La propietaria del buque atascado y su aseguradora enfrentan demandas millonarias por los daños ocasionados

Mientras remolcadoras, dragas y excavadoras egipcias continúan laborando contra reloj para que el megabuque Ever Given, reanude a navegar y reemprender así el tránsito en el canal de Suez, el grupo del comercio marítimo y de las aseguradoras empiezan a considerar ya sobre los pleitos y las numerosas demandas económicas a las que la compañía propietaria del barco atascado, la japonesa Shoei Kisen, está obligada a responder. Al otro lado de la demanda se encontrara con las autoridades egipcias, los buques que han tenido que parar su ruta por el accidente y los propietarios de las mercancías. En este  momento, está evidente que la innumerable mayoría de los más de 200 barcos que se hallan  detenidos en el canal a la espera de que se reanude la navegación no van a poder llegar cuando estaba proyectado a su sitio de destino. Y ello abre la puerta a que se demande a la compañía aseguradora del Ever Given los daños en las que sufran los propietarios de los bienes trasladados por aquella mercancía que se deterioren, así como por no satisfacer con los plazos de entrega, conforme pronostica la agencia Reuters. El buque encallado es propiedad de la empresa japonesa Shoei Kisen, pero lo trabajaba la taiwanesa Evergreen.

Una excavadora quita tierra en torno del buque

El cierre del canal de Suez podría aparentar una dificultad  local, pero en verdad es una circunstancia de envergadura mundial, ya que más del 10% del comercio global pasa por la estrecha vía en aguas egipcias. Los barcos parados en la cola detrás del Ever Given varado podrían llegar a su destino con demasiada demora, sin un tiempo de llegada conocido claro a la vista, indica David Smith, director del departamento de responsabilidad civil marítima y de cascos en el despacho de abogados McGill and Partners.  Que esto es desgraciadamente dañino para quienes remiten, reciben y trasladan la carga, aconseja.

Por otro parte, igualmente la Autoridad del Canal de Suez podría añadir a las demandas, tanto por los daños producidos en el canal, que se pueden estimar de las imágenes que han ido propagando en relación a la maniobra para desencallar al Ever Given, como por los perjuicios causados por el bloqueo del paso. El canal de Suez significa una de las fundamentales fuentes de ingreso de las deseadas divisas extranjeras para Egipto.

La detención tendrá un precio muy alto. Varios en la industria han nombrado una suma de 100 millones de dólares, afirma Smith. No obstante, la cuenta final, que se dispondrá de las indemnizaciones por las demoras, la privación de ingresos para el canal de Suez, los factibles daños a la carga y el coste de reflotar el buque, será sobre manera más elevada, informa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here