En libertad los dos policías con cargos y han sido acusados de agredir a un padre y su hija menor

Ha sido acordado por la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial de Jaén, en este jueves la puesta en libertad provisional con cargos de los dos policías nacionales -un subinspeector y un agente de la básica- los cuales fueron acusados de haber agredido a un padre y a su hija menor, el 12 de febrero pasado en la terraza de un reconocido establecimiento hostelero de la calle Espronceda de Linares.

Para el momento en el que ocurrieron esto hechos, los agentes estaban fuera de servicio, van a tener que comparecer en sede judicial los 1 y 15 de cada mes, como también ha sido decretada una orden de alejamiento. Ha sido atendido desde la Sala, el recurso que tenía la defensa de estos funcionarios y no fijó alguna fianza, conforme se ha podido conocer de fuentes cercanas a la causa.

Les fue solicitado a los encarcelados por la paliza, los cuales son el policía Manuel F. N. y el subinspector José Luis P. C., encarcelados por la paliza a Carlos M. A., por la Fiscalía que ccontinuaranen prisión. Sumándosele a dicha petición la acusación particular en la vista que se celebró en horas de la mañana en la Audiencia de Jaén.

Fue solicitado por la defensa de esto dos agentes, la libertad de sus patrocinados sin o con fianza, conforme fue cconfirmado por las mimas fuentes.

Conforme al auto, la medida de prisión provisional no puede ser empleada como una «pena anticipada, ni como respuesta a una situación de alarma social como la generada en el caso de autos en donde se produjo incluso un asedio a la sede judicial por una multitud de personas». Ya que justamente más tarde a estos hechos, en la ciudad se ha suscitado una oleada de protestas que término con relevantes altercados y agentes y ciudadanos heridos.

El magistrado que esta en la dirección de este procedimiento, el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Linares, Javier Antonaya, ha atribuido a estos dos funcionarios el delito de lesiones agravadas contra a Carlos M. A. y a este el mismo ilícito y otro de atentado en contra de la autoridad, puesto que ha podido conocer en el instante de este enfrentamiento que sus dos rivales eran policías nacionales.

Ha sido entendido por el juez, como relató en el auto en el que hizo la orden al comienzo prisión provisional para estos dos funcionarios, que estos últimos les propiciaron múltiples golpes contra su adversario en la parte final de esta pelea callejera, sin embargo que en el primer tramo ha sido Carlos quien había agredido a uno de estos agentes.

El inicio de la pelea

Es conveniente que sea rememorado, que la pelea se comenzó en tanto Carlos culmino de tomar café junto a su cuñado, Francisco Javier, y al haber salido de la cafetería La Galería ha tenido un tropezón fortuito con el subinspector, José Luis.

Y en ese momento el mando policial le espetó: ‘Vamos 1-0’. A lo que Carlos le respondió: ‘Pues ya empataremos’. En aquel iinstarnte desde la mesa de la terraza, en la que los funcionarios se encontraban -fuera de servicio- tomando un cubata, el agente Manuel le ha dichi “gilipollas” a Carlos y desde ese momento inició una disputa a golpes entre los dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here