ONU exige sanciones para el ejército birmano, por el genocidio a los Rohinyá 

A un año de cumplirse la masacre de los rohinyá, el 27 de agosto por el ejército birmano. La ONU exige se castigue a los responsables
Comunidad Rohinya victimas de crimenes de lesa humanidad

A un año de cumplirse la masacre de los rohinyá, el 27 de agosto por el ejército birmano, en el estado de Rakáin, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), exige se juzguen en un tribunal internacional a los responsables. Alegando el crimen de genocidio cometido contra esta minoría musulmana. Petición que se da a raíz da la publicación del informe hecho por la Misión de Investigación de la Naciones Unidas para la antigua Birmania.

El informe arrojó como principal conclusión, que los encargados de las Fuerzas Armadas o “Tatmadaw”, deben ser investigados y juzgados por genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. Considerados las faltas más graves del derecho internacional.

Así mismo, el informe indica que la acción penal debe centrarse en los principales altos mando militares. Entre los que destacan el Jefe del Estado Mayor Min Aung Hlaing, y a su número dos, Soe Win, el teniente general Aung Kyaw Zaw, el general Maung Maung Soe, el general Aung Aung, y a su homologo Than Oo.

También consideran que la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, debe ser investigada por omisión, y por no utilizar su cargo, y autoridad moral para detener o prevenir los sucesos en Rakáin.

Comunidad rohinyá víctimas de desplazamiento y crímenes 

Los rohinyá son una de las muchas minorías étnicas de Myanmar, y la mayor minoría musulmana. El gobierno, sin embargo, los califica de migrantes ilegales procedentes de Bangladesh, y les niega la ciudadanía; así mismo afirma que sus operaciones, tienen como finalidad responder a la amenaza que suponen grupos combatientes e insurgentes.

Con el pretexto de una depuración étnica del territorio, como necesidad militar, no justifica que la comunidad rohinyá, haya sido víctima de asesinatos, encarcelamiento, torturas, violaciones en grupo de mujeres, ataques contra niños, esclavitud sexual, incendio de aldeas completas y persecución, lo que los ha obligado a desplazarse a Bangladesh, donde permanecen hacinados en precarios campos de refugiados.

Esta situación se produjo, luego de que en agosto de 2017, un grupo de insurgentes del Ejército de Salvación de Arakan (ARSA), atacaran en la zona a puntos policiales y militares. Lo que provocó más de un centenar de fallecidos, y desencadenó una nueva campaña militar en la región. como consecuencia ha obligado aproximadamente a 725.000 rohinyás a huir a la vecina Bangladesh.

A un año de cumplirse la masacre de los rohinyá, el 27 de agosto por el ejército birmano. La ONU exige se castigue a los responsables
Campo de refugiados, donde permanecen hacinados la minoría musulmana desplazada desde Birmania

Destino incierto para la minoría musulmana de Myanmar 

El destino de los rohinyá, la minoría musulmana de Myanmar, es incierto; Birmania aun no acepta el regreso de esta comunidad, ya que alega que son responsabilidad de Bangladesh, y en este último, legalmente sólo pueden permanecer de forma provisional y con la imposibilidad de retornar a casa, porque implica un arriesgado camino de regreso.

Lo único cierto, es la inacción de las autoridades y de los militares de Birmania, no se hacen responsables por los hechos acaecidos, y la comunidad rohinyá sigue sufriendo las consecuencias de una grave crisis todavía por resolver.

Mientras tanto, la comisión de la ONU, afirma que debe consolidarse una estructura justa y autónoma. Resguardar y estudiar las pruebas reunidas, y así mismo aplicar sanciones individuales contra los presuntos responsables y un embargo armamentístico a Birmania.

 

A un año de cumplirse la masacre de los rohinyá, el 27 de agosto por el ejército birmano. La ONU exige se castigue a los responsables
Comunidad Rohinya victimas de crimenes de lesa humanidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here