Israel ha intensificado su ofensiva en Gaza con otra jornada de bombardeos

En Gaza ha ocurrido una nueva jornada de bombardeos israelíes que provocó la muerte de por lo menos 42 personas en tres edificios que han estado atacados en este domingo, conforme a los servicios médicos palestinos, elevando la cifra desde el comienzo de la escalada de tensión a 188 en la franja, con otra decena de fallecidos en Israel por los cohetes de Hamas.

El día de hoy dio el ataque individual más sangriento desde que ha estallado este choque. Pese a que los movimientos diplomáticos para que sea restablecida la calma, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, comunicó en horas de la mediodía a través de un discurso televisado que la «campaña contra las organizaciones terroristas continúa con toda su fuerza y se prolongará tanto como sea necesario». «Actuaremos para devolverles la calma y la tranquilidad a ustedes, los ciudadanos de Israel. Pero llevará su tiempo», ha apostillado.

Después de prácticamente una semana de enfrentamientos, este sábado la aviación israelí ha derribado con misiles un edificio de catorce plantas, entre los más altos de Gaza. Un bloque en el que se albergaban las oficinas de la televisión qatarí Al Yazira, de la agencia de noticias de EE.UU., Associated Press (AP) y de otros medios internacionales. Sin embargo, la gran parte de sus plantas se encontraban ocupadas por viviendas, con cientos de vecinos.

 

El ejército israelí ha avisado por teléfono al propietario del inmueble de que han ido a derribarlo con misiles, con una hora de antelación, ya que ha dado tiempo para que fuese desalojado. De manera que el canal Al Yazira ha retransmitido en directo la destrucción de su propia sede, en directo, desde una cierta distancia.  La justificación que se ha dado por Tel-Aviv ha sido que el movimiento Hamas -cuyo brazo político está gobernando el enclave y en  el que su brazo militar lanza misiles en contra de Israel- contaba ahí con «instalaciones de inteligencia» que, conforme  al propio Netanyahu, se encontraban siendo usadas por algunas organizaciones terroristas.

Tratandose de la quinta torre de altura igual reducida a escombros desde el martes por cohetes israelíes. Los objetives anteriores de igual forma albergaban a medios de comunicación, como la española agencia EFE, el canal Al-Araby, la agencia fotográfica APA, como también otras televisiones, periódicos y medios digitales, en varios casos afiliados a Hamas.

El canal Al Yazira -ha sido un testigo incómodo de los bombardeos, que el día de hoy han segado la vida de ocho niños y dos mujeres de una misma familia en un campo de refugiados de la ciudad de Gaza- ha advertido que no les van a callar. AP, en cambio, informó de la destrucción de su propia sede con el distanciamiento propio de una agencia. Todos los periodistas que continúan jugándose la vida informando al mundo desde la Franja son gazatíes, porque Israel vetó la entrada de periodistas extranjeros en Gaza, como también de trabajadores humanitarios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here