Trump está preparando una traca final de indultos en lo que son sus últimas horas en la Casa Blanca

Para este martes, en su último día en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump, está ultimando una nueva batería de indultos, conforme a fuentes cercanas al republicano, que han sido citadas por diversos medios estadounidenses, quienes además han recogido todos los pormenores de una reunión, que se celebró el pasado domingo en la residencia presidencial, para la redacción de la lista definitiva.

Trump, ya perdonó a varias personas que están en su entorno desde los últimos meses, teniendo pensado espaciar los anuncios de sus últimas medidas de gracia, conforme a la cadena de televisión CNN, pero el asalto del Capitolio le obligó a que concentre todos los indultos y conmutaciones de penas, en torno a un centenar en total, en un mismo lote. Entre las personas que son beneficiadas por la clemencia, se encuentran figurando diversos delincuentes de cuello blanco y raperos conocidos.

El ultimo poder que le queda a Trump como presidente, es la facultad de indultar, y aparte la exoneración legal que esta supone, de igual forma, va a ser interpretado en términos de mensaje al respecto de la necesidad de que se reforme el código penal y un guiño a los aliados políticos, esto conforme a la cadena televisiva. Lo que quiere decir, que Trump puede utilizar sus poderes de jefe de Estado, con el objetivo de enmendar la plana a jueces y jurados, como también para beneficiar a sus aliados con una justicia hecha a su medida.

Y tal parece que en este paquete de agraciados no va a estar figurando el propio Trump, tal como el mismo hizo creer en las ultimas semana en uno de sus comunes globos sonda. Según había sido subrayado por el republicano, si este se autoindultara, sería con el fin de evitar los procesos una vez que sea devuelto a su condición como ciudadano. Pero momentáneamente ha quedado en el aire la tramitación de otras causas y su propio perdón, debido a la potencia de fuego del impeachment, que fue aprobado esta semana por el Congreso.

En este supuesto autoindulto presidencial, entrarían a figurar miembros de su familia, entre los que se encuentran su hija Ivanka, su yerno y asesor, Jared Kushner, quien es muy activo en la política exterior, como también su abogado personal, Rudy Giuliani. Aunque, sus asesores no creen que este vaya a dar este paso, ya que esto va a implicar la asunción de una culpabilidad manifiesta. Del lote de indultos que este va a presentar este martes, posiblemente queden fuera individuos que hayan participado en el asalto del Capitolio el pasado 6 de enero, en la sesión que confirmaba la victoria electoral de Joe Biden, todo esto sucederá si Trump sigue a sus consejeros y asesores.

Ha sido apuntado por el diario The New York Times, la posibilidad de que Trump, haya estado negociando con los beneficiarios de este perdón, quienes le habrían entregado decenas de miles de dólares o mucho más, a sus colaboradores, para que su opción al indulto sea garantizada. Esta información fue basada por el diario en entrevistas y documentos, con alrededor de tres docenas de lobistas y abogados de posibles delincuentes, entre los que se encuentra el hijo de un antiguo gobernador de Arkansas, el creador de un supermercado online de drogas o un representante de la alta sociedad de Manhattan condenado por fraude.

En los primeros de diciembre, se dio a conocer que la justicia estaba investigando una supuesta red de sobornos, que era para ablandar la magnanimidad de Trump. Ninguno de los implicados ha sido identificado, debido a que los documentos se encuentran clasificados, estos habían prometido contribuciones políticas sustanciales, con el fin de recibir a cambio un perdón presidencial o un aplazamiento de las sentencias.

Y en las semanas previas a Navidad, fue cuando Trump, aceleró el ritmo que llevaban los indultos, perdonando a medio centenar de personas en menos de 24 horas, entre los que se encuentran dos condenados en la trama rusa y cuatro contratistas de Blackwater, quienes son culpables de una matanza de civiles que se realizó en Bagdad en el año 2007, como también a tres excongresistas republicanos convictos por corrupción. Y los más pesados de este macroindulto han sido Paul Manafort, su antiguo jefe de campaña; su amigo y exasesor Roger Stone, quien es condenado a tres años de cárcel por haber mentido al Congreso en la investigación de la trama rusa, y Charles Kushner, su consuegro, culpable de evasión fiscal y financiación ilegal de la campaña del republicano.

Y un mes previo, había dado el perdón al exconsejero de Seguridad Nacional Michael Flynn, quien ha sido condenado por mentir dos veces al FBI durante la investigación de la trama rusa. Trump, ha indultado en total a cuatro destacados representantes de lo que ha sido el escándalo de los presuntos vínculos con Rusia de su campaña del año 2016, siendo este un proceso que siempre fue calificado por el mandatario saliente como una caza de brujas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here