Google cobrará en España un recargo del 2% a los anunciantes

Esta recarga que Google cobrara afectara sobre sus clientes de Ads, su servicio de publicidad digital, una fracción del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), conocido popularmente como tasa Google, esta recarga comenzará a cobrarse desde enero a las grandes tecnológicas con un 3% de los ingresos producidos por sus servicios digitales en España. A partir del 1 de mayo, la empresa de internet cobrará un recargo del 2% a todos sus clientes por los anuncios de Google Ads publicados en el país, según ha comunicado a los usuarios de este servicio este miércoles.

La empresa Google se suma a Amazon y repercutirá a partir del 1 de mayo el polémico impuesto.

La empresa del buscador se incorpora igual que Amazon España, a las empresas que cobraran una tasa de impuesto, Amazon España  ya anunció que en enero trasladará el impuesto Amazon España del 3% a las empresas que venden a través de su plataforma a partir del 1 de abril. En cambio el caso de Google, solo aplica un recargo del 2%.

El impuesto se aplicará a los anuncios servidos en España, separadamente del sitio en que el anunciante tenga su sede principal, es decir, que impactara tanto a las empresas españolas como a las del resto del mundo siempre que se anuncien en España. Según lo señalado por algunos anunciantes,  los impuestos sobre Determinados Servicios Digitales traen como consecuencia que se  aumentará el coste de la publicidad digital. Por otra parte, señalaron fuentes de Google España, que ya han informado a sus clientes que, a partir del 1 de mayo de 2021, agregaran un recargo a las facturas relativas a los anuncios servidos en España. Este cargo ha agregado que tiene como finalidad cubrir parte de los costes en referencia al cumplimiento de los Impuestos sobre Servicios Digitales, en vigor en España.

La multinacional americana, no es la primera vez que decide aplicar un recargo en países en los que se fijan tasas adicionales por los servicios digitales. La empresa Google, ha establecido cargos adicionales en Reino Unido (un 2%), Austria (un 5%) o Turquía (un 5%) desde el 1 de noviembre de 2020.

La empresa Google, ha agregado que continuaran pagando todos los impuestos que les incumben tanto en España, como en el resto de países en los que trabajan y animan a los gobiernos a nivel global, a legislar sobre una reforma fiscal internacional en lugar de implementar impuestos unilaterales.

La multinacional americana continúa insistiendo que es partidaria de una reforma fiscal internacional en el marco de la OCDE. Lo fundamental de este criterio, al señalar que no creen que un conjunto de impuestos unilaterales y específicos de cada país (sobre los ingresos en lugar de los beneficios) sea la mejor manera de avanzar. Igualmente agrega Google, que los impuestos deberían aplicarse de manera equitativa a todas las industrias y países de origen.

La empresa Google, ejecuta todo su comercio español en Irlanda, presta servicios comerciales de soporte a la matriz irlandesa y norteamericana a través de Google Spain. La filial obtuvo un ingresó de su matriz y único cliente de 104 millones de euros en 2018, el último ejercicio del que hay cuentas registradas, obtuvo una ganancia de 20 millones y pagó 6,8 millones en impuestos de sociedades, un 24% menos que el año anterior, no obstante, se estima que las ganancias totales por publicidad digital subieron a 900 millones.

Legislación en España del impuesto digital

Siempre ha estado en la agenda del Gobierno de coalición PSOE-Podemos, la aprobación de un impuesto digital, orientado a modernizar el sistema fiscal y adaptarlo al auge de los negocios tecnológicos. Aun cuando, la tasa Google española haya entrado con fuerza el pasado 16 de enero, su primer pago ha sido aplazado al segundo trimestre de este año motivado a retrasos en los incrementos normativos.

Según lo señalado por los economistas, el nuevo tributo solo va dirigido a las grandes empresas, tendrán que pagarlo las empresas que tengan un ingreso superior a 750 millones de euros y facturación en España de más de tres millones.

El Gobierno con este impuesto, prevé recaudar 968 millones de euros. Esta era la estimación que tenía el año pasado, antes de que comenzara la pandemia.

Por otra parte en paralelo, han seguido las negociaciones en el seno de la OCDE para fijar una tasa Google global. El organismo aceptó en 2017, el encargo del G20 de reformar las normativas de fiscalidad internacional, ante un mundo en el que los datos se han transformado en una nueva materia prima de inapreciable valor y en el que las tecnológicas establecen sus sedes principales en países de fiscalidad laxa. La OCDE, tiene como finalidad tener listo un impuesto digital universal para 2020. Ante la dificultad de encontrar un equilibrio que pusiera de acuerdo a más de 130 Estados, se agregaron el año pasado el estallido de la pandemia y la decisión de la Administración estadounidense de Donald Trump de salirse de las negociaciones.

Según los analistas políticos con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, parece que el panorama se va aclarando. EE UU es el país donde tienen sede las principales compañías tecnológicas, y un convenio que no contara con su presencia no tendría sentido.

El nuevo gobierno democrático de Joe Biden, ya se ha observado más predispuesto a que las negociaciones sobre la reforma tributaria internacional progresen, de hecho, la semana pasada la nueva secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, en una reunión del G20 dejo caer su apoyo a esta normativa .

En este sentido el Gobierno español, por su parte, ha afirmado en varias ocasiones que cuando se logre un acuerdo a escala global adaptará su impuesto a las nuevas normativas. Pero igualmente ha dejado claro que, mientras tanto, no renunciará a gravar los negocios de las grandes tecnológicas a través de una tasa Google nacional, una  vía que ya han acogido otros países europeos. La OCDE, confía en tener un proyecto listo a mediados de este año. Por otra parte, Si volviera a fracasar, Bruselas ha afirmado que tomará la decisión para colocar en curso un impuesto digital comunitario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here