Biden ofrece el estatus de protección temporal a los venezolanos que se encuentran en Estados Unidos

El TPS es el primer signo de cambio de estrategia en relación a la ajustada confrontación entre Washington y Caracas.

La Administración de Joe Biden, comunicó este lunes que afianzara el estatus de protección temporal (TPS, en sus siglas en inglés) a los ciudadanos venezolanos, que se encuentran en Estados Unidos por causa de crisis humanitaria, lo que les autoriza para continuar viviendo en el país de manera legal y trabajar. Biden ,cumple así con una petición persistente de los opositores al régimen de Nicolás Maduro, que hallaron en el anterior presidente, el republicano Donald Trump, un aliado en cuanto a la coacción sobre Maduro, a base de sanciones y misivas de mano dura, pero no unos oídos sensibles en cuanto a la situación de los ciudadanos escapados de la pobreza y la inestabilidad del país caribeño.

Según expresaron fuentes del Gobierno, el  programa, favorecerá a unos 320.000 ciudadanos que ya están en terreno estadounidense, pero excluye a quienes planifican llegar a partir de ahora. Igualmente en sus últimos días en el cargo, Trump sí aprobó una orden para suspender durante 18 meses la deportación de venezolanos, lo que, a efectos prácticos, también les deja seguir residiendo, pero les mantiene en un limbo administrativo.

Según lo expresado por Funcionarios de la Administración este lunes que la dispensa de Trump continuara vigente, de tal manera, es elección de los ciudadanos venezolanos solicitar la TPS, que durará también 18 meses. En consecuencia, para hacerlo, los interesados deben cumplir la tramitación en un plazo máximo de 180 días y cancelar una tasa total de 545 dólares.

Ahora bien, más de 700.000 venezolanos han abandonado el país desde el final de 2019 y 2020 acabó con una comunidad de 5,3 millones en el extranjero. Si el computo comienza con 2015, primer año de éxodo masivo, la cantidad es muy similar a la del número de refugiados sirios en 2016 (5,5 millones), cinco años después del inicio de la crisis siria, según un informe de la Brookings Institution, uno de los laboratorios de ideas más reputados de Estados Unidos.

El presidente Biden de Estados Unidos conserva su consideración a Guaidó, pero la estrategia de Washington ha cambiado y no va a seguir la misma línea que la de Donald Trump. El TPS es un primer signo del cambio, así como igualmente su interés en dirigir la estrategia de sanciones con los aliados en Europa y América Latina.

En ese sentido, un funcionario de la Administración, señalo este lunes durante una llamada con la prensa, que no hay prisa por levantar las penalizaciones. Además índico que hay que admitir que las sanciones  unilaterales no han funcionado para lograr que se convoquen elecciones libres y justas, Una vez eso ocurra, insistió, es cuando Estados Unidos estará dispuesto a moderar las sanciones impuestas por la anterior Administración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here