Uno de los rascacielos más altos de China se tambalea sin razón aparente y obliga a evacuar la zona entre pánico y misterio

Miles de personas corriendo, vídeos circulando por redes sociales y el miedo generalizado. Uno de los rascacielos más altos de China comenzó a tambalearse y amago con caerse sin motivo aparente.

Miles de personas corriendo, vídeos circulando por redes sociales y el miedo generalizado. Uno de los rascacielos más altos de China comenzó a tambalearse y amago con caerse sin motivo aparente.

Hacía buen tiempo, no se han detectado terremotos y no ha habido ningún incendio o incidente registrado. Pero el edificio comenzó a temblar y las más de 15.000 personas que estaban dentro consideraron que tenían que ser evacuadas en 90 minutos.

Con 71 plantas y 292 metros (356 metros con la antena incluida), el SEG Plaza es uno de los edificios más elevado de China. Terminado en el año 2000, el grandioso rascacielos es uno del más simbólico de Shenzhen y uno de los puntos más frecuentado de la ciudad.

Un susto de casi 300 metros

Aproximadamente a la una del mediodía, hora local, del martes 18 de mayo, el grandioso SEG Plaza comenzó a temblar. Las partes superiores del edificio empezaron a moverse ligeramente de un lado a otro, atemorizando a los presentes y obligando a las autoridades a evacuar a todas las personas del interior. El edificio es sede de un inmenso mercado de tecnología en sus plantas inferiores.

«Después de verificar y analizar los datos de varias estaciones de monitoreo de terremotos en la ciudad, hoy no hubo ningún terremoto en Shenzhen”, indican una información de las autoridades. Por fortuna no se ha registrado ningún herido y el edificio continuo en su sitio, pero el hecho origino que centenares de personas se retiraran corriendo del rascacielos.

Los técnicos de Shenzhen expresan que «no se han encontrado anomalías de seguridad en la estructura principal ni en el entorno circundante del edificio». Además explican que los componentes interiores y exteriores del edificio aparentaban intactos.

Por ahora no se ha dado una declaración técnica del tambaleo del edificio. El tiempo menos aun parece una explicación, ya que la velocidad máxima durante el día fue de unos 32 km/h, unos vientos que no dejan de ser una fresca brisa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here