El Senado ha absuelto a Trump en su segundo ‘impeachment’

Este sábado fue absuelto Donald Trump, por el Senado de Estados Unidos, del cargo de incitación a la insurrección por el asalto del pasado 6 de enero que se realizó al Capitolio por una turba de sus seguidores, con la finalidad de crear un boicot en la confirmación de la victoria electoral de Joe Biden. 57 de los 100 miembros de la Cámara alta (los 50 demócratas y siete republicanos) han votado por el veredicto de culpabilidad, pero no lograron tener la mayoría de dos tercios (67) que se necesita para la condena. 43 republicanos, fueron los que dieron su voto en contra. Jamás un juicio por impeachment, llegó a promover tanto respaldo entre los miembros del partido al que pertenece el acusado. Este proceso ha dejado la figura de Trump, en sentencia para la historia y ha exhibido la fractura que se creó en el partido republicano.

Ha llegado a su recta final, el juicio por el segundo impeachment a Donald Trump este sábado, teniendo giros imprevistos de guión. La noche de este viernes, una congresista republicana, hizo una declaración pública que fue perjudicial para el expresidente, y dio un cambió al paso de la acusación demócrata, y pidió que se llamase a rendir declaración, lo que retrasaría todo este desenlace. A fin de cuentas, se aceptó la inclusión de su comunicado como prueba y se evitó esta citación. Las partes han pasado de esta manera, a hacer la presentación de sus argumentaciones finales en el Senado y el voto al respecto del veredicto se estaba esperando a lo largo del día. Trump se encuentra acusado de haber incitado a la insurrección, debido al asalto al Capitolio que fue realizado por una turba de sus seguidores, que ocurrió el pasado 6 de enero con la finalidad de crear boicot en la confirmación de esta victoria electoral de Joe Biden. Pero el republicano estaba conservando el apoyo suficiente para poder quedar absuelto de todo esto, pero el proceso dio como evidencia el desgaste de su figura para su partido y para la historia.

Jamie Raskin, demócrata, líder de los llamados gestores del impeachment, el grupo de congresistas de la Cámara de Representantes para ejercer de fiscales en el juicio que se desarrolla en el Senado, ha enfatizado, que Trump tiene que ser condenado por la seguridad de su pueblo y de su democracia. Los republicanos estaba argumentando, que el impeachment no tenía sentido, más lejos que la responsabilidad de Trump en el asalto, ya que es un mecanismo que es concebido para presidentes y este ya no forma parte de la Casa Blanca. Aun así, esta acusación recalcó, que se necesita habilitarlo para que se evite que pueda acceder a cualquier cargo futuramente, y ha alertado de que va a dejar que su comportamiento impune vaya a ser sin un precedente peligroso para cualquier Gobierno.

Se dio inicio el pasado martes a este juicio, que ha hecho abordaje de una forma un tanto minuciosa al ataque violento del pasado 6 de enero y las fuertes palabras que utilizó Trump, que le animaron este mismo día, pero el cuarto impeachment en la historia de Estados Unidos ha juzgado a su presidente debido a que es algo mucho más que su papel en estas horas, que lo  ha juzgado porque ha boicoteado la transición pacífica del poder y el intento de vulneración de la voluntad que los estadounidenses han expresado en las urnas en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre. Por meses, el republicano ha agitado el bulo del fraude, que fue desestimado por la justicia, hizo presion a los legisladores para que estos no reconocieran a Biden y le dio animó la movilización civil. El día en que el Congreso tenía que certificar la victoria del demócrata, después de un discurso en el que les animó a  que luchar como el demonio, tuvo un estallido la violencia. Fueron cinco las personas que murieron. El congresista David Cicilline, que era otro de los fiscales, recalzó que Trump les traicionó de forma deliberada.

Los demócratas, han hecho énfasis en el comportamiento de este en tanto se estaba produciendo el asedio, para hacer el intento de demostrar que Trump estaba siendo consciente de lo que sus arengas estaban provocado y las bendecía. Lo que quiere decir, que no tiene validez el argumento principal que tiene la defensa, el cual consiste en que estas palabras que ha dado el republicano no estaba suponiendo un llamamiento de forma literal hacia la violencia o la comisión de delitos, pero sí que esto formaba parte de una “retórico política habitual” que estaba protegida por la primera enmienda de la Constitución, la que consagra la libertad de expresión. Este ha sido el ángulo que ha tenido el juicio, que se ha puesto al rojo vivo este viernes por la noche y ha provocado el viaje de ida y vuelta, respecto a la citación de los testigos.

Este pasado viernes, Jaime Herrera Beutler, quien es una de las republicanas que han votado a favor de que procediera este impeachment en la Cámara de Representantes (que fue la fase previa de este procedimiento), ha confirmado a los medios por un escrito que el líder republicano de esta Cámara, Kevin McCarthy, le contó sobre una conversación que hubo entre éste y Trump en medio de ese asalto, ese 6 de enero, en el que el mandatario se puso del lado de los vándalos. Conforme a la congresista, McCarthy este le confesó que llamó a Trump para solicitarle que incitara a sus seguidores a que detuvieran esta insurrección, a lo que este le respondió: “Bueno, parece que están más molestos con la elección que tú”. El día de hoy, el expresidente se encontraba en aquel momento enojado con los compañeros de su partido, ya que no le estaban apoyando en sus bulos, por un fraude electoral y estos procuraban continuar hacia adelante con la certificación de Biden.

En aquel momento se enteró Trump, sobre el ataque que se realizó al Congreso y de la manera en la que este tuvo reacción a esto siendo los elementos que así mismo se han centrado en la sesión del juicio el pasado viernes en horas de la tarde, porque, para la acusación, han constituido pruebas que eran contundentes de la posible confabulación del expresidente de Estados Unidos junto a los atacantes del Congreso.

Con este asunto encima de la mesa, Raskin ha hecho el reclamo este sábado, sobre la oportunidad de que se citase a declarar a Herrera Beutler. Fue aprobado por el Senado, teniendo una mayoría de 55 a 45, esto debido a que cinco senadores republicanos tuvieron unión a los 50 demócratas en dicho empeño. Tratándose de los cuatro críticos hacia Trump y se está esperando que estos den su voto para condenarlo (Susan Collins, Mitt Romney, Lisa Murkowski y Ben Sasse) y uno de los que eran aliados del expresidente, Linsey Graham. No obstante, horas más tarde, han llegado a un acuerdo para que se evitase.

Sin número para tener una condena

El veredicto para la culpabilidad se veía difícil. Ya que requiere del apoyo de 67 de los 100 senadores, que están ejerciendo de jurado, lo que quiere decir que 17 republicanos van a tener que unirse a los demócratas para que se condene al expresidente. Dos votaciones preliminares, al respecto de aspectos previos, indicando que las cuentas no salían. Mitch McConnell, quien es el líder de los republicanos en el Senado, le informó a sus colegas del partido en horas de la mañana de este sábado, que iba a votar la exoneración en lo que definió como que es muy ajustada. McConnell ya había hecho responsable a Trump por el asalto, pero en su voto final se escudaba en que el magnate ya no está bajo el cargo de presidente y, si ha cometió un delito, que le puede ser procesado en la justicia ordinaria. En su carta, indicó que “La Constitución deja perfectamente claro que la conducta criminal de un presidente puede ser perseguida una vez abandone el cargo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here