Se ha presentado un golpe de calor en el vórtice polar que está amenazando con una nueva ola de frío a Europa

De forma repentina, está ocurriendo un calentamiento sobre los 10 kilómetros de la superficie terrestre, lo que ha llevado que la temperatura se haya elevado de golpe a 50°C. Siendo un calentamiento estratosférico repentino (SSW), de esta forma es llamado por los meteorólogos.

Conforme a un comunicado de la Universidad de Bristol, para el mes de diciembre la temperatura estratosférica se encontró en -70°C, pero este martes 5 de enero, este pico de calor que se ha presentado, ha elevado el termómetro hasta los -20°C.

Esta no sería la primera vez que sucede, teniendo graves consecuencias climáticas: ya que a inicios del año 2012 y del 2018, se presentaron también dos olas de frío muy intensas, que perjudicaron muchísimo a Europa, siendo esto consecuencia de los repentinos calentamientos en la estratosfera.

La ola de frío que se presentó en el 2018, fue llamada la ‘Bestia del Este’, la cual en diversas partes de este viejo continente, marcó temperaturas records de frío.

Patrones de la circulación atmosférica

Ha sido explicado por la Organización Meteorológica Mundial, que este fenómeno tiene relación con los patrones de circulación atmosférica en gran escala, como también con el calentamiento estratosférico repentino, que ha sido registrado en la estratósfera sobre el Polo Norte.

Aquel acontecimiento del calentamiento estratosférico, ha provocado que se haya creado una división del vórtice polar, lo que se derivó en vientos fríos que provenientes de Siberia, y tuvieron su impacto en las temperaturas del continente Europeo.

Es por esto, que científicos a través de un artículo de la revista JGR Atmospheres, han dicho que podría producirse un evento similar en este invierno. Y también han explicado que lo SSW, se tratan de regímenes atmosféricos que son extremos, que podrían tener una marca en el clima de la superficie terrestre, hasta cuando ya hayan pasado 40 días, del inicio del gran acontecimiento en la estratosfera.

Seguimiento por 60 años

Un estudio realizado por Dann Mitchell, le ha hecho un seguimiento por 60 años, en el que indica que en este lapso de tiempo, han ocurrido 40 evento de SSW, que se han analizado en dicho estudio y este ha advertido que la división del vórtice polar, se encuentra asociada con un clima mucho más frío en Siberia y el noroeste de Europa.

También el autor del estudio ha explicado, que este clima extremamente frío, derivado de esas rupturas de los vórtices polares, es un vivo recordatorio de lo repentino y rápido que nuestro clima, puede llegar a cambiar. Y también ha agregado, que esto seguirá sucediendo si los cambios climáticos continúan calentando nuestro planeta, lo que quiere decir, que tendremos que poder adaptarnos a temperaturas que cada vez serán más extremas.

William Serviour, también autor del estudio ha sido más categórico, diciendo que estos impactos pueden aparecer más rápido y mucho más fuertes, después de ocurren acontecimientos en los que el vórtice polar estratosférico se divide en dos, tal como podría suceder en el evento que se encuentra desarrollándose en este momento.

Un vórtice polar cambiante

El vórtice polar, se trata de un ciclón en una gran escala, que se encuentra ubicado a un paso de las zonas polares terrestres: ubicándose en la media y alta troposfera y la estratosfera.

En la llegada del invierno, el hemisferio norte percibe menor radiación ultravioleta, siendo esta parte integral de los rayos solares. Es por esto, que bajan las temperaturas específicamente en el extremo norte del planeta.

Las diferencias de la temperatura, son generadas por la llamada corriente en chorro estratosférica, la cual es formado por el calentamiento atmosférico y de igual manera por la rotación del planeta.

Es producido un cambio de la circulación de vientos fuertes en torno al vórtice polar, como también una transposición en la corriente del aire, en el momento en que sucede un SSW.

Por lo que el frío se queda retenido en la corriente en chorro, pudiendo bajar a latitudes que estén más bajas, lo cual produce las conocidas olas de frío, que nuevamente se encuentran amenazando a una buena parte del hemisferio norte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here