Tesla no admite bitcoins para comprar sus coches y la criptomoneda se desploma

El creador de la empresa, Elon Musk, argumenta motivos medioambientales para suspender las transacciones con pago en bitcoins.

El creador de la empresa, Elon Musk, argumenta motivos medioambientales para suspender las transacciones con pago en bitcoins.

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, comunico el miércoles por la noche de que la empresa de vehículos eléctricos dejará de recibir el bitcoin como forma de pago para comprar sus coches motivados a su impacto medioambiental. La determinación llega solo 50 días después de que se abriera esa facultad a sus clientes en Estados Unidos, y ha tenido resonancia inmediata: nada más percatarse de la noticia, el precio del bitcoin cayó con fuerza. Pasadas las doce de la mañana hora española cotizaba en 49.600 dólares, con pérdidas superiores al 12%.

La medida se difundió al más puro estilo Musk, con un mensaje en la red social Twitter, donde tiene más de 54 millones de seguidores. “Nos preocupa el uso cada vez mayor de combustibles fósiles para el minado y las transacciones con bitcoins, especialmente el carbón, que emite más que cualquier combustible”, redacto el jefe de Tesla.

El uso energético para la producción de criptomonedas se ha incrementado en los últimos años. Una investigación del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge calcula que solo con el bitcoin el consumo es mayor al de países como Finlandia, Suiza o Argentina. La contrariedad de vender coches eléctricos, un vehículo llamado a sepultar el modelo de emisiones de carbono de la industria del automóvil, igualmente autoriza el uso de un activo tan contaminante como el bitcoin para adquirir sus coches, fue extensamente indicado por los expertos cuando Tesla anuncio que la aceptaba como medio de pago, pero el golpe ecológico no le frenó en aquel momento.

La marcha atrás de Musk no clausura su idilio con las criptomonedas. “Son una buena idea en muchos niveles y creemos que tienen un futuro prometedor, pero esto no puede tener un gran coste para el medio ambiente”, señalo. También, en su mensaje en Twitter, el fundador de Tesla abrió la puerta a cambiar el bitcoin por otras criptomonedas con más justificación que empleen  menos energía en las transacciones. Por el momento, en cualquier caso, el propósito de Musk es dejar en pasmado este tipo de operaciones hasta que se disminuya su impacto medioambiental. Y seguramente menos aun ampliara las ventas de coches en bitcoins al mercado internacional como había planificado que ocurriera antes de final de este año.

El movimiento de Tesla de permitir el bitcoin como medio de pago impulso las especulaciones sobre una factible cascada de empresas imitándole, pero dada la prominente volatilidad del precio de la criptomoneda, ese efecto dominó no ha tenido espacio por el momento, aun cuando sí ha acrecentado la presencia de inversores institucionales en el valor.

Tesla dispone de más de 1.000 millones de euros en bitcoins, luego de que invirtiera 1.250 millones y vendiera un 10% de esa posición “para probar su liquidez”. La operación le origino más beneficios en sus cuentas del primer trimestre que la comercialización de sus coches eléctricos, pese a que las entregas de estos incrementaron en más del doble en relación al año anterior, con 184.800 ventas. Paradójicamente, la determinación de no aceptar el bitcoin como medio de pago estropea la posición financiera de la firma, que invirtió en bitcoins para colocar a trabajar el efectivo que no requería a corto plazo. No obstante, el precio del bitcoin continúa por encima del que pagó Tesla cuando efectuó la inversión, y los resultados de la determinación alcanzarían  ir diluyéndose en las inmediatas jornadas. En lo que va de año, el bitcoin se ha revalorizado cerca de un 70%, pero ese saldo acrecentar por encima del 10.000% si se examina los últimos cinco años.

¿POR QUÉ PERJUDICA AL MEDIOAMBIENTAL EL BITCOIN?

El pasado mes de marzo, un informe de Bank of América evaluaba que una inversión de 1.000 millones de dólares en bitcoins origina emisiones de carbono semejantes a las de 1,2 millones de coches durante todo un año. Los argumentos por las cuales se acusa al bitcoin un desmedido impacto medioambiental vienen procedentes del enorme consumo de energía que necesita su minado, con computadoras trabajando incesantemente a completo rendimiento. Ahí ingresan en juego las fuentes con las que se produce dicha energía. Conforme al banco estadounidense, la mitad de los bitcoins son minados en Xinjiang (China), donde la procedencia del 80% de la energía es el carbón, con lo que la huella sobre el planeta es grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here