El brexit tiempo más tarde del brexit: la ‘guerra de las salchichas’ ha agudizado la tensa relación entre Bruselas y Londres

Aún no pasó ni un año desde que la Unión Europea y el Reino Unido han separado del todo sus caminos después de haber firmado en la Nochebuena de 2020, el acuerdo comercial para la relación futura. Sin embargo, dicha relación se encuentra siendo de todo menos plácida y ya se produjo un nuevo choque. El brexit continúa inclusive tiempo más tarde del brexit. Bruselas ha avisado en este miércoles a Londres de que se le ha estado agotando la «paciencia» y de que puede acabar imponiendo aranceles si la parte británica no llega a aplicar los compromisos del brexit que son relativos a Irlanda del Norte.

Esta acusación de la UE ha sido muy clara: «El Reino Unido no cumple con lo firmado». ¿En qué sentido? El Gobierno de Boris Johnson no se encuentra aplicando, conforme a Bruselas, los controles que se necesitan en lo relativo al mercado único y esto ha provocado que ciertos productos pasaran desde Irlanda del Norte hacia Irlanda (Estado miembro de la UE) sin tener algún tipo de supervisión. Lo que va a ser que entren en la Unión por la puerta de atrás. Al no tener una frontera física entre las Irlandas, si no se da dicha supervisión, la que saldrá perdiendo es la UE.

Se ha excusado el Reino Unido en que no tenía conocimiento de que los controles tenían que ser tan estrictos y ha asegurado que no va a disponer de los medios que se necesitan para hacerlo. Esta Comisión no ha caído en la trampa y el comisario que se encarga de las relaciones con Londres, Maros Sefcovic, ya avisó de que la paciencia de Bruselas «está llegando a su fin». La reciente reunión con su homólogo británico David Frost terminó sin tener un acuerdo.

 

Menos de un mes para que resolviera el asunto

Por ahora, el anuncio de los aranceles ha sido una medida de presión más que cualquier cosa, puesto que la Comisión ha insistido en que «no es demasiado tarde» para que el Reino Unido comience a cumplir. El periodo de gracia para que dichos controles pudieron ya atados y bien atados termina el 30 de junio. En otras palabras, Boris Johnson tendrá tres semanas para que se cumplan con el acuerdo.

 

Ya ha dado apertura a la Comisión Europea un expediente que es sancionador y, a pesar de que Bruselas dio más tiempo a Londres para que dio respuesta, los británicos conforme sin ceder. Sefcovic ha rememorado que la legislación comunitaria prevista un segundo aviso para que se resolvieran las divergencias, sin embargo, que en una reciente instancia el caso puede ser elevado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

 

Frost no ha querido dar muchos detalles de las conversaciones, sin embargo ha calificado el encuentro de «franco». Pasada esta fecha límite, los productos que sean procesados van a quedar vetados ya que la UE no va a poder certificar su seguridad, motivo por el que varios medios británicos han hablado ya de la ‘guerra de las salchichas’. Sin embargo, este problema va más allá: Londres ha incumplido y en la UE se tiene, ante todo, desconfianza. Como la ha tenido prácticamente desde el comienzo.

 

Nunca ha habido buena sintonía

El brexit ha abierto un periodo de choques que son constantes entre la UE y el Reino Unido que aún continúa. El pacto comercial se ha cerrado al respecto de la bocina tiempo más tarde de las semanas en las cuales se han tenido tres asuntos que han evidenciado las mayores diferencias: este protocolo que se mencionó de Irlanda, la cuestión pesquera y el que se conoce como level played field, lo que quiere decir, la igualdad de condiciones y la buena fe. Ese reciente, desde luego, no se ha estado cumpliendo viendo las explicaciones de Bruselas.

 

De todas formas, la Comisión tiene la creencia posible de «recuperar la confianza perdida» y ha asegurado que no tiene ninguna «ruptura» que vaya a impedir continuar hablando en las siguientes semanas. Frost, por su lado, ha instiro en que el protocolo de Irlanda del Norte continúa siendo un «problema». Nunca dejó de serlo ya que, conforme fuentes comunitarias, el Reino Unido «nunca ha entendido su importancia».

 

Este tema previsiblemente va a llegar de igual forma a la cumbre del G7 en Cornualles, a la cual va a acudir el propio Frost. El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, va a mantener encuentros que son bilaterales con líderes de la UE y de igual forma con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que tampoco ha ocultado su preocupación en relación a la crisis que se ha abierto después del brexit.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here