«Revolución» laboral: los contratos van a ser indefinidos exceptuando para las causas que se vayan a finjar por ley

Este lunes ha dicho la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que se ha estado abordando una «verdadera revolución en el mercado laboral español; una gran enmienda colectiva a lo que se ha hecho, a unas prácticas que no han sido correctas». Concluir con la temporalidad, es la espina dorsal de esta «revolución», por lo que el contrato indefinido va a ser la regla y el temporal la excepción que no se va a justificar en actividades con fuerte estacionalidad, como el turismo y la agricultura.

Ha matizado Díaz que «estacionalidad no implica precariedad» y ha insistido en que se va a potenciar la figura del fijo-discontinuo. Fuentes conocedoras de la negociación de la reforma laboral han aclarado que la intención del Gobierno es que se establezca un listado de causas justificadas, mucho menos ambiguas que las que se tienen en la actualidad, que van a permitir que un contrato vaya a ser temporal. Como ejemplos, la interinidad por sustituciones o hacer frente a nuevos pedidos.

Un mal «endémico»

Fue indicado por estas mismas fuentes que hay más consenso de lo que puede parecer. El día de ayer la ministra, convocó a los medios de comunicación para que sean analizadas las reformas que se encuentran abordando su Ministerio en el entorno del plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, ha declarado que tanto los empresarios así como los sindicatos conocen que éste es un mal endémico, pese a que ha preferio que no se desvelen los detalles ante los que se ha estado trabajando.

Han apuntado las fuentes conocedoras de la propuesta del Ministerio de Trabajo que se tiene un incumplimiento sistemático de la ley en el momento de ajustarse a las condiciones de los contratos temporales. A pesar de que esto se debe en parte a una cultura empresarial muy extendida.

De igual forma, Díaz ha insistido en la necesidad de que sea cambiada esta cultura. Como ejemplo, se ha referido a la utilización de los contratos de muy corta duración, de lunes a viernes, que se encuentran penalizados teniendo un aumento del 40% en las cotizaciones. No obstante, la ministra ha reconocido que, pese al recargo que ha sufrido este tipo de contratos, se usan a pesar de que aparentemente no vayan a ser rentables económicamente. Por lo que, la ministra ha incidido en que «hay que hacer cosas inteligentes» y que no se es al respecto solamente de quesea abordado el cambio de dichas prácticas, de esta cultura, desde una perspectiva punitiva.

En dicho sentido, las fuentes que se han consultado indican que la transición de un empleo temporal hacia otro que se tiene eminentemente indefinido, se va a basar en tres patas: por un lado, la delimitación, sin ambigüedades, de las causas que justifiquen la temporalidad debido a necesidades productivas y organizativas reales; los fijos-discontinuos para las actividades con mayor estacionalidad y la tercera, unas sanciones más eficaces. Lo cual no implica que sean necesariamente más duras.

La pretensión es que se empuje el contrato de fijo-discontinuo para las actividades estacionales

A esto se ha referido la ministra Díaz en tanto indica que es preciso que se hagan cosas más inteligentes. Para lo que se tendrá que acordar con los agentes sociales mecanismos no solamente disuasivos, ya que de igual forma compensatorios , que se vayan a ajustar a la realidad y se vayan a mostrar eficaces para que se vaya sustituyendo la cultura de la temporalidad. Pese a que estas fuentes vayan a incidir en que en tanto menos indefinición se tenga en las causas, más eficaces van a ser las sanciones.

Los plazos no se discuten

En referencia a los plazos, la vicepresidenta tercera ha sido ayer rotunda: «En derecho, los plazos no se discuten, están para ser cumplidos». Con dicha frase ha aclarado que su Ministerio va a aprobar las diez medidas de ámbito laboral comprometidas con la Comisión Europea (CE) previamente de que culmine el año. Sin embargo, la ministra ha considerado que las medidas se van aprobar con acuerdo y ha remorcado que los agentes sociales tienen mucho tiempo trabajando con el Gobierno en estas reformas y «hemos avanzado mucho». Por otra parte, ha alabado la responsabilidad que se demostró por los empresarios y sindicatos en estos meses de pandemia y ha rememorado que el diálogo social funciona, debido a que es «eficaz».

Díaz ha terminado su presentación con un declaración política después de la dimisión de Pablo Iglesias como secretario general de Podemos y su ascenso a vicepresidenta: «El presidente [en referencia a Sánchez] y yo estamos más unidos que nunca y la legislatura empieza ahora y se va a culminar», ha insistido.

En referencia al contenido de las reformas que se anunciaron a la CE, la responsable de Empleo ha reconocido que ya eran conocidas y que los detalles no podían ser desvelados por encontrarse en pleno proceso de negociación con los agentes sociales. No obstante, ha adelantado varias pinceladas más allá de la temporalidad.

El nuevo Erte no se ha financiado por medio de un recargo de las cotizaciones, pero sí con los excedentes

Ante el futuro Erte -que el Gobierno ha querido convertir en un mecanismo de flexibilidad que permita a las empresas que arronten crisis internas sin acudir al despido como primera opción-, la ministra ha indicado que el mecanismo de compensación que financie estos expedientes temporales de regulación de empleo de nuevo cuño no se encuentra cuantificado y va a quedar pendiente de la negociación.

No obstante, las fuentes cercanas al diálogo social matizaron que en ningún caso va a suponer un incremento de las actuales cotizaciones de empresas y trabajadores a la Seguridad Social. La idea que se trasladó a Bruselas es que los Ertes se van a financiae con un fondo que se vaya a generar con los excedentes de las cuotas al desempleo generados los años de bonanza. En el mes de marzo del año 2020, dicho excedente ha rondado los 16.000 millones de euros.

Un único subsidio asistencial

Trabajo y Economía ha querido simplificar y que sea mejorado el nivel asistencial de protección por desempleo y que se reduzcan los seis subsidios existentes en la actualidad en uno, que va a entrar en vigor a partir de 2022 y que va a tener una cuantía del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem). El plan se ha resumidl en la reforma 10 del componente 23 del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia.

Se han cobrado estos diversos subsidios asistenciales en tanto los trabajadores en paro agotaeon sus prestaciones contributivas (derivadas de las cotizaciones que haya hecho) y están careciendo de cualquier ingreso. La naturaleza del nuevo subsidio va a ser el de una prestación por desempleo, complementaria del nivel contributivo, vinculada a cotizaciones previas y financiada teniendo cargo al presupuesto de las prestaciones por desempleo y cuya gestión va a estar atribuida al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y al Instituto Social de la Marina (ISM).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here