El Real Madrid, muestras algo de mejoría, pero no es suficiente

Real Madrid

El Real Madrid, aunque monstro un poco de mejora, perdió frente a Tottenham. No fue menos lo del 3-7,  ya que con este resultado el Madrid dejó sensación de debilidad y de cierta confusión. Zidane optó por el 4-4-2, que es como el fotomatón para un equipo, un retrato inclemente. Hazard se situaba por detrás de Benzema y Rodrygo a la izquierda.

Sin embargo, a pesar de las muestras de debilidad el Madrid tuvo una ocasión en el primer minuto. Ocasión en la que se pudo apreciar la lentitud exasperante de Benzema y luego se replegó con acertada prudencia. Esa acción de juntarse no ocultaba el coladero en el centro del campo. El equipo no robaba y encontraba en Lucas una máquina de perder balones. Un verano viendo a Lucas Vázquez es la imagen de que la vida puede ser algo sin ilusiones ni alicientes. Gustaba Rodrygo, rápido en la contra, técnico, y diligente pese a la timidez. Menos potente que Vinicius pero más concreto.

Tras evidentes señales de debilidad, el Real Madrid pierde contra el Tottenham. Aunque para la trayectoria que tenía, se puede decir que mejoro un poco.

Un vacío en el Real Madrid

Real Madrid

Sin duda alguna, desde hace un tiempo hemos notado que en el Real Madrid falta algo, y esta no fue la excepción. Modric y Kroos estaban lejísimos de Hazard y las bandas, sin interiores, no creaban. Faltaba alguien ¿Pogba? o algo, tal vez un escalón más de juego. Los medios no iban y venían, no llegan a tanto, y se echaba de menos un enlace con Hazard y además otro hombre en la delantera porque cuando Rodrygo o Hazard le dan la pelota a Benzema. Como esperando que él haga algo. Algo que Benzema no va a darles, pues el concepto un poco escaqueante de calidad en Benzema se traduce en que él también pasa la pelota. Y ese otro jugador, misterioso, y que no puede ser Lucas al que Benzema le pasa la pelota es lo que se necesita. Es decir, que da la impresión de que el Madrid, para estar equilibrado, necesitaría tener doce jugadores en el campo.

Ante este Madrid sin fuelle, el Tottenham comenzó a tener la pelota y el dominio. En las pretemporadas siempre se dice que el rival está un poco mejor fisicamente. Podría servir esto como excusa. Keylor evitó un par de goles. El origen de una de las ocasiones estuvo en Lamela robándole a Modric el balón y el sitio. Fracasaba el actual Balón de Oro como mediocentro y transmitía una sensación lastimosa de debilidad.

Marcelo y Ramos dejaron solo a Kane

Si la media fallaba en el robo, su otro problema era la salida. Así, en el 22 tuvo que bajar Hazard a por la pelota y entre él, Marcelo y Ramos dejaron solo a Kane, que marcó a placer, aunque fuera un placer sin exteriorizar. Kane parece el proveedor de goles de la Casa Real. EL Madrid reaccionó un poco. Hazard quiso aparecer unos minutos, sin acierto pero con voluntad, y Benzema remató un par de balones desde la derecha, uno en auténtico free style. Pero ya sabemos que Benzema es un delantero no “golnormativo”.

El Tottenham se tranquilizó aunque hubo algún que otro detalle crítico: Lamela, por ejemplo, cruzando el campo sin que nadie lo parase. En la segunda parte el Madrid intentó jugar más arriba y hubo atisbos de Presión Volátil No Identificada aunque el Tottenham ya estaba con suplentes. El Madrid, pese a todo, no marcó y aun pudo recibir otro gol. La conclusión es que fichar parece necesario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here