El Parlamento británico aprueba de manera abrumadora el acuerdo comercial con la UE

Por 521 votos  a favor y 73 en contra Boris Johnson, logró el apoyo abrumador del Parlamento  Británico el cual fue  respaldado mayoritariamente  por la oposición  laborista a su acuerdo  comercial  con Bruselas,  la llamada “Ley de la Futuras Relaciones con la Unión Europea», ha sido aprobada por la Cámara  de los Comunes , en un debate de cinco horas, en el que han puesto fin  a la larga letanía  de cuatro años y medio  desde la  victoria  del Brexit en el referéndum  de la UE.

Se espera que la Cámara  de los Lores, de  su visto bueno  al  proyecto  de Ley en las próximas  horas  y  para antes de esta pasada medianoche, recibiría el consentimiento de la  Reyna  Isabel II , en un  trámite asombroso por la urgencia en un periodo de vacaciones  navideñas, además en plena cuenta atrás del lapso de transición  del Brexit, que culmina el día de hoy, siendo el último día del año 2020.

Boris Johnson ha instado a los parlamentarios Británicos a «abrir un nuevo capítulo de nuestra historia” y ha festejado el inicio de “una fantástica  y nueva  relación  con la UE”. “Esta Resolución  pondrá fin a la molesta cuestión  sobre la relación política del Reino Unido  con Europa que  ha atormentado  nuestra historia  desde la posguerra”, sostuvo el líder  conservador.

Johnson  vaticinó «Vamos a ser amigos y aliados de la UE, Pero vamos a recuperar el control de nuestro destino y de nuestras propias leyes».

Y por su parte, Boris Johnson contaba con el respaldo de sus 364 diputados incluyendo el ala dura del partido y con el voto  favorable del líder  de la oposición  laborista  Keir Starmer. EL Partido Nacional  Escoces (SNP), el Partido Liberal Demócrata y el Partido Democrático Unionista DUP) votaron  en contra.

CRITICA  POR LA   PREMURA   EN UNA DOBLE SESION ESPECIAL

Por falta de  tiempo  para realizar un auténtico debate, realizan  una doble sesión especial donde la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores servirán previsiblemente en bandeja el texto a la Reyna  Isabel II, para que estampe su «consentimiento real» al filo de la medianoche del 30 diciembre, un día antes de que culmine el período de transición del Brexit.

Johnson añadió «El propósito central de esta ley es conseguir algo que los británicos siempre supieron con sus corazones que se podía conseguir”, aunque les dijeron que era imposible. “Básicamente, seremos capaces de tener relaciones comerciales y cooperar con nuestros vecinos europeos, en los términos más cercanos de amistad y buena voluntad, pero manteniendo el control soberano de nuestras leyes».

Por otra parte presumió de haber logrado el acuerdo con Bruselas en un tiempo record pese a las circunstancias: “Lo hemos hecho  en menos de un año, entre los dientes de la pandemia, y hemos seguido adelante con la tarea  pese  a las peticiones  de un  nuevo retraso, precisamente  porque  crear certidumbre es la mejor oportunidad para derrotar al Covid y lograr una recuperación más fuerte el próximo año”.

EL MEJOR AMIGO Y UN   ALIADO  DE LA UE

El “premier” se comprometió a trabajar “mano a mano” con los 27  “cuando  confluyan  nuestros valores y nuestros intereses, pero cumpliendo siempre   con el deseo soberano  del pueblo británico de vivir  con sus propias Leyes, hechas por su propio Parlamento electo».

En la ronda de preguntas sobre el contenido del proyecto de Ley  sobre  la Futura  Relación con la UE, Boris Johnson ha entrado en detalles sobre el controvertido acuerdo de la pesca. «En última instancia vamos a tener control de hasta el último pez nuestras aguas”, fue lo que advirtió el “premier”. “durante la transición de cinco años  y medio tendremos acceso a  130.000 toneladas  más de pescado y todas las partes  del Reino Unido, incluidas Escocia e Irlanda  del Norte, se van a beneficiar de nuestras  inversiones en el sector.”

De igual manera sostuvo “en contraste, lo que pretende  el Partido Nacional y “Nacionalista” escoces es  volver  a ceder  el control  de su pesca  a la Unión  Europea y con su voto en contra, el SNP está de hecho votando a favor de un no acuerdo”.

Por su parte, Starmer a la hora de justificar el voto a favor del Partido Laborista perdió su  habitual compostura  parlamentaria  ante Johnson, aun después de criticar la falta de sustancia  y las carencias   del acuerdo pero sostuvo “La decisión esa así de simple o votamos a favor de este texto, o apoyamos el ‘no deal’ ”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here