Economía Elon Musk, un visionario que se ha convertido en el nuevo rey...

Elon Musk, un visionario que se ha convertido en el nuevo rey Midas

Si buscas en Google información sobre la biografía de Elon Musk, lo que puedes encontrar es un capitulo completo sobre el perfil psicológico, de este gran hombre. En el que le es presentado como una persona muy inteligente, controlador, influenciable por las redes sociales, posee un nivel muy alto de exigencia, con una capacidad de infundir temor a sus empleados y también con objetivos que pueden ser poco realistas. Y esta podría ser una de las razones por las que cuando se realizó el estreno de su coche guiado por piloto automático, dio como resultado un accidente mortal, al igual que la puesta en órbita de sus misión espacial, hay tuvo que ser demorada, debido a que se fracasó en el primer intento.

Elon Musk (Pretoria, 49 años), desde la semana pasada se encuentra en la cima del listado de las personas más ricas del mundo, demostrando ser un imbatible en los negocios y quitándole el cetro a Jeff Bezos, quien es el director ejecutivo de Amazon. Conforme al índice de milmillonarios de Bloomberg, el monto en el que se cifra su fortuna en este momento, es de 194.000 millones de dólares (160.000 millones de euros), el cual a pesar de la crisis económica que ha provocado la pandemia, como también la reducción de la venta de automóviles por un año de confinamientos, no ha sido motivo para que se haya frenado su consagración.

A más de un 700%, fue el aumento de las acciones de Tesla en el 2020, y en este momento se encuentran cotizando un ratio precio-beneficio de 1.600, ante 30 del S&P 500 o 20 de sus compañías automovilísticas rivales, como es el caso de General Motors. Debido a que Tesla, a pesar de estar al margen de los grandes sueños de su fundador y su consejero delegado, quien se ve capaz de lograrlo todo, sigue siendo de forma fundamental una empresa que fabrica coches, a pesar de que ellos sean eléctricos.

El pasado viernes, ha alcanzado el record de los 880 dólares, para el día de hoy, ya los títulos de esta compañía se encuentran alrededor de los 860, suponiendo una capitalización cercana a los 770.000 millones de dólares (630.000 millones de euros). Son cifras enormes, que llevan a Tesla a convertirse en la quinta compañía que posee una mayor valoración en Wall Street, quedando justo un puesto por detrás la empresa matriz de Google, Alphabet Inc, y delante de la grande de las redes sociales, Facebook. Solamente el valor de mercado de Tesla, es superado por Apple, Microsoft, Amazon y Google.

La preparación de Musck, para que hoy sea coronado como el rey Midas, inicio a mediados del 2018, cuando realizó el cierre de un plan de bonos en acciones, lo cual le ha brindado el 21% del accionariado de la compañía. Para la sesión del jueves en su máximo, la participación de Tesla, superó a la capitalización de mercado en conjunto de los tres fabricantes más grandes de automóviles en Detroit, debido a que ha aportado más de 170.000 millones a su patrimonio neto, que es muchísimo más que la capitalización de mercado en conjunto de estos tres. Y en este último año, Musk ha podido apreciar como su fortuna ha sido multiplicada, teniendo un aumento de más de 150.000 millones de dólares, todo esto debido al despegue meteórico en Wall Street de Tesla, en la también tiene opciones por valor de alrededor de 42.000 millones de dólares.

Es una empresa que no se ha encontrado fuera de las dudas del éxito extraordinario que ha tenido este fabricante, que han sido generadas entre los inversores teniendo un perfil un tanto versátil y muy absorbente como es su caso, así mismo teniendo una condición irrelevante, en lo que se refiere a su producción y ventas. Pero debido a que posee su cualidad tecnológica, ha logrado tener un extra en la sostenibilidad ante sus competidores tradicionales de esta industria automovilística, la cual le ha servido de beneficio extraordinario en Wall Street, debido a que se encarga de consentir de forma excesiva a este sector, por su inclusión en el índice S&P 500.

Ganar dinero y fabricar prototipos que son juzgados por muchos como imposibles, es lo que mueve a Musk, al igual que su ambición, con la que desea revolucionas transportes en la tierra y el espacio, tal como es el caso de su aventura espacial, siendo esta la primera por un capital privado. Su tenacidad como empresario, lo ha llevado a que los medio de comunicación lo consientan, como también a tener que pasar la noche durmiendo en su oficina, con el fin de dar el ejemplo, o tener que hacerle frente a las autoridades de California, debido a que estas habían cerrado de forma temporal la fábrica de Tesla, por la Covid-19.

Elon Musk, pasa continuamente mucho más tiempo en el lugar en que se encuentra construyéndose la nueva planta de Tesla, en Texas, en la que también se encuentra su división espacial, SpaceX, en la que están trabajando en el desarrollo de cohetes nuevos, con el fin de ser enviados a Marte, ya que la Luna le ha quedado pequeña. De igual forma, Elon es el jefe de Neuralink, que se trata de una start-up, que está investigando la manera de vincular de forma intima, el cerebro humano con el Internet. Todo esto haciéndolo mucho más que un personaje renacentista, es un máster del universo.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil