Johnson anuncio una larga y lenta desescalada en el Reino Unido para los finales de junio

British Prime Minister Boris Johnson leaves 10 Downing Street to go to the Houses of Parliament, in London, Monday, Feb. 22, 2021. Johnson on Monday is expected to announce a plan to ease coronavirus restrictions in increments, starting by reopening schools in England on March 8. (AP Photo/Matt Dunham)

En el 2020, se han aprendido las lecciones de la manera más dura posible, como también la dificultad que ha supuesto iniciar a controlar el embate de la nueva variante del virus (la que el resto del mundo ha denominado como “variante británica”), lo que esta llevando a Boris Johnson a que imponga la máxima cautela en sus planes de desescalada. Fue anunciado por el primer ministro, este lunes, un camino que va hacia la libertad que es largo y lento, pero que no va a permitir la reapertura de comercios hasta el  próximo 12 de abril, ni la de bares y restaurantes hasta el 17 de mayo.

Este lunes ha sido registrado por el Reino Unido, 178 muertes por la covid-19 y 10.641 nuevos contagios. Lo que está muy por debajo de las alarmantes cifras que tuvieron en el mes enero, a lo que se le combinó con una campaña de vacunación, la cual ha proporcionado ya un grado de inmunización a 17,5 millones de personas con una primera dosis. Y a pesar de esto, el Gobierno británico eligió una estrategia de desescalada plagada de precauciones que se van a prolongar hasta los finales de junio. Johnson ha dicho, que no van a poder proseguir de una manera indefinida con restricciones que vayan a debilitar su economía, su bienestar físico y mental y las oportunidades de vida de los niños de su país, esto lo dijo en su esperada comparecencia frente  a la Cámara de los Comunes. Y agregó, que por ello es clave que esta hoja de ruta, vaya a ser tan precavida como irreversible.

El camino hacia una nueva normalidad se va a regir por un método científico y va a tener que dar respuesta, en cada uno de sus pasos, a una serie de preguntas clave. Cualquier avance va a tener que ser producido por lo menos menos cinco semanas más tarde al anterior. Siendo este el tiempo que se necesita, que es de cuatro semanas, para que los expertos realicen una evaluación que sea completa de las consecuencias de toda relajación en las normas, y para que se advierta a la población, una semana antes, de las nuevas normas. Y en cada uno de los cambios van a tener que ser superados cuatro test ineludibles, los cuales el programa de vacunación va a continuar avanzando al ritmo que se ha previsto; que los datos que se han conseguido logren demostrar que las vacunas pueden frenar las hospitalizaciones y muertes; que los índices de contagio no van  a anticipar una nueva presión al respecto del sistema nacional de salud; y que no vayan a surjir nuevas variantes del virus que desordenen todos los planes.

Johnson ha dicho, que avanzar de una manera mucho más rápida, va a significar que se deberá actuar previamente a que se sepa el impacto que va a tener cada paso. Y no piensa tomar dicho riesgo. Siendo este el motivo por el que ha  explicado una lentitud que exaspera al sector más duro del Partido Conservador y a una minoría libertaria de británicos, que sin embargo, está contando con el respaldo del partido de la oposición y hasta del mundo de las empresas. La brutalidad de este impacto, de la última ola en el Reino Unido ha funcionado para que sea forjado un consenso de prudencia y temor que va a respaldar las medidas que fueron adoptadas por Johnson.

Reabren los colegios

Van a volver a abrir sus los colegios de primaria y secundaria, como también las universidades, este próximo 8 de marzo. Los alumnos, junto a la necesaria complicidad de sus familias, van a tener que ser sometidos a un estricto régimen de dos test semanales. Y finalmente, va a ser obligatorio en secundaria y universidades, la utilización de mascarillas en las aulas, no solamente en las zonas comunes. Este próximo 29 de marzo, va a ser recuperada la “regla de los seis”, la cual es el límite de personas que van a poder reunirse en exteriores o jardines privados. Va a ser el 12 de abril, el momento en el que los comercios que que son esenciales, peluquerías, bibliotecas o museos, va a poder reabrir. En esa misma fecha, los bares, pubs y restaurantes, van a volver a recibir parte del oxígeno que se les fue arrebatado el pasado mes de diciembre. Los clientes va regresar a las terrazas, no va a haber toque de queda, ni sera exigirá, como sucedió en el confinamiento anterior, que solamente pueda ser consumido el alcohol mientras se este acompañando una comida. El 17 de mayo, la “regla de seis” va a funcionar de igual forma, para interiores (domicilios, fundamentalmente), y se va a poder tener acceso a bares y restaurantes. Finalmente, el 21 de junio, van a ser levantadas todas las restricciones numéricas a las reuniones sociales.

Y hasta el 12 de abril, como pronto, el Gobierno no va a hacer una revisión de su restricción actual de viajes al extranjero. Sera entonces el momento, en el que los británicos que se lo puedan permitir sepan si podrán  planear sus vacaciones de verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here