Georgieva informa, eso sí, de que la poder de la recuperación pronosticada cambia según los países , dependiendo de la gravedad de la crisis sanitaria, del alcance de las interrupciones de la actividad (relacionadas con la dependencia de los países de los «sectores de contacto», como puede ser el caso del turismo), la exposición a los efectos indirectos transfronterizos y lo que es más importante, «la eficacia del apoyo político para para limitar los daños persistentes». La recuperación, si se estudian todos los países, será mucho más potente en China o India, específicamente por el músculo con el que cuentan.

En las economías prosperas, es posible que a veces sean imprescindibles restricciones regionales para parar la progresión de nuevas cepas del virus. A medida que la población vulnerable se vacune, se espera que se restablezcan las actividades de contacto intensivo y que se origine un importante repunte del crecimiento gracias a la demanda reprimida, agrega.

El comercio igualmente se percibirá consolidado a medida que se aligere la recuperación. El FMI esgrime en su informe que en ese ambiente está pronosticado que el comercio mundial se acelere hasta el 8,4%, principalmente por el repunte del volumen de mercancías. Se prevé que el comercio transfronterizo de servicios (turismo, transporte) continúe siendo escaso hasta que se controle la pandemia en todo el mundo. También, anotan, que se espera que las restricciones a los viajes internacionales relacionadas con la pandemia y el miedo generalizado a viajar tengan efectos duraderos en los ingresos de los servicios exportados.

De todos modos, el ambiente continúa siendo de incertidumbre. «Se están aprobando continuamente nuevas vacunas que ofrecen una vía de recuperación», reconocen desde el FMI. No obstante, se mantiene la duda sobre su eficacia contra las nuevas cepas del virus. Que los retrasos en la vacunación de todas las partes del mundo podrían dar lugar a mutaciones del virus resistente a las vacunas, podrían aparecer nuevos brotes en cualquier sitio y en cualquier momento, y podrían ser inevitables nuevas restricciones para reprimir la transmisión, señalan.

La duda sobre la duración de este ritmo hace que otros elementos sean problemáticos de predecir: «la inversión privada», la respuesta de los diversos gobiernos y el grado de la «cicatrización». El organismo saca una conclusión ante esto: «Los riesgos están equilibrados a corto plazo, pero más al alza a largo plazo».

Por otra parte, algunos de los factores de riesgo anteriores a la Covid-19 continúan siendo sobresalientes. «Las tensiones entre Estados Unidos y China siguen siendo elevadas en numerosos frentes, como el comercio internacional, la propiedad intelectual y la ciberseguridad», señalan en el informe. Las desigualdades económicas internas procedentes de la recesión pandémica igualmente pueden dar lugar a nuevas barreras comerciales, causadas por la necesidad de amparar a los trabajadores nacionales.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil