La fábrica de Seat en Martorell vuelve a sufrir la crisis mundial provocada por la falta de microchips. La compañía ha comunicado hoy que deberá cerrar durante tres jornadas de producción (los días 25, 28 y 29 de junio) en todas las líneas de montaje. Las restricciones en el suministro de semiconductores para el automóvil está llevando a todos los fabricantes a reajustar sus producciones justo en el momento en el que parece que se está empezando a restablecer la demanda de vehículos.

Seat ya tuvo que parar con anterioridad por ese motivo hace unos meses llegando incluso a aplicar un erte, y la semana pasada anunció que la Línea 3 (la que afecta al Audi A1) debía detener su fabricación por ese motivo. El paro de la línea se prolongará hasta el próximo viernes 2 de julio.

La compañía comunicó a los representantes de los trabajadores la medida y, en una nota, les trasladó que «dada esta situación, se han acordado medidas de flexibilidad interna con los representantes sindicales. La compañía, que está haciendo todo lo posible para restablecer la producción habitual lo antes posible, confirma que no se pueden descartar ajustes adicionales».

Estos ajusten en teoría no deberían afectar a las entregas previstas que van a buen ritmo. «La demanda actual de los modelos Seat y Cupra se encuentra en los niveles previos a la pandemia y Cupra ya ha entregado más coches en los primeros cinco meses de 2021 que en el conjunto de 2020. La compañía va a hacer todo lo posible para fabricar y entregar esta alta demanda de vehículos a nuestros concesionarios y a nuestros clientes en el menor tiempo posible», señalan desde Seat.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here