Clases presenciales, mascarilla obligatoria y menos distancia: la propuesta del Gobierno para el próximo curso

El Gobierno planteara disminuir de 1,5 a 1,2 metros la distancia entre alumnos para garantizar las clases presenciales.

El Gobierno planteara disminuir de 1,5 a 1,2 metros la distancia entre alumnos para garantizar las clases presenciales.

El Gobierno propondrá a las comunidades autónomas conservar en el curso que viene las principales medidas de prevención contra la pandemia de coronavirus, como el uso de la mascarilla obligatoria a partir de los 6 años y los llamados ‘grupos burbuja’, pero flexibilizando la distancia de seguridad, que lograra disminuirse de 1,5 a 1,2 metros, para poder asegurar «la máxima presencialidad para todos niveles y etapas».

Todo esto conforme al documento titulado ‘Propuesta de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a COVID-19 para centros educativos en el curso 2021-2022’, por consiguiente Sanidad, como Educación han enviado a las comunidades.

Se trata de un proyecto, al que ha tenido entrada los medios de comunicación , que se tiene que examinar por parte de las autonomías este jueves por la tarde en la Comisión de Salud Pública y este viernes en la Comisión de Sanidad, por lo que está sujeto a variaciones. Hasta la próxima semana no será aprobado en la reunión conjunta entre Sanidad y Educación con las comunidades autónomas en una Conferencia Interterritorial que se efectuara el próximo 19 de mayo.

En el proyecto, se indica que las medidas concertadas en el actual curso «han funcionado» y han transformado a España en «un modelo internacional gracias a la capacidad de mantener la apertura» de las centros a pesar de las «distintas olas epidémicas».

Se flexibiliza la distancia de seguridad

El fundamental cambio en las medidas es que se flexibiliza la distancia de seguridad en las aulas de secundaria, bachillerato, formación profesional de grado básico y enseñanzas oficiales de idiomas, donde podrá reducirse a 1,2 metros con el fin de que pueda asegurarse la total presencialidad.

En cualquier caso, los centros educativos se mantendrán «abiertos todo el curso», garantizando los servicios de comedor, y habrá un responsable para los aspectos relativos a la covid-19, que será el interlocutor con los servicios sanitarios.

Habrá cuatro niveles de alerta. En los niveles 1 y 2 «se garantizará la máxima presencialidad para todos los niveles y etapas», entre tanto que en los niveles 3 y 4, en el caso «excepcional de que no se pudieran cumplir las medidas», se lograría pasar a “semipresencialidad solo a partir de 3º de la ESO». Pero se aconseja ampliar la distancia a 1,5 metros, para lo que sería requiere contar con un espacio suficiente, o celebrar las clases al aire libre, lo cual depende del tiempo y de las infraestructuras existentes (pérgolas, toldos…).

La suspensión generalizada de la actividad lectiva presencial de manera unilateral por parte de una comunidad autónoma solamente se admitirá ante circunstancias excepcionales, tras la presentación en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Los ‘grupos burbuja’

En relación a los Grupos de Convivencia Estable (GCE), igualmente denominados ‘grupos burbuja’ (grupos formados por un número limitado de alumnos junto al tutor cuya interacción se limitará al grupo), se planea la facultad de que dentro del grupo no sea requerido guardar la distancia interpersonal, con el fin de que «sus miembros pueden socializar y jugar entre sí, interaccionando con mayor normalidad».

La cantidad de alumnos que compone cada uno de estos grupos será de un máximo de 20 en Educación Infantil de 3 a 6 años y de 25 alumnos en el caso de Educación Primaria. Para la Educación Infantil de 0 a 3 años y para la Educación Especial, los grupos tendrán un volumen máximo conforme a las ratios fijadas en la normativa autonómica.

También, este próximo curso, se autorizara la interacción entre grupos de un mismo curso sobre todo en actividades al aire libre (recreos, actividades deportivas, proyectos…).

Con respecto con el uso de la mascarilla, el proyecto ofrece que continúe siendo su uso obligatorio a partir de los 6 años y para todos los profesores, con independencia del mantenimiento de la distancia interpersonal o la pertenencia a un ‘grupo burbuja’.

La mascarilla señalada para población sana será la de tipo higiénica y siempre que sea factible reutilizable. Igualmente, su uso será obligatorio en el transporte escolar colectivo a partir de los 6 años, y recomendable de 3 a 5 años. En cuanto al uso de guantes, Sanidad y Educación no lo recomiendan, salvo para tareas de limpieza.

Ventilación de las instalaciones

El proyecto además hace hincapié en la ventilación de los centros, contemplando  «preferente» que ésta sea natural. En este aspecto, se aconseja ventilación cruzada, si es factible de manera permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para ayudar la circulación de aire y asegurar un barrido eficiente por todo el espacio.

Conforme al plan, se deberá ventilar con regularidad las instalaciones del centro, a poder ser de forma permanente, abarcando al menos durante 15 minutos al comienzo y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clase asegurando también una buena ventilación en los pasillos; y con las medidas de prevención de accidentes necesarias.

Si la ventilación natural no es idónea, el Gobierno recomienda que se puede emplear ventilación forzada (mecánica), y usar filtros o purificadores de aire (filtros HEPA), pero no se aconseja la compra generalizada de medidores de CO2.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here